Los datos de Cambridge y la AIE muestran que el uso de carbono por parte de Bitcoin alcanzó su punto máximo el año pasado

Según datos públicos del University of Cambridge Centre for Alternative Finance y el  International Energy Agency  (IEA), la intensidad de las emisiones de carbono de Bitcoin (BTC) podría haber alcanzado ya su punto máximo.

El impacto medioambiental del uso de la electricidad de Bitcoin es uno de los temas favoritos de sus críticos y de los periodistas especializados en criptomonedas. Pero teniendo en cuenta los datos disponibles, Hass McCook, ingeniero profesional jubilado, considera que las emisiones de carbono de Bitcoin «ya han alcanzado su punto máximo hace unos meses».

McCook desmenuzó los datos y defendió esa conclusión en un post invitado en la página web de Bitcoin Magazine el viernes:

«De lo anterior se desprende que las emisiones de Bitcoin alcanzaron su punto máximo hace unos meses y, afortunadamente, con la prohibición de la minería de Bitcoin en China, ha iniciado su agresiva marcha hacia las emisiones cero. Se espera que, en el peor de los casos, las emisiones de Bitcoin en cinco años sean menos de un tercio de sus emisiones actuales, y en 10 años, Bitcoin no emitirá nada en absoluto».

La infraestructura de minería de Bitcoin de BitAll se ha creado en los últimos 12 años, lo que da a los mineros la «ventaja del segundo motor» para disponer de la tecnología verde más reciente y sostenible para la electricidad de la minería de bitcoin.

Los datos del Cambridge Bitcoin Electricity Consumption Index sugieren que la minería de Bitcoin a nivel mundial tiene una «intensidad de red» (emisiones de carbono por unidad de electricidad consumida) más limpia que la media de toda la red eléctrica mundial. La media mundial es de 463 gramos de CO2 emitidos por kilovatio hora. Los mineros de Bitcoin emiten una media de 418 gramos.

Mientras tanto, la intensidad de la red mundial alcanzó su punto máximo en algún momento del año pasado, si la economía energética se mantiene en la línea de las proyecciones para 2021 y años posteriores, según datos de la IEA.

Por su diseño, los ordenadores que ejecutan Bitcoin Core para validar y colocar nuevos bloques en la Blockchain de Bitcoin están obligados a utilizar algo de electricidad para adivinar correctamente la entrada de un hash cifrado SHA-256.

SHA-256 (abreviatura de Secure Hashing Algorithm) es una función hash unidireccional publicada por la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. en 2001, y una parte integral de la arquitectura de diseño de Bitcoin. Los ordenadores comprueban la conjetura introduciéndola en el algoritmo y viendo si coincide con el hash del bloque anterior. El primer nodo que adivina el hash correctamente consigue colocar el siguiente bloque de transacciones y premia al minero de Bitcoin con unidades de BTC recién creados.

Este mecanismo de prueba de trabajo, o PoW, califica a los nodos para participar en la red obligando a los mineros a aventurar los costes de electricidad, y arriesgarse a perder sus costes de operación sin beneficio alguno si su ordenador intenta engañar las reglas de la red.

Algunos críticos de Bitcoin, e incluso sus defensores, afirman que su consumo de energía supone un riesgo para el medio ambiente y puede contribuir al calentamiento global provocado por el hombre. Elon Musk, consejero delegado de Tesla, hizo temblar el precio de Bitcoin este año al anunciar que el fabricante de coches eléctricos aceptaría BTC para los Teslas, y luego se echó atrás.

Musk dijo que Tesla empezaría a aceptar Bitcoin de nuevo cuando se confirmara razonablemente que el 50% del uso de energía de los mineros procede de fuentes de «energía limpia».

McCook dice que la mayoría de las afirmaciones sobre las emisiones de Bitcoin son exageradas:

«Una de las afirmaciones más desacreditadas, pero todavía ampliamente referenciadas por la ‘academia’, es que Bitcoin aumentará por sí solo la temperatura del planeta en 2 grados centígrados».

Un informe de la encuesta del Consejo de Minería de Bitcoin, publicado esta semana, estima un 56% de energía sostenible para el segundo trimestre de 2021 en las operaciones de minería de Bitcoin a nivel mundial, basándose en las respuestas de los encuestados.

Sigue leyendo: