Las stablecoins no son tan radicales, señala una ejecutiva del Banco de Inglaterra

Ha habido mucha conmoción sobre las stablecoins entre los banqueros centrales, reguladores y legisladores en los últimos años, sobre todo en el furor que rodea a los repetidos intentos de Facebook de lanzar stablecoins de diversos diseños que serían nativas de sus múltiples plataformas de redes sociales.

Sin embargo, no todos en el mundo financiero están tan perturbados. Un nuevo discurso de Christina Segal-Knowles, directora ejecutiva de la Dirección de Infraestructura de los Mercados Financieros del Banco de Inglaterra, para la Conferencia de Política del Foro de Westminster, se titula «What’s Old is New Again» (Lo que es viejo es nuevo otra vez) y pretende atenuar parte del entusiasmo y la agitación que rodean el tema.

Restringiendo su enfoque a las stablecoins que están diseñadas para usarse para pagos, Segal-Knowles argumenta que los reguladores financieros saben perfectamente qué se requiere para garantizar que el dinero privado sea lo suficientemente seguro y estable para uso público:

«Las stablecoins no nos lanzan a un mundo nuevo y valiente […] La clave aquí es asegurar que sólo porque algo esté empaquetado en una tecnología brillante no tratemos de alguna manera los riesgos que plantea de forma diferente.»

Segal-Knowles admitió que la idea de las stablecoins – y, más en general, del dinero privado – «se siente innovadora y llamativa» y lo atribuye a la simplificación en la cultura popular de cómo funciona el dinero y qué formas toma, ya en el presente. En la mayoría de los casos, la mayoría de la gente rara vez utiliza dinero público de bancos centrales como el Banco de Inglaterra, sino pagarés privados de bancos comerciales. 

Segal-Knowles señaló que «el noventa y cinco por ciento de los fondos que tienen los hogares y las empresas que se utilizan normalmente para realizar pagos ahora se mantienen como depósitos de bancos comerciales en lugar de efectivo». Después de la pandemia, el uso de efectivo solo está disminuyendo aún más.

La ejecutiva llegó a titular una sección de su discurso «¿Por qué nos importa?» El meollo del problema cuando se trata de dinero privado, dijo, es la seguridad que sus formas actuales pueden ofrecer a sus usuarios. El dinero privado en circulación hoy garantiza la uniformidad y se puede intercambiar de manera confiable con efectivo. Los esquemas de protección de depósitos y los requisitos de regulación y liquidez ofrecen aún más seguridad.

La mayoría de las veces, los hogares y las empresas rara vez pierden la fe en el respaldo del estado a su moneda, con la importante excepción de que en la historia reciente, las crisis de los mercados emergentes en algunos casos han arrojado dudas sobre la capacidad de los estados para mantener el valor de sus monedas nacionales frente a el dólar de los Estados Unidos, como sucedió con Argentina a principios de la década de 2000. En la crisis financiera de 2007-2008, una corrida bancaria en Northern Rock señaló una crisis de confianza similar, lo que provocó el notorio rescate de los bancos por parte de los gobiernos.

Para Segal-Knowles, estos riesgos y problemas que plantean las stablecoins «no son fundamentalmente nuevos», pero continúan con los desafíos que los reguladores han enfrentado durante mucho tiempo para hacer que el dinero privado sea seguro para su uso a gran escala. De ello se deduce que un conjunto de herramientas similar -el respaldo de una reclamación legal, los requisitos de capital para los emisores, la protección de los depósitos, etc.- podría adaptarse y ajustarse para regular las stablecoins de importancia sistémica. Segal-Knowles señaló que este conjunto de herramientas no sería idéntico:

“Si los operadores de stablecoins están restringidos a respaldarse en activos líquidos de alta calidad, no necesitarán regulación para cubrir el riesgo crediticio. Si solo se respaldan en las reservas del banco central, que son inherentemente líquidas, no necesitan facilidades de liquidez. En última instancia, los requisitos específicos pueden ser diferentes de los aplicables a los bancos, pero el resultado será el mismo».

En un discurso reciente dedicado al mismo tema, el vicegobernador del Banco de Inglaterra, Sir Jon Cunliffe, tomó un rumbo ligeramente diferente, argumentando que el cambio cada vez mayor del dinero público al dinero privado en diversas formas plantea preguntas importantes para los estados y los bancos centrales. 

Cunliffe llegó a sugerir que los desarrollos impulsados ​​por la tecnología y los cambios en el uso de diferentes formas de dinero, incluido el dinero privado no bancario, podrían hacer que el acceso general a una forma digital de dinero del banco central sea crucial para garantizar la estabilidad financiera en el futuro.

Sigue leyendo: