Lento pero seguro: la reseña del GAFI destaca la lucha de los exchanges de criptomonedas para cumplir con los estándares ALD

En junio de 2019, el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) presentó su revisado conjunto de estándares para los proveedores de servicios de activos digitales. El documento establece los requisitos contra el lavado de dinero y el terrorismo (ALD/CFT) para los VASP regulados, VASP es el término que se refiere principalmente a las plataformas de comercio de criptomonedas, estos estándares eventualmente deben ser implementados en sus operaciones diarias. Las pautas se enmarcan como recomendaciones, y el GAFI deja en manos de los gobiernos de las naciones participantes el desarrollo de sus propias regulaciones de acuerdo con los principios sugeridos.

El organismo de control también ha establecido un plazo de revisión de 12 meses para monitorear el progreso del sector público y privado en la implementación de las normas. Tras la expiración del período de revisión en junio de 2020, el GAFI elaboró un informe que resume el valor de un año de trabajo legislativo y de cumplimiento. Así es como tanto el GAFI como los participantes de la industria evalúan el estado actual de la estandarización internacional contra el lavado de dinero en lo que respecta a los activos digitales.

La perspectiva del organismo

El informe indica que 35 de los 54 países encuestados han implementado los estándares sobre los activos digitales dentro de su legislación nacional, mientras que otros 19 aún no lo han hecho. El GAFI admite que la implementación no siempre fue fluida tanto para el sector público como para el privado. Sin embargo, el grupo sostiene que no ha detectado ningún problema importante que pueda justificar una modificación de los requisitos.

La organización dijo que vigilaría de cerca los activos digitales y anunció otra revisión de 12 meses de la implementación de los estándares.

Una discusión particularmente esclarecedora sobre la toma de decisiones del GAFI tuvo lugar la semana pasada en la plataforma de la Red Dedicada de Integridad Financiera en Línea (DOLFIN). El seminario web contó con cuatro ex jefes de la delegación de Estados Unidos ante el GAFI, cuyas participaciones ofrecieron una perspectiva informada sobre cómo la organización aborda la gestión de riesgos para activos virtuales y stablecoins.

Jennifer Fowler, actualmente directora en la oficina de Brunswick Group en Washington D.C., quien se desempeñó como vicepresidenta del GAFI entre 2017 y 2018, dijo que la evaluación continua de riesgos es el núcleo del enfoque del grupo de control hacia los activos digitales.

Una tendencia preocupante que mencionó Fowler es que últimamente la organización ha notado un aumento en la cantidad de lavadores de dinero profesionales que recurren a las criptomonedas, especialmente en el contexto de la pandemia del coronavirus. Fowler mencionó que otra potencial amenaza que el GAFI está observando de cerca son las transacciones entre pares, cuyo crecimiento puede hacer que el enfoque tradicional del grupo en la regulación de los intermediarios (como los VASP) sea algo obsoleto.

Chip Poncy, actualmente ejecutivo del equipo de cumplimiento de K2 Fin, que dirigió la delegación de los Estados Unidos en el Grupo de Acción Financiera Internacional desde 2010 al 2013, habló sobre el paradigma de los circuitos abiertos frente a los circuitos cerrados en la evaluación de los riesgos que plantean los nuevos instrumentos financieros. Un sistema de circuito abierto es el que está conectado al sistema financiero tradicional, mientras que un sistema de circuito cerrado es autosuficiente.

Los nuevos instrumentos financieros que crean sistemas de circuito abierto pueden regularse en los puntos que los unen con el ámbito fiduciario (por ejemplo, los VASP), mientras que los acuerdos de circuito cerrado tienen un interés limitado hacia la comunidad de políticas. Sin embargo, cuando un sistema de circuito cerrado se expande para alcanzar un tamaño considerable, puede crear sus propios riesgos. Por eso, Poncy observó, que el GAFI está vigilando la escala de la adopción de los activos digitales.

Sin quitar el pie del acelerador

Para los representantes de los VASP y los conocedores de la industria, el informe del GAFI tuvo algunas sorpresas. Elsa Madrolle, gerente general internacional de la startup de seguridad y billetera de criptomonedas CoolBitX, dijo a Cointelegraph que se esperaba ampliamente la continuación del proceso de revisión de 12 meses hasta junio de 2021, ya que el GAFI generalmente se mantuvo en estrecho contacto con la industria durante todo el año, realizando actualizaciones periódicas del grupo de contacto.

Naturalmente, los proveedores de servicios acogieron con satisfacción la extensión de un año de la revisión. Bajo el plazo inicial, ha sido prácticamente imposible para los participantes del mercado garantizar el cumplimiento de uno de los componentes centrales del paquete de normas, conocidas como la Regla de Viaje. Estas sostienen que para transacciones que excedan los USD 1000, los exchanges deben transmitir los detalles sobre la identidad tanto del originario como del beneficiario de los fondos.

Sumit Gupta, director ejecutivo del exchange de criptomonedas indio CoinDCX, declaró a Cointelegraph:

“El GAFI se ha comprometido a realizar una segunda revisión en junio de 2021, lo que indica que está reafirmando su postura hacia la regulación sostenible de la industria de las criptomonedas a un ritmo apropiado para el desarrollo del mercado mundial de las criptomonedas. No vemos esto como una extensión de la fecha límite para que los VASP puedan quitar el pie del acelerador, sino más bien como un período de amortiguación para que la industria avance hacia la implementación completa de la Regla de Viaje el próximo año».

Problemas de compatibilidad

Otros, sin embargo, señalaron las desventajas del enfoque del GAFI. Una de las principales manzanas de la discordia ha sido que las recomendaciones del grupo de control no conducen especialmente a la creación de un entorno regulatorio transfronterizo coherente. Además de eso, las normas pueden resultar incompatibles con algunos de los marcos regulatorios ya existentes.

Terry Culver, CEO de Digital Finance Group, comentó a Cointelegraph:

“Una dificultad es que la implementación enfrentará desafíos significativos de las otras regulaciones contradictorias para el ALD y protección de datos. Por ejemplo, la regla de viaje de FinCen distingue la regulación estadounidense de otras jurisdicciones. Otro ejemplo es que la UE determinó que la transferencia masiva de datos personales a los Estados Unidos no está permitida según el GDPR «.

Nathan Catania, socio de la política global de activos digitales y asesor regulatorio de, XReg Consulting, opinó además:

“Está claro que no existe un enfoque unificado para la regulación ALD/CFT de VA y VASP, los enfoques tomados de una jurisdicción a otra pueden variar drásticamente. Esto hace que sea muy difícil para las empresas de criptomonedas navegar en lo que he llamado un campo minado regulatorio global. Los VASP deberán ser muy cuidadosos con los clientes a los que se dirigen, ya que pueden caer en el alcance de los regímenes regulatorios en otros lugares».

Para ilustrar su punto, Catania presentó un ejemplo de un hipotético VASP registrado en Gibraltar y dirigido a clientes australianos, que tendrían que cumplir con las regulaciones ALD de ambas jurisdicciones.

¿Un alcance muy amplio o muy estrecho?

El Dr. Omri Ross, científico en jefe de blockchain en la plataforma de comercio de activos digitales, eToro, discrepó con uno de los principios de la guía del GAFI, que establece que los activos digitales deben mantenerse al mismo nivel de escrutinio que cualquier otra clase de activos. Comentó:

“Si bien simpatizo con el razonamiento detrás de estas recomendaciones, mi preocupación es que la aplicación de estándares generales de supervisión y monitoreo pueda sofocar la innovación tecnológica. Sin embargo, si se fomentaran estas tecnologías, de hecho podrían introducir una transparencia mucho mayor en los flujos monetarios internacionales”.

En contraste, Manuel Rensink, director de estrategia de la firma fintech Securrency, destacó el alcance limitado de la Regla de Viaje del GAFI. Rensink le dijo a Cointelegraph:

“Una ampliación de la Regla de Viaje también debería extenderse a: transacciones en activos digitales respaldados por activos, incluidos valores digitales y todas la stablecoins; transacciones P2P, así como transacciones de contratos inteligentes automatizadas en función de atributos como el tamaño y el volumen de la transacción; los DEX, los operadores de contratos inteligentes y los operadores de protocolos (DeFi) también deben considerarse VASP».

La carrera por el cumplimiento de la Reglas de Viaje

Una cosa en la que todos los expertos de la industria de las criptomonedas parecen estar de acuerdo es que actualmente los exchanges de criptomonedas no están preparados técnicamente para cumplir con la Regla de Viaje. Culver de Digital Finance Group, comentó sobre este asunto: «El regulador está por delante del sector cripto en esta área, un buen cambio de ritmo».

Al mismo tiempo, la tecnología blockchain claramente tiene una gran promesa como base para herramientas de cumplimiento innovadoras, y ya se está realizando un trabajo pionero en ese departamento. Cointelegraph ya informó sobre esfuerzos como la API de billetera de criptomonedas de BitGo y la asociación entre CoolBitX y Elliptic que abordan específicamente el desafío de la Regla de Viaje.

Omri Ross de eToro comentó:

«Los primeros hallazgos en estudios académicos, aplicación de la ley e investigación comercial indican que el nivel de complejidad y sofisticación que se puede lograr, utilizando tecnologías blockchain para KYT, es muy superior a las soluciones existentes que se utilizan actualmente en el sector financiero».

Manuel Rensink de Securrency, habló en el mismo sentido, agregando que las herramientas de informes de inteligencia artificial (IA) y aprendizaje automático pueden aplicarse a las transacciones de blockchain para permitir a los reguladores monitorear de una manera mucho más efectiva todas las transacciones dentro de sus respectivas jurisdicciones.

Este formidable potencial probablemente se traducirá en un conjunto diverso de soluciones al final del día. Como señaló Elsa Madrolle de CoolBitX, «parece que el mercado cree que no habrá una solución global de ‘talla única’ que pueda satisfacer las regulaciones de todas las jurisdicciones a la vez que funcione para todos los VASP». En esta situación, la cuestión de la interoperabilidad ocupa el papel de protagonista.

Un gran avance en este frente se produjo a principios de mayo, cuando un grupo de trabajo de toda la industria sobre los Estándares de Mensajería interVASP (JWG) dio a conocer una solución diseñada para permitir que los sistemas de diversos proveedores de servicios se comunicaran entre sí. A medida que más proveedores de servicios de activos digitales se suman a esta iniciativa, parece perfectamente alcanzable ver que los principales exchanges de criptomonedas cumplan con la Regla de Viaje para junio de 2021.

Sigue leyendo: