NEM Ventures invierte en Sharpshark, una solución para proteger copyrights con blockchain

NEM Ventures, el brazo de capital de riesgo e inversión del ecosistema blockchain de NEM, ha hecho una inversión estratégica en SharpShark, una solución de “timestamping” impulsada por blockchain que tiene por objetivo proteger los derechos de autor de creadores, a la vez que permite la transferencia y tokenización de propiedad intelectual, y el auto-monitoreo de violaciones.  Así lo informó a Cointelegraph en Español, la co-fundadora y CEO de SharpShark, Sasha Ivanova.

Sobre esta inversión, Kailin O’Donnell, cofundador y socio General de NEM Ventures, comentó: «Las soluciones de timestamping existentes se han quedado cortas y los depósitos de copyright son extremadamente costosos. El servicio de timestamping digital de SharpShark registra las obras de arte, con el objetivo de proteger los derechos morales de los creadores de sus obras mediante la detección del plagio y la violación de los derechos de autor. Creemos que todos los creadores deben tener un control total sobre sus creaciones, y estamos alineados con la misión de SharpShark de crear una solución justa y equitativa para proteger la propiedad intelectual».

Sasha Ivanova, el contó a Cointelegraph en Español, que SharpShark está construido sobre Symbol (de NEM), y proporciona una solución descentralizada para proteger los derechos de autor de texto e imagen, mediante la marca de tiempo, el ahorro en su totalidad, y la tokenización de propiedad intelectual. SharpShark está diseñado para creadores que van desde escritores, académicos y periodistas hasta fotógrafos, artistas y diseñadores. “La solución publica la firma digital del texto y las imágenes en la cadena de bloques de Symbol junto con los datos del autor para demostrar la autoría, siempre de acuerdo con la política de GDPR. Los datos se almacenan entonces en una forma inmutable”, detalló

SharpShark tiene un conjunto de posibles casos de uso que abarcan los medios de comunicación, el mundo académico y las plataformas de contenido generado por el usuario. Los escritores y periodistas pueden detectar el plagio, prevenir las violaciones de los derechos de autor y generar una cartera de su propiedad intelectual. Esto permitiría a los medios de comunicación monetizar el contenido combinando la detección del plagio y el sellado de tiempo en una solución unificada. Además, los académicos tendrían la capacidad de eliminar la mala conducta académica y establecer una prioridad de los hallazgos. Por otra parte, creativos como fotógrafos, artistas y diseñadores podrían utilizar SharpShark para demostrar la autoría y hacer un seguimiento efectivo de sus creaciones en un espacio consolidado.

SharpShark fue co-fundada entre Sasha Ivanova y Valeriia Panina. Hasta la fecha, SharpShark ha probado su solución con Cispren, un sindicato de periodistas en Córdoba (Argentina), y el proyecto participa actualmente en el programa de aceleración de Start-Up Chile Seed.

Ivanova comentó: «Como miembros de larga data de la comunidad de blockchain, hemos seguido el proyecto NEM durante años, y la cadena de bloques Symbol se adapta perfectamente a la gestión de la propiedad intelectual. Symbol tiene una arquitectura en capas que permite la confianza, y la optimización del rendimiento, que era un ajuste natural para nuestra solución. Nos entusiasma trabajar con el equipo de NEM Ventures para seguir desarrollando nuestro producto, con el objetivo de que la protección de los derechos de autor y la propiedad intelectual sea más accesible y equitativa».

Sobre NEM y NEM Ventures

Como el brazo de capital de riesgo e inversión del ecosistema blockchain de NEM, NEM Ventures promueve el crecimiento de la tecnología NEM a través de la inversión estratégica en proyectos significativos de alta tecnología. Symbol es una actualización del protocolo de la cadena de bloques de NEM, que se lanzará a finales de este año.

Valeriia Panina, co-fundadora y diseñadora de Producto de SharpShark, concluyó: «Desafortunadamente, las actuales leyes de derechos de autor están obsoletas e ineficaces. De hecho, el Convenio de Berna para la Protección de las Obras Literarias y Artísticas fue aprobado hace 134 años, con las últimas modificaciones realizadas en 1971. Actualmente, el símbolo de copyright (©) no hace ninguna diferencia, ¡pero debería! Nuestra solución se dirige a la era digital, en un momento en el que una actualización de las leyes de propiedad intelectual es primordial».

Te puede interesar: