Podríamos utilizar la regulación de las criptomonedas después de FTX, pero empecemos con las definiciones básicas

Como CEO de criptomonedas, sé que a menudo nuestro sector es incomprendido y criticado. A veces, la crítica es merecida porque no siempre hemos hecho nuestra parte para iluminar la utilidad y los casos de uso que impulsan el cambio positivo. Pero otras veces, se basan en la suposición de que todos los actores de esta industria son iguales, lo cual no es cierto. 

Recientemente, el escepticismo alcanzó nuevas cotas con la épica caída de FTX, uno de los mayores exchanges de criptomonedas del mundo, y quizás el mayor ejemplo de la necesidad de supervisión regulatoria. Dado el posicionamiento de FTX, fue un salto increíble verlos enfrentarse a la insolvencia. Cuando se conoció la noticia, asistimos a una caída masiva del mercado de activos digitales. Los consumidores tuvieron que decidir si FTX -o cualquier entidad de nuestro espacio- es un administrador seguro de sus fondos.  

Muchos pueden preguntarse si hay un futuro para las criptomonedas, y entiendo la frustración con el agujero que la industria ha creado. Pero hay un futuro para la tecnología blockchain y las criptomonedas, y no podemos perder de vista la utilidad y el valor de esta tecnología para hacer cosas significativas, desde optimizar las cadenas de suministro en todo el mundo hasta crear un acceso equitativo al sistema financiero global. La verdadera cuestión es cómo construir el futuro que queremos y que inspiró el desarrollo de esta tecnología en primer lugar. Y esa respuesta depende en gran medida de las normas (tanto técnicas como de la industria) y de las reglas, algunas de las cuales deben provenir de nuestros funcionarios públicos.  

El gobierno federal de Estados Unidos está en posición de liderar. Para ello, tiene que dar a la industria claridad y orientación mediante la aplicación de una regulación reflexiva y basada en principios. Este es el tipo de liderazgo que ayudará a dar forma al futuro «correcto», y con un Congreso recién elegido, es un cargo que les insto a asumir. El futuro de blockchain y todos los beneficios que ofrece dependen de ello.  

La industria debe hacer su parte para actuar con transparencia y en el mejor interés de los consumidores, a pesar de la ausencia de regulación. Pero sin supervisión, seguiremos viendo ejemplos de empresas que no ponen los intereses de los consumidores en primer lugar. Por eso pido al Congreso que apruebe tres medidas clave en 2023 para proporcionar a los consumidores las protecciones que necesitan.  

En primer lugar, aclarar la definición del estatus legal de los activos digitales: ¿Cuándo se clasifican los activos digitales como valores, materias primas o algo intermedio? ¿Y cómo se define eso? El papel del gobierno es dejar esto claro tanto para los grandes como para los pequeños participantes -y no sólo fingir que existe claridad- porque los consumidores son los que pierden.

En segundo lugar, exigir que las stablecoins sean estables: El colapso de Terra supuso la desaparición de 60.000 millones de dólares de valor de la noche a la mañana. Los consumidores deben tener la seguridad de que las stablecoins deben estar respaldadas por activos líquidos de alta calidad en una base de uno a uno. Las stablecoins son esenciales para la utilidad real que ofrece el blockchain. Las reglas de juego en este caso son útiles para los consumidores y conducirán a una mayor innovación.  

En tercer lugar, los exchange de activos digitales. Como hemos visto con FTX, los consumidores están expuestos a riesgos cuando comercian y custodian sus activos con los exchanges. Aunque algunos de estos riesgos son bien conocidos, el Congreso debe garantizar que los consumidores tengan las salvaguardias necesarias para participar en estas plataformas.

Mi experiencia en el lado de los contenidos de la web me enseñó la importancia de la colaboración temprana con los responsables políticos para ayudar a elaborar la regulación de las tecnologías emergentes. Pero aprendí esta lección por la vía difícil: no nos comprometimos. En su lugar, pedimos al gobierno que confiara en que lo haríamos bien por nuestra cuenta. Pensamos que teníamos todas las respuestas. Ya existían algunas regulaciones para las actividades de recopilación de datos en Internet, pero ninguna tenía en cuenta la recopilación de datos que las empresas tecnológicas hacían cada día. El equilibrio entre el resultado final y los intereses de los consumidores creó una gran brecha que pensamos que podíamos manejar. Ahora está claro que esto condujo a una crisis de privacidad de datos en la que las personas se convirtieron en el producto, y nuestra privacidad colectiva e individual se desvaneció ante nuestros ojos.  

Veo ciertos paralelismos con blockchain, la nueva tecnología emergente. Es fundamental que los ecosistemas que desarrollan los productos y servicios basados en esta tecnología sigan trabajando junto con el sector público para elaborar las normativas que aporten claridad y garantías. Conozco el potencial ilimitado de la cadena de bloques y estoy deseando ayudar a forjar las asociaciones público-privadas necesarias para garantizar una mayor estabilidad en esta industria. Y espero que el nuevo Congreso nos encuentre a mitad de camino.  

Denelle Dixon es la consejera delegada y directora ejecutiva de la Stellar Development Foundation. Anteriormente fue directora jurídica de empresas como Terra Firma y Yahoo! tras licenciarse en la Facultad de Derecho de la Universidad de California Hastings. Completó su formación universitaria en la Universidad de California, Davis.

Este artículo es para fines de información general y no pretende ser ni debe ser tomado como un consejo legal o de inversión. Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son únicamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.