El Banco de la Reserva de Nueva Zelanda consulta al público sobre una posible CBDC

El Banco de la Reserva de Nueva Zelanda afirma que una moneda digital del banco central (CBDC, por sus siglas en inglés) podría ser una «solución» a la actual reducción del uso del dinero en efectivo, y que estudiará más detenidamente el uso de las criptomonedas.

El banco abrirá consultas públicas sobre una CBDC y la aparición de nuevas formas digitales de dinero, incluidas las stablecoins.

En un anuncio del 7 de julio, el Banco de la Reserva reveló que publicará un conjunto de «documentos sobre cuestiones de dinero y efectivo para recibir comentarios de agosto a noviembre», que se basan en las consultas sobre el «Futuro del Efectivo» de 2019.

El banco «presentará y solicitará comentarios» sobre documentos centrados en las criptomonedas que analizarán el potencial de una CBDC «para trabajar junto con el efectivo como dinero respaldado por el gobierno», junto con cuestiones no especificadas que surgen de las innovaciones en el dinero y la tecnología de pago, incluidas las criptomonedas como Bitcoin y stablecoins.

El Banco de la Reserva de Nueva Zelanda parece estar abierto al despliegue de una CBDC, pero ha hecho hincapié en que se requiere un enfoque medido y cauteloso.

El vicegobernador Christian Hawkesby dijo en octubre de 2020 que el banco no tenía «planes inminentes» para desplegar una CBDC, señalando que «para emitir una moneda que satisfaga las necesidades del público, debemos adoptar un enfoque nuevo y holístico. Reconocemos que hay mucho trabajo por hacer».

En el último anuncio relacionado con la CBDC, Hawkesby señala que:

“El potencial de una moneda digital del Banco Central para ayudar a abordar algunos de los inconvenientes de la reducción del uso de efectivo físico y los servicios es algo que queremos explorar para Nueva Zelanda.”

«Una CBDC, similar al efectivo digital, bien podría ser parte de la solución, pero necesitamos probar nuestra evaluación de los problemas y el enfoque propuesto antes de desarrollar cualquier propuesta firme», añadió.

El subgobernador afirmó que, a pesar de la disminución del número de neozelandeses que utilizan el efectivo, este sigue siendo «ampliamente valorado porque garantiza la inclusión» y les da a los ciudadanos «autonomía y elección en la forma de pagar y ahorrar.»

«Los clientes personales y minoristas están luchando contra la pérdida del efectivo y de los servicios bancarios en persona, a pesar de los esfuerzos de los bancos para ayudarles a adaptarse», añadió.

Sin embargo, Hawkesby señaló que los pagos digitales son la opción preferida por la mayoría de los neozelandeses y que el «trabajo del banco es garantizar que estas transiciones funcionen para todos los neozelandeses»:

“También sabemos que las formas de pago digitales son la manera preferida de pagar para la mayoría de nosotros, y que el futuro sin duda implicará menos dinero en efectivo.”

Sigue leyendo: