No importa, Coinbase, el Gran Hermano ya está mirando tus monedas

El 5 de junio, el exchange de criptomoneda Coinbase fue objeto de críticas por sus supuestos esfuerzos por vender servicios de vigilancia cripto tanto a la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos como al Servicio de Rentas Internas.

En los días posteriores, los representantes de Coinbase han dejado claro que los servicios analíticos de la empresa no comparten ningún dato personal identificable con las fuerzas del orden. Afirman que obtienen todos los datos de la información disponible públicamente.

El Gran Hermano ha estado vigilando durante casi una década

Aunque la negación de Coinbase puede contener algo de verdad, una fuente que ha trabajado con las normativas para los exchanges de criptos y las empresas de cajeros automáticos para Bitcoin reveló a Cointelegraph que múltiples entidades gubernamentales han estado supervisando activamente a los usuarios en casi todos los exchanges centralizados y proveedores de servicios de custodia de criptos durante años.

Hablando bajo la condición de anonimato, esta fuente indicó que las tácticas de vigilancia hacia las criptos se remontan a los primeros días de Bitcoin. Dijeron que estas prácticas se convirtieron en un esfuerzo mucho más amplio después del muy famoso incidente de Mt. Gox, en el que 850,000 BTC desaparecieron a finales de 2013 en el que para ese entonces fuera un popular exchange de criptomonedas.

Nuestra fuente explicó:

«He trabajado para exchanges de criptos, compañías de cajeros automáticos de bitcoin, proveedores de servicios de criptos en general, y más. Todos ellos participan en las prácticas de vigilancia. No tienen elección».

Cuando se trata de controlar a los usuarios, dijeron que la metodología favorita del gobierno de EE.UU. se llama Informe de Actividad Sospechosa, o SAR. Si bien los SAR son comunes en la mayoría de los negocios de transmisión de dinero, los SAR en las criptos parecen funcionar bajo diferentes estándares. Declaró que:

«En las instituciones tradicionales, una transacción debe cumplir ciertos criterios en la mayoría de los casos para ser considerada sospechosa. Sin embargo, esto no siempre se cumple para Bitcoin y otras criptomonedas. En lo que respecta al gobierno, el umbral de ‘sospechoso’ se alcanza tan pronto como se involucra a la criptomoneda».

Dijo que:

«Las entidades de custodia están obligadas por ley a presentar informes de actividad sospechosa (SAR) para básicamente cualquier transacción [sospechosa] relacionada con la criptomoneda que supere los 5,000 dólares, independientemente de la otra actividad del usuario. Muchos presentan informes de cantidades inferiores. Las entidades tienen prohibido por ley revelar estos datos de notificación a los usuarios o a cualquier miembro del público«. No podemos decirte que hemos presentado un informe sobre ti, nunca. Y las entidades no pueden negarse a cumplir con estas tácticas de reporte porque si lo hacen, perderán las licencias que les permiten funcionar. Podrían enfrentar multas o incluso prisión».

¿Quiénes son y qué quieren saber?

Cuando se le preguntó qué agencias están más interesadas en los datos cripto de los usuarios, nuestra fuente reveló que «los informes se comparten con la FinCEN, el IRS, el FBI, varias agencias federales de aplicación de la ley. Esto abarca toda la gama«.

no se trata solo de las agencias de aplicación de la ley en Estados Unidos :

«Es  EE.UU., China, Japón, Rusia, el Reino Unido, otros, estoy seguro; depende de dónde estés ubicado. Pero casi todas las potencias mundiales tienen métodos legales para revisar los datos centralizados de los usuarios».

Nuestra fuente también reveló que la información solicitada es bastante sólida. Las agencias quieren saber:

«Qué monedas tienes, con qué frecuencia haces trading, la fuente inicial de los fondos utilizados para comprar criptos, la cantidad de beneficios que has obtenido en un cierto período de tiempo. Pueden pedirlo todo, y lo hacen. También llevan un registro de a dónde se envían tus monedas una vez que salen de la custodia centralizada. Así que si guardas tus monedas en un refrigerador, hay una buena posibilidad de que alguna oficina en uno o más gobiernos del mundo sea consciente de esa dirección de monedero. No importa dónde las muevas, si un exchange centralizado ha guardado alguna vez esas monedas, pueden rastrearte».

¿Te están vigilando?

Entonces, ¿cómo puedes saber si eres una de las personas que ha sido (o está siendo) vigilada por una agencia del gobierno? Esa es una pregunta inquietantemente simple de responder, dice nuestra fuente: «Si alguna vez has llenado información AML, hay una buena posibilidad de que los datos hayan sido solicitados por alguien. El monitoreo de usuarios cripto es el objetivo de AML y KYC. ¿Por qué cree que los lugares recogen esta información al registrarse? Están siendo vigilados».

Aunque los servicios no pueden informar legalmente a sus usuarios de que han presentado informes de actividad, al parecer hay señales que la gente puede vigilar:

«Cuentas o fondos congelados». Si has tenido problemas de acceso que te han impedido entrar a tu cuenta. Cualquier cosa así probablemente significa que has sido objeto de un informe de actividad sospechosa sin tu conocimiento. O una entidad gubernamental puede haber solicitado información sobre ti o tus fondos, en cuyo caso no se te permitirá avanzar hasta que tu revisión esté completa».

¿Puedes evitar la vigilancia?

Los participantes de la blockchain se manejan en una industria construida en gran medida sobre los ideales de la soberanía individual y la privacidad personal. Hay numerosos proyectos en el espacio que están trabajando para construir variantes descentralizadas de las populares ofertas de servicios de criptos. Cuando se trata de evitar las demandas de los gobiernos para vigilar en todo el mundo, nuestra fuente fue clara:

“Los exchanges descentralizados y las monedas de privacidad son la única respuesta que conozco. Usa los servicios centralizados bajo tu propio riesgo«.

No dejes de leer: