¿Por qué tanta algarabía con Yearn Finance (YFI)?

La niña dorada del mundo DeFi ahora es Yearn Finance (YFI), que ha logrado superar a Bitcoin en su precio por unidad. Este infante de un par de meses de vida ha causado una sensación debido a su meteórico ascenso. 2.600% no es algo se ve todos los días. Y eso que no estamos en su máximo. Se ha dado una corrección, pero no ha sido suficiente para cerrarnos la boca. Porque esto ha sido asombroso. A primera vista, todo esto parece un completo absurdo. Es decir, una burbuja especulativa inflándose de puro aire. De hecho, uno podría decir que la irracionalidad ha sido la causa principal de toda esta locura. Pero, ¿por qué Yearn Finance en particular? ¿Acaso entre tanto ruido podría haber algo bueno y rescatable? 

Las finanzas descentralizadas (DeFi) han crecido mucho últimamente. Y, en el fondo, esto es genial. Porque esa es la idea de todo esto, supongo. En otras palabras, se supone que todo el ecosistema cripto se está creando con el propósito de brindar un espacio alternativo e independiente en lo que a finanzas se refiere. Es banca por la gente, para la gente y de la gente. O, por lo menos, esa ha sido la intención desde el principio. Claro que cuando hablamos aquí de DeFi no nos estamos refiriendo al crecimiento paulatino de la infraestructura del futuro. Obviamente, estamos hablando del DeFi boom. Se trata del fenómeno frenético de los últimos meses. 

Sigue leyendo: UMA supera a Yearn.Finance como el mayor protocolo ‘DeFi’ en Ethereum

Esto de las modas es muy común en cripto. Siempre tenemos un boom. Pero no siempre es lo mismo. O sea, llega la ola y se va la ola. Son una especie de amores pasajeros. Son eternos hasta que terminan. Hoy es DeFi. Pero ayer fueron las IEOs y anteayer fueron las ICOs. Y antes de eso fue otra cosa. Siempre estamos alternando modas, pero siempre hay una. Las revoluciones de temporada. Crecen en la locura y explotan en la locura. Después de la euforia, llega el gran charco de sangre.

 Y con DeFi seguramente será igual. Sobrevivirán solo los más aptos. Y serán parte del sistema del mismo modo que hoy tenemos entre nosotros algunos sobrevivientes de las modas del pasado. No todas las plataformas DeFi de hoy lograrán sobrevivir. ¿Cuáles sobrevivirán? Bueno, eso no lo sabemos todavía. Pero, en el frenesí de hoy, todo es la próxima gran cosa. 

¿Qué tiene Yearn Finance de especial? ¿Por qué tanto alboroto? ¿Por qué tanta algarabía? Más allá de nacer en el mejor momento, podemos notar varios elementos favorables. Siempre es sano ser un poco escéptico en esos momentos de locura. Porque los estafadores con demasiada frecuencia hacen fiesta en tiempos de codicia y desenfreno. El propio boom ha ayudado al token YFI de Yearn Finance. Sin embargo, no podemos negar que también hay una singularidad. 

La plataforma DeFi, Yearn Finance, hospeda varias funciones dentro de su universo. Su servicio estrella es el yield farming automático que mueve fondos entre otras plataformas DeFi. Entonces, podríamos decir que Yearn Finance es lo mejor de todos los mundos. Liquidez agregada, trading apalancado, y creador de mercado automatizado. Y, ahora, seguros. Yinsure Finance ofrece seguros para activos colocados en DeFi. Utiliza un sistema de bóvedas y gobernanza para respaldar la operación. 

Sigue leyendo: Chainlink encabeza el ranking de DeFi en CoinMarketCap en medio de «críticas sin fundamento»

Todo esto parece, sin lugar de dudas, muy interesante. Y, por supuesto, todo también es muy útil. Pero allá afuera también hay plataformas muy útiles e interesantes, que no despiertan tanto interés. Lo que nos lleva a un segundo punto. El equipo. Andre Cronje, el desarrollador a la cabeza del proyecto, inspira confianza y ha logrado atraer a mucha gente. Más allá de la gama de productos, es el espíritu del proyecto. Ciertamente, hay cierta coherencia. Y la brecha entre lo que se dice y lo que hace es tan amplia. 

Este ha sido un ICO bastante honesto en muchos aspectos. Hay varios elementos en todo el proceso que ciertamente contribuyen al asunto de la confianza. Por ejemplo, no hubo preminado, ni premios a los fundadores. En casi todos los ICOs, el equipo fundador cobra antes de comenzar. Se reparten un gran botín y se convierten en millonarios de la nada. Todavía no hay producto, pero ellos ya son ricos. 

Muchos de los grandes nombres en el mundo cripto utilizan su fama y dinero para lanzar ICOs. Generan miles de tokens antes del lanzamiento (preminado) y luego se los reparten entre sí. El token va a los exchanges y los tokens vendidos definen un precio formando así una capitalización total de mercado. De la noche a la mañana, se les ve nadando en dinero. Con frecuencia, después abandonan el proyecto prematuramente e inician otro. Con su respectivo ICOs repleto de tokens preminados y de premios para ellos. En mi humilde opinión, esto no está bien. Es una práctica común, pero esencialmente inmoral. 

El caso de Yearn Finance es singular por no seguir las prácticas regulares. Es descentralización de dicho y hecho. Los tokens están a la venta para el que los quiera comprar. Esto incluye a los fundadores que seguramente compraron muchos tokens en el primer día. Pero el punto es que existe una ética de forma y fondo en el proceso que le da mucha credibilidad a la iniciativa. 

También resulta interesante el suministro total de tokens. 30.000 mil unidades solamente. En lo que respecta al precio del token, esa escasez hace maravillas. Y nos lleva a un precio tan elevado, pese a no tener una capitalización total de mercado tan grande. El token superó a Bitcoin en cuanto al precio por unidad, pero no por capitalización. YFI está cerca de los mil millones de capitalización. En contraste, la capitalización de Bitcoin es más de 200 veces eso. Sin embargo, el elevado valor por unidad del YFI token posee un fuerte elemento psicológico. 

Sigue leyendo: Los analistas predicen que la bóveda de ETH de Yearn Finance podría provocar una nueva subida para el Ether

El token tiene principalmente dos funciones: Liquidez y gobernabilidad. Sin embargo, su escasez la convierte en un token especulativo por excelencia. Pocos pueden resistir la tentación de un token que crece 2000x en un par de meses. 

La plataforma ha tenido problemas técnicos en el pasado. Nada del otro mundo. Y por lo que sabemos estos problemas no han causado pérdidas materiales graves. Pero el boom DeFi da miedo. Todos esos millones dependen de contratos inteligentes. Y bien sabemos que hay peligros. La tecnología no está libre de vulnerabilidades. No quiero ser un profeta del desastre, pero no me sorprendería que en el futuro tengamos un gran hack. 

La seguridad es una preocupación, pero también está el riesgo financiero. Con tantos colaterales en juego, una fuerte caída de los precios podría generar una reacción en cadena y podría a su vez intensificar el colapso de precios. Francamente no cuento con datos exactos. Todo lo que tengo es solo evidencia anecdótica. Pero me atrevería a decir que un porcentaje muy importante de todos los movimientos en las plataformas DeFi, corresponde a artimañas especulativas. O sea, tomar fondos de aquí y poner acá para ganar unos puntos adicionales. Lo que quiere decir que una gran caída podría generar pérdidas amplificadas. El entusiasmo es natural. Pero, probablemente, es buena idea tomarse las cosas con calma. Estudiar los riesgos. Y no volverse loco. La prudencia nunca sobra.