Un informe insta al gobierno de EE.UU. a centrarse en la tecnología Blockchain, las criptomonedas y el «dólar digital»

Mientras se desarrolla la pandemia de COVID-19, la administración Biden-Harris ha comenzado a aplicar nuevas estrategias para restablecer la economía de Estados Unidos. Aunque es notable, la aplicación de las tecnologías emergentes, al tiempo que se garantiza la privacidad de los datos, también debería ser una de las principales prioridades a considerar por la administración de la Casa Blanca.

Don Tapscott, presidente ejecutivo del Blockchain Research Institute-un grupo de reflexión destinado a promover la tecnología blockchain y otras tecnologías emergentes- dijo a Cointelegraph que la pandemia del COVID-19 ha estimulado una era en la que los líderes gubernamentales deben reconocer ahora las realidades digitales: «Este es el momento para que los líderes gubernamentales desarrollen un marco integral para lograr la prosperidad, la justicia, la sostenibilidad, la cohesión social y el buen gobierno«.

Tapscott cree que el mundo se enfrenta al advenimiento de «la segunda era de la era digital», que describe como una trivergencia de la inteligencia artificial, el Internet de las cosas y la tecnología blockchain. Como tal, se está produciendo un impulso de la innovación, que está obligando a los líderes federales a informarse sobre cómo pueden aplicarse estas tecnologías a nivel gubernamental.

El informe del BRI hace hincapié en la tecnología Blockchain y la identidad autosuficiente

En un intento de concienciar sobre las tecnologías emergentes, el BRI y la Cámara de Comercio Digital -una asociación comercial con sede en D.C. que representa a la industria de los activos digitales y blockchain- han elaborado un informe de 120 páginas en el que se detalla cómo los funcionarios del gobierno estadounidense pueden reimaginar su estrategia y política tecnológica. El documento también explica cómo los líderes pueden minimizar las consecuencias no deseadas de las tecnologías emergentes, como el abuso de datos o la pérdida de puestos de trabajo, como resultado de las máquinas impulsadas por la IA.

El informe esboza una serie de cinco prioridades destinadas a ayudar a la administración Biden-Harris a lograr una estrategia digital a largo plazo. Entre ellas se encuentran la adopción de la ciberseguridad para proteger la identidad y la privacidad; la comprensión del dólar digital y otras criptomonedas; la participación de los ciudadanos y la rendición de cuentas de los funcionarios; la estimulación de la economía de la innovación en Estados Unidos; y el reajuste de los servicios gubernamentales.

Aunque cada una de estas cuestiones es importante, Tapscott señaló que la tecnología blockchain, en particular, sirve como una capa fundacional crítica. Por ejemplo, explicó que la pandemia del COVID-19 ha demostrado que las cadenas de suministro tradicionales son inadecuadas y que, en consecuencia, el informe del BRI sugiere que deberían aprovechar las redes basadas en blockchain, capaces de proporcionar confianza y transparencia a varias partes. Por ejemplo, en el documento se hace referencia al despliegue de la vacunación contra la COVID-19, y se señala que una mayor velocidad y eficiencia pueden muy bien ser posibles con una red de blockchain:

«Con las tecnologías blockchain, ya no es una misión imposible la coordinación masiva. El liderazgo digital de Estados Unidos, una mentalidad de servicio con el cumplimiento codificado en cada punto del proceso de la cadena de suministro, y un mapa claro del viaje de servicio podría tener la economía estadounidense en el camino de la recuperación.»

Esta idea ya se está aplicando en varias partes del mundo. Por ejemplo, un proveedor de seguimiento digital de activos con sede en el Reino Unido, conocido como Everyware, ha estado trabajando con el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido en un sistema de blockchain para gestionar su almacenamiento de vacunas del COVID-19. Brasil también está intentando aprovechar la tecnología Blockchain para hacer un seguimiento de las personas que han recibido las vacunas del COVID-19.

Aunque es impresionante, el informe sugiere que la anterior administración de Trump solo hizo un progreso mínimo en términos de modernización y digitalización, afirmando:

«La mayoría de las agencias siguen luchando con una abundancia de tecnologías tradicionales, procesos empresariales tradicionales e incluso procesos arcaicos de gobernanza y recursos, cada uno con problemas de ciberseguridad y rentabilidad. Como consecuencia, muchos organismos no pueden satisfacer plenamente las expectativas de los ciudadanos en cuanto a servicios gubernamentales seguros».

A pesar de ello, Tapscott mantiene la esperanza de que la nueva administración Biden-Harris desempeñe un papel crucial para garantizar que la tecnología actúe en beneficio de los ciudadanos estadounidenses. Dicho esto, el informe también hace hincapié en la importancia de la identidad digital autónoma.

Según el documento, los datos se han convertido en la nueva clase de activos de la era digital; sin embargo, mientras los ciudadanos generan datos, los conglomerados tecnológicos explotan esta información a diario. Mientras que Facebook es uno de los ejemplos más conocidos de una empresa que explota los datos de los usuarios, las aplicaciones de privacidad, como Telegram, también han sufrido recientemente filtraciones de datos.

El informe afirma que todos los ciudadanos necesitan una identidad digital autosuficiente, y señala que Estados Unidos debería ser el primer país en el que los ciudadanos sean realmente dueños de sus datos: «El gobierno debería fomentar los numerosos esfuerzos en curso que utilizan blockchain para proteger la identidad y utilizar los datos de los usuarios de forma confidencial«.

La carrera hacia un «dólar digital»

También se menciona una moneda digital del banco central como una prioridad a considerar por el gobierno de Estados Unidos. Mientras China trabaja rápidamente para convertirse en la primera economía importante del mundo en implementar una CBDC, el informe señala que los socios comerciales extranjeros de China ya se están moviendo hacia el renminbi como moneda de reserva.

Desgraciadamente, muchos funcionarios del gobierno estadounidense siguen sin ser conscientes de los beneficios asociados a las criptomonedas, lo que puede dar lugar a la lenta implantación de una moneda digital respaldada por el gobierno estadounidense. J. Christopher Giancarlo, ex presidente de la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas, dijo a Cointelegraph que un foco clave de su atención profesional desde que dejó el cargo público ha sido una moneda digital del banco central de Estados Unidos, o lo que él llama un «dólar digital.»

Según Giancarlo, el aumento de la inclusión financiera es una de las muchas razones por las que Estados Unidos debería dar prioridad a la experimentación con la CBDC. Explicó que una CBDC estadounidense puede servir como rampa de acceso a la inclusión financiera para poblaciones que históricamente han sido desatendidas por los servicios bancarios tradicionales:

«Junto con los servicios de monedero de los teléfonos inteligentes, un dólar digital podría ser el punto de partida de nuevos servicios prestados a las poblaciones sub-bancarizadas. Podría respaldar importantes servicios, como identificaciones digitales autorizadas por el gobierno, herramientas alternativas de calificación crediticia, programas de ahorro, robo-asesoramiento y servicios de educación financiera. Una CBDC estadounidense también podría ser una herramienta útil en la distribución de pagos de asistencia gubernamental, como las prestaciones de la seguridad social y los cupones de alimentos».

Además, Giancarlo señaló que la crisis del COVID-19 puso de manifiesto deficiencias fundamentales en la capacidad de los sistemas gubernamentales existentes para canalizar rápidamente los recursos financieros al público no bancarizado. «Si una CBDC estadounidense hubiera estado en circulación durante la crisis del COVID-19, habría permitido el envío de ayuda monetaria de forma instantánea a los monederos digitales de los beneficiarios seleccionados«, explicó.

¿Se hará realidad el sueño?

Aunque el informe del BRI presenta un argumento válido, sigue siendo cuestionable si las prioridades digitales esbozadas pueden aplicarse realmente bajo la nueva administración Biden-Harris.

Afortunadamente, una serie de funcionarios «amigables con las criptomonedas» han tomado posesión de sus cargos bajo la administración Biden-Harris. Por ejemplo, Janet Yellen, la Secretaria del Tesoro de EE.UU., ha expresado la necesidad de casos de uso legítimo de la criptodivisa y las finanzas descentralizadas. Yellen también ha advertido sobre el mal uso de las criptodivisas, instando al gobierno estadounidense a combatir estos problemas.

El presidente Joe Biden también ha nombrado a Gary Gensler, profesor de la Escuela de Gestión Sloan del Instituto Tecnológico de Massachusetts, para dirigir la Comisión de Valores y Bolsa. Se ha dicho que Gensler ha centrado gran parte de su atención en la tecnología blockchain, las monedas digitales, la tecnología financiera y las políticas públicas como profesor del MIT.

Tapscott compartió que el informe del BRI ya ha sido enviado a varios funcionarios y reguladores del gobierno estadounidense. Aunque es consciente de que puede haber cierta oposición, sigue confiando en que el documento servirá de guía útil en general para los legisladores:

«Ahora es el momento de que los gobiernos den un giro. En este informe nos centramos en la nueva administración de D.C., pero la información es relevante para países de todo el mundo. Ahora existe una gran presión para que se produzcan cambios profundos, ya que nuestros sistemas e instituciones han mostrado la debilidad expuesta por la pandemia.»

Sigue leyendo: