Twitter, GameStop… ¡basta! Necesitamos una verdadera descentralización

GameStop y Twitter son un espejismo y un iceberg, pero no intentes tuitear eso. No porque no seas dueño del tuit (porque no lo serás), sino porque la única expresión completamente verdadera que Twitter es capaz de ofrecer como plataforma es desvelar la fea realidad sobre la propia Internet. O como tuiteó recientemente Elon Musk:

Permíteme que te explique.

En medio de la restricción de Robinhood para sus supuestos usuarios, Jack Dorsey ha hablado de descentralizar Twitter y las redes sociales en general. Pero aparte de algunos entusiastas, la palabra «descentralización» es el equivalente al Ambien sintáctico. Pero no te duermas todavía. Te prometo que no te voy a decir que compres Bitcoin (BTC), pero sí te voy a decir por qué deberías ser dueño de una parte del próximo Twitter y Robinhood. Primero, vamos a decir lo que todos sentimos claramente.

La descentralización ha comenzado

Hay algo… en el aire. Hay una estática palpable. Está a punto de estallar un gravamen, no literal, sino simbólico, que ha impedido que el río del progreso y la igualdad fluya en todos los ámbitos de nuestro mundo. El poder siempre ha estado en manos de unos pocos, y en todos estos ámbitos, la igualdad de poder ahora está en juego.

La gente está empezando a mudarse de los modelos de poder centralizados a los descentralizados, pasando de que unos pocos tengan todo el poder a que muchos lo compartan. Cuando esta presa reviente, se producirá un cambio masivo en el que todos los implicados serán más poderosos, mientras que los más poderosos entre nosotros empezarán a serlo menos. La fuga ya ha comenzado. Es el amanecer del nuevo orden.

Jeremy Heimans y Henry Timms, autores del exitoso libro «New Power: How Power Works in Our Hyperconnected World – and How to Make It Work for You», describen dicha situación en un artículo de 2014:

«El viejo poder funciona como una moneda. Solo la tienen unos pocos. Una vez obtenida, es guardada celosamente, y los más poderosos tienen una gran reserva para gastar. Es cerrada, inaccesible y dirigida por los líderes. Se descarga y se captura. El nuevo poder funciona de una manera diferente, como una corriente. Está hecho para muchos. Es abierto, participativo y administrado por los pares. Sube y se distribuye. Al igual que el agua o la electricidad, es más fuerte cuando surge. El objetivo del nuevo poder no es acapararlo, sino canalizarlo».

El nuevo poder del siglo XXI

Aunque el modelo clásico de poder descendente, o modelo de árbol o pirámide, ha existido al menos desde la época de Aristóteles, el siglo XXI se ha movido hacia algo radicalmente diferente. Lo hemos visto con la invención de Internet, en movimientos políticos como el Tea Party o Black Lives Matter, en el movimiento Me Too, en el software de código abierto, en proyectos de conocimiento colectivo como Wikipedia y, por supuesto, en la invención de Bitcoin (BTC) y la tecnología Blockchain. Sin embargo, lo que puede ser más interesante de todo: el propio universo, el cerebro humano, el arte y nuestros ecosistemas naturales se parecen a las redes descentralizadas. Y lo que es más importante, no se parecen en nada a los modelos de poder descendente.

Heimans y Timms dicen en su libro:

«Aquellos que están construyendo y dirigiendo grandes plataformas que funcionan con el nuevo poder se han convertido en nuestras nuevas élites. Estos líderes suelen utilizar el lenguaje de la multitud: ‘compartir’, ‘abierto’, ‘conectado’, pero sus acciones pueden contar una historia diferente. Pongamos a Facebook como ejemplo, la nueva plataforma de poder que la mayoría de nosotros conocemos muy bien. A pesar de todos los ‘me gusta’ y las caritas felices que creamos utilizando lo que la empresa denomina nuestro ‘poder de compartir’, los dos mil millones de usuarios de Facebook no reciben ninguna parte del enorme valor económico generado por la plataforma. Ni tampoco ninguna opinión sobre cómo se gobierna. Y ni un vistazo al algoritmo que se ha demostrado que moldea nuestro estado de ánimo, nuestra autoestima e incluso algunas elecciones. Lejos del paraíso orgánico de libre circulación que imaginaron los primeros pioneros de Internet, cada vez más se tiene la sensación de que vivimos en un mundo de granjas de participación, donde un pequeño número de grandes plataformas han cercado, y cosechan para su propio beneficio, las actividades diarias de miles de millones de usuarios».

Robinhood y Twitter y, lo que es más importante, el diseño de Internet que permitió la existencia de sus modelos de negocio, están centralizados y necesitan ser derribados. Promueven el viejo poder mientras se promocionan como lo contrario. Aquí es donde el espejismo choca con el iceberg. Sin embargo, tras el turbulento 2020, parece que la gente está harta. El gato salió de la bolsa, por así decirlo.

Los cambios culturales y tecnológicos

Lo que antes era teoría se ha convertido en realidad. El modelo de red es real e, irónicamente, necesita un nuevo hogar porque actualmente funciona sobre una pirámide.

Internet está dirigido por servidores centrales propiedad de entidades centrales. Toda nuestra producción humana de datos es controlada, manipulada, analizada, vendida y utilizada para influir en nuestros comportamientos y extraer todo el valor posible de un pequeño grupo de personas. Esto es simplemente así, tanto si los grandes gigantes tecnológicos quieren admitirlo como si no. Los usuarios son productos, no clientes. En el caso de Robinhood restringiendo el comercio de GameStop y otras acciones, sus servicios gratuitos apuntan ahora al hecho de que los datos de comercio de los usuarios son los que realmente generan dinero al venderlos a los fondos de cobertura. En el caso de las plataformas de medios sociales, venden nuestros datos a los anunciantes y, a veces, a campañas políticas, o algo peor.

Entonces, ¿adónde nos lleva esto?

Actualmente, millones de personas claman desesperadamente por nuevas plataformas en las que controlen su propia identidad digital, controlen sus propios datos e incluso puedan beneficiarse de la plataforma y gobernarla. Esta nueva propuesta de poder, en la que la democracia conoce al libertinaje, afortunadamente ya existe.

Desde el modelo que creó Bitcoin para la transferencia de valor entre pares, hasta los exchanges descentralizados de activos digitales que funcionan sólo con código, pasando por las plataformas de staking de las finanzas descentralizadas que permiten a los usuarios gobernar literalmente las reglas de la plataforma, todas ellas sin ninguna entidad central que las controle, el futuro es prometedor.

Pero no es suficiente.

Las aplicaciones que utilizamos en nuestros teléfonos diariamente siguen funcionando con la antigua infraestructura del poder. Todas ellas utilizan servidores centralizados e identificaciones corporativas (la persona promedio tiene alrededor de 70), y todas ellas tienen empresas que poseen todos los datos generados por sus productos/clientes. Esto tiene que cambiar.

La nueva Internet, o la Web 3.0, construye nuevas infraestructuras y nuevos caminos para que los datos viajen y se almacenen. Al eliminar los servidores centralizado, permitir que las identificaciones de Internet sean emitidas por cadenas de bloques públicas, no por corporaciones, y dar a los usuarios la posibilidad de elegir cómo se almacenan sus datos, las aplicaciones se están convirtiendo en parte del nuevo movimiento de poder. Con la Internet descentralizada, el popular adagio de «si es gratis, tú eres el producto» puede finalmente demostrarse que no es cierto. ¿Cómo? Porque la Web 3.0 es un movimiento global, no una empresa.

Así es como siempre debió ser Internet: una vasta red inteligente descentralizada que nadie controla, como nuestro universo, nuestros cerebros, nuestros océanos y ahora nuestros movimientos culturales. Las redes sociales descentralizadas ya están en desarrollo, con versiones descentralizadas de Twitter, LinkedIn y WhatsApp en preparación.

2021 es el principio del fin del viejo poder de Internet. En mi opinión, no podría haber llegado en mejor momento.

Este artículo no contiene consejos o recomendaciones de inversión. Cada inversión y movimiento comercial implican un riesgo, y los lectores deben realizar su propia investigación a la hora de tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son solo del autor y no necesariamente reflejan o representan los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Donald Bullers cuenta con más de 10 años de liderazgo en el campo de la tecnología, desde ser vicepresidente de marketing digital hasta fundar Tuum Technologies. Interesado en la identidad digital y la Web 3.0, dirige varios equipos que desarrollan software para una Internet totalmente descentralizada mediante la tecnología de Elastos.

Sigue leyendo: