Finance Redefined: Periodismo en paracaídas sobre DeFi, del 19 al 26 de mayo

Como niño que creció en una ciudad estadounidense de tamaño medio y sin nada, sé lo que es leer periodismo en paracaídas que cubre temas e historias cercanas a mi corazón. Sin embargo, tengo una mala noticia para mis hermanos de DeFi: todos ustedes están a punto de probar esa sensación. 

Este es un coloquialismo para referirse a cuando los reporteros abordan material fuera de su ámbito normal (imagínense a un corresponsal «saltando en paracaídas» en una zona de guerra, recortando un breve segmento, y transmitiendo de vuelta a climas más hospitalarios): el periodismo en paracaídas, el cual a menudo conduce a una cobertura desinformada, sensacionalista y/o propagandística que carece de matices clave, un trabajo que consciente o inconscientemente confirma los prejuicios de la audiencia o del propio reportero. Mientras crecía, lo leía una y otra vez cuando algún nuevo intelectual pasaba por la ciudad: un fulano con corbata que cubría el G20, la final de la Copa Stanley o una campaña electoral. A menudo trabajaban para una publicación cuyo título tenía «Nueva York» en el nombre, y siempre se quedaban sorprendidos por el hecho de que una antigua ciudad siderúrgica llena de humo pudiera tener restaurantes que sirvieran comida comestible; de alguna manera, nuestra «escena culinaria» ha sido «prometedora» durante casi treinta años.

Podría seguir, pero me lo ahorraré. La cuestión es que, si la última semana es un indicio, es mejor prepararse.

En medio de la previsible narrativa de las memecoin, «mira a estos chicos especulando», en la última semana la CNBC, Bloomberg, Fortune y el Wall Street Journal han publicado artículos sobre introducciones, perfiles y descripciones de las finanzas descentralizadas. Algunos han sido legibles, como el perfil «Made It» de la CNBC sobre el inversor ángel de DeFi, Cooper Turley, un respetado defensor cuyo único defecto es que sigue apoyando obstinadamente los «tokens sociales» como caso de uso. Otros han sido desconcertantes.

Es extraño escuchar a desconocidos cotilleando en tu casa. En este sentido, fue un alivio ver a Spencer Bogart, de Blockchain Capital, manejar una entrevista con la CNBC con gracia, encanto y suficiente ingenio para bailar sobre la cabeza de un alfiler:

El listón está puesto: cualquier aficionado a DeFi entrevistado en directo le debe a la cultura hacerle un guiño al público local. «El futuro de Francia», en efecto.

Separar la señal del ruido en el espacio de las criptomonedas puede ser notoriamente difícil. Yo diría que la repentina afluencia de regimientos aéreos tradicionales son todo ruido; hay que mirar más allá de ellos, y ver lo que se está gestando en el fondo.

Esta semana, la escuela de negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania publicó un informe de investigación titulado «DeFi Beyond the Hype». Asimismo, Goldman Sachs publicó un artículo a principios de este mes en el que argumentaba que Ethereum supera a Bitcoin como depósito de valor en cierta medida porque una parte abrumadora de DeFi se construye utilizando la cadena de Ethereum.

Al igual que las propuestas de valor que los defensores de Bitcoin repitieron como un loro a lo largo de una década hasta el punto de finalmente abrirse camino en las notas de investigación el año pasado, el aumento de la narrativa de DeFi ahora parece inevitable.

Incluso cuando es bienintencionado, el periodismo en paracaídas puede resultar simplista y condescendiente para los verdaderos conocedores del tema en cuestión. Sin embargo, es más fácil de digerir cuando se vislumbra un conocimiento mejor y más amplio.

Una historia condensada de DeFi sobre Bitcoin

El tuit de la semana viene de Scott Lewis, de DeFi Pulse, que nos dio una historia condensada de cómo los maximalistas de Bitcoin intentan deformar la realidad narrativa sobre el creciente poder de DeFi

Se trata de un giro brusco con respecto al último año o dos, un período en el que los fanáticos acérrimos de Bitcoin ignoraban a DeFi, lo hacían pasar por una curiosidad, o intentaban, en algunos casos, disuadirlo de su existencia. Como Michael Saylor trató de argumentar recientemente y de forma extraña en un conmovedor ataque de negacionismo, si simplemente se ignoran todas las demás cadenas y activos (y las importantes sumas de valor que están impulsando) con algunas definiciones arbitrarias, ¡el dominio de Bitcoin en realidad es del 93%!

En realidad, hace tiempo que hay buenos equipos que trabajan para conseguir contratos inteligentes basados en Bitcoin y productos DeFi. Quizás el más conocido sea RSK Labs, aunque al igual que el propio Optimism de Ethereum siempre parecen estar a unos meses de distancia (gritos, Bruno Caboclo). Los primeros experimentos de Bitcoin deben ser acreditados por allanar el camino para los contratos inteligentes basados en blockchain; Vitalik cita el proyecto Colored Coins como una de sus inspiraciones para ETH. 

En el futuro, los Bitcoiners estarán animando y observando de cerca a RSK y a otros mientras se acercan a la producción, realizando el tipo de seguimiento obsesivo y «caza de migas de pan» que normalmente se ve entre las comunidades de shitcoin. Señor, qué delicioso.

Pero no importa cuántos proyectos basados en BTC lleguen a la mainnet, la carrera ya se ha disputado. A día de hoy, hay productos de confianza y sin confianza basados en BTC en producción. La colaboración de Badger y Ren es una prueba de lo lejos que están los ecosistemas no nativos: dos proyectos podrían colaborar en una profunda integración que uniera múltiples contratos y productos para crear una cuenta de yield (rendimiento) multicadena con un solo clic. Cada paso de ese componente es una pequeña hazaña que requiere una comunidad orgánica de desarrolladores, del tipo que tarda años en construirse.

Los hodlers, por supuesto, argumentarán que Bitcoin es el más confiable, que es el único por el que las instituciones optarán, algo así como «la ventaja del segundo movimiento». El problema es que las instituciones no confían en ninguna moneda, los hodlers más duros no confían en RSK, y mientras los usuarios de DeFi basado en Ethereum se están ramificando cada vez más hacia alternativas como Solana y Polygon, ¿qué cualidades únicas puede ofrecer el DeFi basado en Bitcoin? Siendo realistas, ¿de dónde salen el TVL y los desarrolladores?

Tengo Bitcoin y pienso comprar más en el futuro, así que no estoy criticando. Pero en el presente y en el futuro previsible, la narrativa de DeFi está fuera de su control.

Sigue leyendo: