La demanda institucional de criptomonedas no disminuye, pero su impacto será gradual

La semana pasada, cuando la moneda rondaba el umbral de los 30,000 dólares, toda una serie de expertos estuvo advirtiendo a los inversores que se prepararan para el impacto, sugiriendo que el principal criptoactivo estaba a punto de sufrir una corrección y que podría volver a caer a la zona de los 20,000 dólares.

Sin embargo, en un solo día, Bitcoin volvió a jugar con los alcistas, volviendo a probar el límite de los 38,500 dólares, solo para presenciar una venta y finalmente establecerse alrededor de la región de los 33,500 dólares. Mientras que para la mayoría de los veteranos de las criptomonedas eso podría haber sido otro día en la oficina, otros calificaron la subida como la «Vela de Elon», que se refiere a Elon Musk, el CEO de Tesla, que incluyó «Bitcoin» en su biografía de Twitter, así como envió el siguiente mensaje críptico «en retrospectiva, era inevitable» a sus 40 millones de seguidores en línea.

Independientemente de la causa, ¿la reciente volatilidad de los precios ha ahuyentado a los inversores institucionales, o siguen buscando comprar Bitcoin? Pero si es así, es extraño ver que el precio de Bitcoin siga entre los 30,000 y los 40,000 dólares, en medio de informes de grandes jugadores que están comprando sumas considerables de Bitcoin. Por ejemplo, el 22 de enero, cuando el precio de BTC cayó un 15%, MicroStrategy anunció otro acuerdo de compra de BTC, por valor de unos 10 millones de dólares.

Sobre el tema, George Donnelly, CEO de Panmoni —un sistema de comercio para Bitcoin Cash— dijo a Cointelegraph que no hay ninguna duda en la mente de nadie sobre si las instituciones todavía están buscando comprar Bitcoin, diciendo:

«Grayscale se está expandiendo para crear algunos nuevos fideicomisos DeFi, y la gente está comprando acciones en MicroStrategy para obtener exposición a BTC. BTC puede estar atascado en torno a los 30,000 dólares porque el interés de los minoristas parece flojo. Este mercado alcista hasta ahora no es tan ruidoso como el anterior. Parece que hay menos gente entusiasmada».

Además, opina que una de las razones principales por las que el precio de Bitcoin no es capaz de repuntar es porque los desarrolladores de la moneda han «limitado conscientemente el rendimiento de la red por razones ideológicas» e incluso han intentado desviar el uso hacia sus redes de capa dos, reduciendo así la seguridad del ecosistema. Aun así, cree que en los próximos tres meses, la moneda «superará la marca de los 40,000 dólares».

Bitcoin no se ha estancado sino que se está adaptando

Con otro paquete de estímulo de 2 billones de dólares que parece estar en camino gracias al nuevo presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y a la Reserva Federal, nuevamente se está generando mucho revuelo en torno a las criptomonedas, especialmente porque cada vez más gente empieza a entender las futuras implicaciones de esa impresión no controlada de dinero y cómo puede devaluar al dólar estadounidense a niveles sin precedentes.

Filipe Castro, cofundador de Utrust —una plataforma de comercio electrónico habilitada con criptomonedas— dijo a Cointelegraph que la continua expansión, o más bien dilución, del suministro de la oferta monetaria en dólares de EE.UU. va a poner en perspectiva, tarde o temprano, los efectos de la inflación oculta en la economía estadounidense, añadiendo:

«Aunque la inflación no se ha dejado sentir mucho entre los consumidores de bienes y servicios, se ha manifestado con el aumento de los activos denominados en dólares, como las valoraciones bursátiles, los bienes inmuebles, las materias primas y las criptomonedas. Muchas instituciones han optado por no mantener el efectivo como refugio seguro, sino que han invertido su capital.

demás, destacó que las instituciones no suelen negociar directamente en el mercado, sino que compran a un intermediario custodio, que suele asegurar la liquidez necesaria de antemano, minimizando así la influencia inmediata del mercado ante la entrada de grandes compradores.

Lo que esto significa, en términos sencillos, es que un aumento de la demanda se refleja de forma asincrónica en el tiempo y, lo que es más, se produce en grandes variaciones periódicas en lugar de un resultado rápido de los anuncios más recientes. «Por lo tanto, es probable que cualquier aumento futuro tarde en manifestarse y lo haga en grandes y bruscas oscilaciones», añadió.

El interés institucional no va a desaparecer pronto

Aunque uno puede estar tentado a creer que el interés generalizado en las criptomonedas puede estar finalmente extinguiéndose, vale la pena tener en cuenta que los ciclos de compra institucionales funcionan de manera muy diferente a la actividad de los traders individuales y las instituciones más pequeñas.

Castro destacó, por ejemplo, que solo algunas instituciones han tomado una posición activa en Bitcoin, incluyendo algunas oficinas familiares. No solo eso, hay que tener en cuenta que los procedimientos de aprobación de nuevos activos y las evaluaciones de riesgo suelen tardar meses o años en completarse y representan un paradigma de inversión completamente nuevo para muchos inversores tradicionales.

Sobre esta cuestión, Lennix Lai, director de mercados financieros del exchange de criptomonedas OKEx, señaló a Cointelegraph que, a medida que la moneda de reserva mundial, el dólar estadounidense, se debilita cada vez más, muchas instituciones se decantan por otros activos como BTC por su innegable potencial en lo que respecta a la revalorización del capital, afirmando que:

«BTC sigue siendo un activo de alto riesgo, y creo que algunos inversores institucionales todavía tienen clientes conservadores con una actitud de esperar y ver. Si BTC puede mantener su desacoplamiento del mercado de valores, y las acciones finalmente se aplanan al disminuir las compras de activos por parte de la FED, podríamos ver otra ola de fondos fluyendo hacia BTC».

Dicho esto, las mutaciones del virus COVID-19, el lento despliegue de las vacunas, los cierres mundiales y el aumento del desempleo se suman a la actual incertidumbre económica, algo que tiene el potencial de extenderse a varios mercados financieros, incluido el de criptomonedas, como se vio anteriormente en el curso de los últimos 12 meses.

Sobre esta cuestión, Nischal Shetty, director general del exchange de criptomonedas WazirX, reiteró que la razón por la que un número cada vez mayor de fondos sigue explorando Bitcoin es que se está convirtiendo en una cobertura legítima contra la inflación, cuyos efectos, en su opinión, se acabarán notando a medida que el suministro monetario mundial siga diluyéndose. Y añadió: «A medida que aumente la inflación, creemos que habrá más afluencia de inversores institucionales que compren Bitcoin«.

Castro afirmó que el interés institucional no ha hecho más que empezar y que los recientes anuncios deberían considerarse simplemente como una «llamada de atención» para otros actores que aún no han podido entender la propuesta que se les ha presentado. «Esto está aún lejos del [interés] institucional generalizado que está por llegar. Seguramente veremos un techo más alto si más instituciones y más grandes se diversifican en BTC y otras criptomonedas«, añadió.

¿Es inevitable otro repunte?

Aunque sobre el papel puede haber una gran cantidad de formas de analizar e intentar predecir el precio de Bitcoin, la realidad es que es prácticamente imposible adivinar la acción del precio de un activo con algún tipo de certeza. Sin embargo, hay algunos indicadores que podemos observar para averiguar su valoración potencial.

Por ejemplo, Lai señaló que, basándose en los datos históricos relacionados con el rendimiento de BTC después de los halvings, podría estar cerca de alcanzar los 50,000 dólares pronto e incluso llegar a los 100,000 dólares en abril de 2021.

Al respecto, Castro cree que todavía no hay un modelo preciso para describir el comportamiento fundamental de BTC, añadiendo que el único marco que realmente considera al evaluar el precio de Bitcoin es el modelo stock-to-flow de PlanB, que, de ser cierto, verá el aumento de la criptomoneda principal llegar a cualquier lugar entre la región de $100,000-$288,000 antes de finales de 2021.

Por último, otra razón por la que hacer tales predicciones es tan difícil en opinión de Shetty, es que con cada salto en el precio de Bitcoin, una cantidad creciente de presión de venta parece venir de los inversores a largo plazo: «Estos son los inversores que toman posiciones largas y quieren diluir en ciertos puntos de precios históricos. Los 40,000 dólares parecen haber sido ese punto de precio histórico en el que muchos antiguos tenedores de Bitcoin decidieron liquidar.»

El precio de Bitcoin (BTC) está demostrando ser uno de los mayores misterios de la década, y cualquiera que afirme saber hacia dónde podría dirigirse la moneda, muy probablemente se esté engañando a sí mismo en este momento.

No dejes de leer: