Varios bancos centrales detallaron las expectativas para las CBDC en un masivo documento conjunto

Con las monedas digitales del banco central (CDBC) como punto de interés en todo el mundo, las autoridades bancarias de varios países elaboraron conjuntamente un documento en el que se analiza en profundidad este tipo de monedas.

El Banco de Pagos Internacionales (BPI) dejó saber a Cointelgraph en un comunicado que un grupo de siete bancos centrales y el BPI habían colaborado en el informe, «identificando los principios fundamentales necesarios para que cualquier CBDC disponible públicamente ayude a los bancos centrales a cumplir sus objetivos de política pública». El BPI es una institución global que ayuda a los bancos centrales nacionales.

Las CBDC han sido un tema muy discutido a lo largo del 2020 y varios países han expresado su interés en este tipo de activo. China sigue adelante con sus planes para lanzar su CBDC, el yuan digital, aunque el Banco Central de China no contribuyó al informe. China está probando su activo digital y ha completado transacciones por un valor de aproximadamente USD 162 millones con el yuan digital.

El Banco de Inglaterra, la Reserva Federal de los Estados Unidos y el Banco de Japón son algunos de los órganos rectores que participaron en la elaboración del documento titulado «Monedas digitales del Banco Central: principios fundamentales y características principales». Sin embargo, la declaración del BPI dejó claro que las partes implicadas no habían incluido en el informe opiniones sobre el lanzamiento de una moneda de este tipo, ni especificaron sobre planes sólidos para producirla.

El informe aclaró:

«Este informe no trata sobre si o cuando emitir una CBDC. Los bancos centrales tomarán esa decisión para sus jurisdicciones (en consulta con los gobiernos y partes interesadas). Ninguno de los bancos centrales que han contribuido a este informe ha tomado una decisión sobre si emitir o no una CBDC».

El informe enumera un trío de principios fundamentales necesarios sobre los que se debería fundar una futura CDBC, y su ecosistema relacionado, si surge dicho activo:

«Un banco central no debería comprometer la estabilidad monetaria o financiera emitiendo una CBDC; ii) una CBDC tendría que coexistir con las formas existentes de dinero y complementarlas; y iii) una CBDC debería promover la innovación y la eficiencia».

En el documento se aclara que los componentes vitales para unas sólidas CDBC son la convertibilidad, la conveniencia, la seguridad, la rapidez, la escalabilidad, la solidez jurídica y muchas otras categorías.

El Banco Central de Brasil también expresó su interés en una CBDC durante los últimos meses, aunque el informe tampoco incluye al Banco Central de Brasil como contribuyente. Por el contrario, el Banco de Japón sí figura en la lista de contribuyentes. Japón cuenta con un equipo encargado de estudiar las CBDC.

Sigue leyendo: