Un individuo de Texas supuestamente usó USD 1.1 millones en fondos de ayuda de COVID-19 para comprar criptomonedas

Un residente de Texas fue acusado por el Fiscal Federal para el Distrito Sur de Texas el 14 de julio. Las acusaciones sugieren que presentó solicitudes de préstamo por USD 1.1 millones de manera fraudulenta a través del Programa de Protección de Cheques de Pago, o PPP. Afirmó que estaba buscando alivio por el COVID-19, pero supuestamente realmente utilizó los fondos para comprar criptomonedas.

Según las acusaciones publicadas por el Departamento de Justicia de EE. UU., Joshua Thomas Argires, de 29 años, hizo declaraciones falsas a instituciones financieras. Los funcionarios afirman que Argires cometió fraude electrónico al establecer un esquema para presentar las solicitudes a la Administración de Pequeños Negocios, o SBA.

Argires logró presentar las solicitudes de socorro COVID-19 en nombre de dos compañías llamadas «Texas Barbecue» y «Houston Landscaping». Afirmó falsamente que ambas empresas tenían numerosos empleados y cientos de miles de dólares en gastos de nómina.

Dinero invertido en una cuenta de criptomonedas

Según los informes, el dinero recibido en nombre de Texas Barbecue se invirtió en una cuenta de criptomonedas en el exchange de criptomonedas de Coinbase.

La demanda penal federal establece que a partir del 19 de mayo, el individuo de Texas comenzó una serie de transacciones que finalmente resultaron en la transferencia de USD 956,250 a la cuenta de Coinbase a través de cinco transferencias bancarias.

Según la policía, al 30 de junio, el dinero invertido permanece en la cuenta Coinbase de Argires. Las autoridades señalaron que los fondos ya han generado ganancias:

“ARGIRES tiene el control exclusivo de la cuenta de Coinbase. De hecho, ARGIRES es el único usuario asociado con la cuenta, y no hay indicios de que alguien más administre esta cuenta por él. Además, la dirección del protocolo de Internet asociada con varias de las transacciones de la cuenta de Coinbase parece estar asociada con una ubicación física en o muy cerca de una residencia en el suroeste de Houston que los investigadores creen que está asociada con ARGIRES».

El regulador de valores de Texas ha continuado su ofensiva contra las estafas de criptomonedas. El 8 de abril, la Junta de Valores del Estado de Texas, o TSSB, emitió una orden de cese y desistimiento de emergencia contra una compañía llamada Ultra Mining.

Esta empresa de criptominería supuestamente estuvo involucrada en diversas actividades ilícitas, incluidas las afirmaciones fraudulentas de que duplicarían el dinero de los inversores.

Sigue leyendo: