Token NFT, conoce a los coleccionables blockchain

Como ya hemos comentado, la fungibilidad del dinero es una característica elemental. Sin ella, es imposible que el dinero pueda funcionar como un medio de intercambio de valores. Una persona que paga 10 $ USD con un billete de 20 $ USD, no le importará si el vendedor le regresa un billete con determinado número de serial o año, porque dichos billetes son fungibles.

En los objetos con características especiales que los hacen raros o escasos, como la baraja de algún jugador de fútbol autografiada proveniente de alguna edición especial, es indudable que adquirirá un gran valor entre los fanáticos que disfrutan de este deporte. Al tener sus propias características, la baraja no puede ser intercambiada por cualquier otra baraja. Luego, esta baraja con las características ya mencionadas, se ha convertido en un objeto no fungible, no se puede intercambiar de forma libre por alguna otra baraja, como si de un billete de dinero fiat se tratara. 

Algo similar a lo anterior sucede con los NFT en blockchain. Estos son objetos, tokens, que llevan marcas especiales registradas en la blockchain que los identifican como objetos únicos, por ende, no se pueden intercambiar libremente como se hace con las monedas fiat.

Bitcoin, colored coins y los primeros NFT

El nacimiento de Bitcoin llamó la atención de muchos desarrolladores que buscaban como «tokenizar» el mundo real dentro de la blockchain. De tales intentos nacieron las colored coins. Estos son una serie de activos que funcionaban sobre la cadena de bloques de Bitcoin y que son los primeros tokens criptográficos.

El funcionamiento de estas colored coins es bastante sencillo. Básicamente, lo que se hace es programar transacciones de bitcoins usando el lenguaje de Bitcoin Script. Usando este lenguaje se logra cargar una determinada información en la transacción y esta información «colorea» dichos tokens bitcoins.

Dependiendo de la «coloración» estos representaban a un token determinado, con una determinada cantidad y otras propiedades únicas de ese token. Se crearon así los primeros tokens NFT del criptomundo usando una construcción sencilla y eficiente. Proyectos como Spells of Genesis y RarePepe son solo una muestra del poder de las colored coins de Bitcoin.

Sin embargo, esta es solo una de las formas más sencillas y primitivas de hacer funcionar un NFT sobre blockchain. De hecho, con el lanzamiento de Ethereum, nacería el que sería el estándar de facto de estos tokens, el estándar ERC-721.

Estándar ERC-721, el estándar en Ethereum para los NFT

El estándar ERC-721 es uno de los esquemas mayormente utilizados para emitir NFTs y comercializar con ellos en la blockchain de Ethereum. 

El objetivo tras el diseño de este estándar es permitir la creación de tokens intercambiables, únicos y no fungibles de forma rápida y sencilla. En pocas palabras, facilitar el desarrollo y despliegue de estos tokens, por sobre otras opciones.

Para ello, el estándar ERC-721 crea una estructura de programación y smart contract básico que todo token NFT debe tener. A partir de allí, los desarrolladores solo deben agregar sus características únicas, el resto es controlado por la plataforma Ethereum.

De esta forma, los desarrolladores solo se centran en crear conceptos y representaciones únicas para estos artículos. Mientras que el control de la no fungibilidad, marcación criptográfica, intercambio y propiedad de dichos artículos recae sobre las funciones estándar ya definidas en el ERC-721.  De esta manera, esto ha permitido construir todo un nuevo ecosistema de tokens sobre la blockchain Ethereum, uno potenciado por el concepto de escasez digital, donde el valor de los objetos se mantiene y aumenta debido a la singularidad de sus propiedades. Y es que, algo que fuese fácil de replicar, no llamaría tanto la atención.

Aunque recientemente, el estándar ERC-1155 se ha utilizado para permitir el uso de contratos únicos que contengan tanto tokens fungibles como no fungibles, hecho que aporta grandes beneficios a los usuarios puesto que se abren las posibilidades de transferir activos únicos entre varias aplicaciones con relativa facilidad.

Relacionado: Los tokens coleccionables ERC-721 superan a los tokens ERC-20 en número de transacciones en la red Ethereum