Al jugador de la NFL Russell Okung no se le paga en Bitcoin; esto es lo que está haciendo en su lugar

El jugador de la Liga Nacional de Fútbol Americano, Russell Okung es un firme defensor de Bitcoin (BTC). Y aunque puede estar convirtiendo una parte de su salario en BTC, su empleador, los Carolina Panthers, no le está pagando en moneda virtual, aunque algunas publicaciones centradas en las criptomonedas se vieron engañadas por la historia.

Un portavoz de los Carolina Panthers confirmó a Cointelegraph que a Okung, como al resto de sus compañeros de equipo, se le paga solo en dólares. Lo que elija hacer con el dinero es asunto suyo, dijo el vocero. En otras palabras, el jugador no tiene ningún acuerdo con el equipo para recibir una compensación en forma de BTC.

El tackle ofensivo Okung se encuentra actualmente en el último año de un contrato de cuatro años y ganará USD 13 millones este año, según Spotrac.

El jugador de la NFL aparentemente está utilizando una startup de criptomonedas llamada Strike para convertir algunas de sus ganancias en Bitcoin. Una versión beta de la aplicación, que pretende permitir a los usuarios «enviar dinero instantáneamente, sin cargos, a cualquier parte del mundo», está disponible para iOS, Android y Chrome.

Okung puede haber contribuido a la confusión en un tuit reciente que afirma que se le está «Pagando en Bitcoin». El tuit fue una respuesta a una publicación de mayo de 2019 cuando expresó por primera vez su deseo de recibir un pago en BTC.

No está del todo claro si Okung tenía la intención de demostrar que le pagan en Bitcoin o promover la startup de criptomonedas con el siguiente tuit:

La estrella de la NFL ha acumulado muchos seguidores en Twitter debido a su estatus de celebridad y al evangelismo de Bitcoin. Su descripción de Twitter dice: «Vida, libertad y #bitcoin». Sus seguidores incluyen a Michael Saylor y Anthony Pompliano, entre otros defensores de las criptomonedas.

Sus tuits recientes promueven la idea de comprar Bitcoin y educar a los ciudadanos sobre el impacto de la inflación en el poder adquisitivo del dólar estadounidense.

Sigue leyendo: