Los NFT y el arte cripto pueden magnificar la verdad de nuestra realidad sin censurarla

A principios de este mes, la casa de subastas Christie’s anunció la venta de un retrato digital del código de Bitcoin por más de USD 130,000 cuando el primer precio estimado era entre USD 12,000 y USD 18,000. Fue la primera vez que un token no fungible era subastado en una de las principales casas de subastas de arte tradicional.

Uno de los últimos eventos, Bridge to Metaverse, presentado por Snark.art, mostró obras de arte tokenizadas de artistas contemporáneos tanto establecidos como emergentes. Una exposición colectiva trajo a los principales artistas de nuestro tiempo, los Kabakov, Kendell Geers, AES+F, Recycle Group y otros, al espacio blockchain, y una serie de paneles de discusión funcionaron como un puente entre el mundo del arte tradicional y el arte blockchain con sus propios sistemas de distribución.

Una crítica al mercado del arte cripto ha sido la ingenuidad percibida en las obras. Aunque las personas se han distraído con la aparición de los memes y los CryptoKitties, también hay algunos artistas serios que han hecho sentir su presencia en el mundo cripto.

La posición tradicional de las artes ha sido un comentario sobre el estado actual de las cosas. Una forma de criticar subversivamente y, al mismo tiempo, de magnificar la verdad de lo que estamos viviendo.

Esto encaja perfectamente con la aparición del anonimato de la tecnología Blockchain en el nuevo clima de ser constantemente rastreado por nuestros aparatos de uso cotidiano.

¿Los artistas emergentes en el nuevo campo del arte cripto se verán influenciados por los artistas tradicionales al llevar sus obras al espacio compartido de la blockchain? Con fuertes voces que plantean cuestiones políticas, raciales, de género y desigualdad, su afluencia en estos tiempos contemporáneos puede crear un cambio en la forma en la que el arte es creado, coleccionado y visto.

El mercado del arte tradicional trae consigo no sólo a los artistas, sino también a los galeristas y curadores, que naturalmente también se sienten atraídos por los mercados en expansión. De hecho, ya estamos viendo un movimiento hacia formas más clásicas de compra, con el Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles comprando obras de artistas para exhibirlas en su propia colección permanente.

Por supuesto, esto también abrirá la puerta al Arte Cripto de Basilea, Bienal y otros eventos curados cuyas obras de arte cripto romperán records de ventas en Christie’s o en Sotheby’s.

Dentro de 50 años, esos primeros NFT de obras de arte de artistas mundialmente aclamados podrían llegar a ser muy valiosos, algo similar a lo que paso con las primeras animaciones de John Whitney, el padre de la animación por computadora, que creó el primer arte animado en su computadora por allá en 1960.

Los artistas contemporáneos serios reflejan e incluso magnifican la verdad de nuestra realidad sin censurarla. En el mundo político actual, un matrimonio entre los artistas establecidos y el arte cripto sin censura es virtualmente la pareja perfecta.

Misha Libman, co-fundador de Snark.art, ciertamente cree que esto es un reto, no para asumir sino también para disfrutar, y afirmó que:

«Si bien muchas industrias creativas como la cinematografiara, la musical y la editorial han comenzado su transición al universo digital desde hace muchos años, la incapacidad de establecer una escasez digital para el arte ha mantenido el mercado artístico de USD 60 mil millones en el ámbito físico. La tecnología Blockchain no sólo ofrece la posibilidad de establecer escasez para el contenido digital, sino que también tiene el potencial de desbloquear otros mecanismos sociales emocionantes con los que los artistas pueden experimentar, al tiempo que llegan directamente a nuevas audiencias mundiales sin necesidad de cruzar las fronteras físicas y otras barreras».

Por lo tanto, ¿está el público del arte cripto listo para ser desafiado con declaraciones serias de cambio hacia la digitalización? Especialmente porque los artistas establecidos ahora se encuentran con un nuevo medio tecnológico y una forma de llegar a audiencias que nunca antes habían tenido.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son solo del autor y no necesariamente reflejan o representan los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Alexandra Luzan es una estudiante de doctorado que investiga la conexión entre las nuevas tecnologías y el arte en la Universidad Ca’ Foscari en Venecia. Durante aproximadamente una década, Alexandra ha estado organizando conferencias tecnológicas y otros eventos en Europa dedicados a la tecnología Blockchain y la inteligencia artificial. Ella está igualmente interesada en la relación entre la tecnología Blockchain y el arte.

Sigue leyendo: