Rusia está preparada para crear un nuevo régimen para valores tokenizados

Los legisladores rusos aprobaron la primera ley cripto de la nación luego de discutir la regulación de las criptomonedas durante los últimos cinco años. El proyecto de ley, titulado “Sobre activos financieros digitales”, ha tenido decenas de versiones que han variado enormemente unas de otras.

La versión que se discutió el año pasado no tenía la identificación de ninguna moneda digital en absoluto. Otro proyecto de ley presentado este año propuso sentencias de cárcel por comprar grandes cantidades de criptomonedas con efectivo y grandes multas por cantidades más pequeñas.

Si bien la versión actual menciona monedas digitales, no enviará a los traders rusos a un gulag descentralizado. Básicamente, restringe la compra de bienes y el pago de servicios con criptomonedas, mientras que la emisión y el comercio de monedas digitales estarán reguladas por leyes separadas que se discutirán en el futuro.

La razón de esto es que la tan esperada «cripto regulación» no se trata de las criptomonedas en absoluto.

Los activos financieros digitales equivalen a tokens de valor

Según la nueva ley, los activos financieros digitales, o DFA, representan derechos digitales, incluidos los reclamos monetarios, la posibilidad de ejercer derechos sobre valores emitibles, el derecho a participar en el capital de una sociedad anónima no pública y el derecho a exigir la transferencia de valores emitibles.

En un amplio sentido, esto significa que los DFA son valores tokenizados. Básicamente, la nueva ley rusa regula la emisión, circulación y oferta de activos tokenizados.

Los DFA se pueden comprar con dinero fiduciario (rublos rusos y monedas extranjeras) y otros DFA. Además, en el mercado secundario, se pueden canjear por activos digitales de utilidad. Pero no se pueden comprar con criptomonedas, quiero decir, «monedas digitales». Ese es el nombre que han elegido para las criptomonedas.

Algunas monedas importantes pueden tener problemas en Rusia

Por lo tanto, existe una larga y exhaustiva definición de monedas digitales en la ley. Sin embargo, hay un principio fundamental que me gustaría tener en cuenta:

“La moneda digital es un conjunto de datos electrónicos (código digital) contenidos en el sistema de información […] respecto de los cuales no existe ninguna persona obligada para cada propietario de dichos datos electrónicos”.

Esta significativa característica podría causar incertidumbre para algunas de las 20 principales criptomonedas definidas como monedas digitales según la nueva ley rusa. Podría afectar a los titulares de tokens de Tether (USDT), TrueUSD (TUSD) o XRP, ya que los emisores de todos estos tokens tienen algunas obligaciones. Esto tendría un efecto negativo, ya que los residentes rusos no podrán comerciar con lo que se califica como moneda digital.

No hay espacio para las startups

Si pensabas que la nueva regulación provocaría una nueva ola de startups rusas para la emisión y comercialización de DFA, pensaste mal. Los DFA solo se pueden emitir en plataformas de emisión con licencia que operan en total cumplimiento con las increíblemente estrictas regulaciones del país.

Para obtener la licencia necesaria, una empresa debe construir una estructura increíblemente complicada que incluye: servicios de control interno, servicios de gestión de riesgos, etc.

Esta estructura es similar a la que ya tienen los participantes profesionales del mercado de capitales. Además, como todas las actividades en este sector estarán reguladas por el Banco de Rusia, se puede pensar que toda esta estructura fue diseñada para las grandes instituciones financieras que ya operan dentro del mercado.

El papel de las startups en el mercado probablemente se limitará a las plataformas de usuarios, aquellos que están dispuestos a recaudar capital para sus negocios. Pero aquí hay un obstáculo importante: debido a que la infraestructura de los DFA está bastante cerrada, y se podría decir que está bastante aislada, será increíblemente difícil atraer a los inversores extranjeros.

Fuera de eso, hay varios requisitos técnicos que deben tener las plataformas de emisión, incluidos el realizar la verificación de conozca a su cliente (KYC), y el poder congelar o confiscar los activos si así lo deciden las autoridades. Sin embargo, no existen requisitos de blockchain para las plataformas de emisión. Básicamente, las plataformas  pueden construirse sin necesidad de la tecnología blockchain.

Tokens de utilidad y tokens respaldados por activos

Por lo tanto, no puedes usar monedas digitales como método de pago y todavía no existe una regulación para las criptomonedas dentro de la nueva ley. Pero el año pasado, los legisladores rusos promulgaron la llamada «Ley de crowdfunding», que permite la emisión de activos digitales de utilidad (léase: tokens de utilidad). Estos tokens pueden otorgar derechos para recibir bienes y servicios. Adicionalmente, existe un lugar para los tokens respaldados por activos dentro de esta misma ley, por lo que podría haber alguna acción por parte de las empresas rusas en esta área en un futuro no muy lejano.

Los activos digitales de utilidad también se mencionaron en la ley DFA. Permite que las plataformas DFA con licencia emitan y trabajen con dichos activos, e incluso se pueden combinar e intercambiar con los DFA.

¿Será posible trabajar en este mercado?

Sí, el marco actual permitirá la emisión de activos, pero la pregunta principal es: ¿por qué? Bueno, no tengo la respuesta exacta ahora mismo, pero existen algunos casos de uso.

Existe una gran oportunidad para ofrecer bonos tokenizados, que actualmente solo están disponibles para los inversores calificados, a una audiencia más amplia, pero es una solución adecuada solo para los actores más grandes del mercado. Podría haber sido un gran instrumento regulado de ingreso fijo para los inversores de criptomonedas, pero por ahora, no hay inversiones en DFA con cripto.

Otro es el capital/valor en tokens que permitirá a los inversores participar en las reparticiones de ganancias. Aunque también será más adecuado para los actores más grandes del mercado. Como puedo juzgar ahora mismo, el nuevo régimen de crowdfunding será mucho más adecuado para pequeñas y medianas empresas o startups. Quizás incluso sea posible mezclarlo con la tokenización.

En este momento, hay muchos problemas poco claros con esta ley. Es irónico que con todo este tiempo dedicado a crear una regulación sobre las criptomonedas, no exista tal regulación. Sin embargo, los legisladores rusos lograron crear un enfoque claro para la regulación de valores tokenizados.

No es ideal, y algunas partes de la ley necesitan desesperadamente más trabajo, mientras que otras son muy extrañas, incluso misteriosas. Pero todavía hay esperanzas de que, con el tiempo, haya un nuevo mercado.

El escenario probable es que alguien comience a trabajar en este mercado y ayude a los reguladores a cambiar la opinión sobre algunas cosas de la ley. Pero en este momento, los proyectos de criptos que podrían haber comenzado a funcionar en Rusia continuarán funcionando como lo hacían antes: de manera no regulada o simplemente fuera de Rusia. Además, todos los actores del mercado ruso tendrán que esperar y ver cómo se regularán las “monedas digitales” en el futuro y qué se le ocurrirá al Banco de Rusia.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son solo del autor y no necesariamente reflejan o representan los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Artem Tolkachev es el fundador y CEO de Tokenomica. Durante más de seis años, Artem ha sido un líder sobre la opinión clave de blockchain y tokenización en la región de la CEI. Desde 2011, es abogado y emprendedor en propiedad intelectual e informática. En 2016, Artem fundó y dirigió Deloitte CIS Blockchain Lab. Como parte de esa iniciativa, dirigió una variedad de proyectos innovadores que involucran la implementación de soluciones de blockchain empresarial, la tokenización de activos del mundo real, la estructuración legal y fiscal de las ofertas de tokens de valor, el desarrollo de criptomonedas y la legislación de blockchain.

Sigue leyendo: