Los Creadores de Mercado Automatizados (AMM) están muertos

Miles de millones de dólares han fluido hacia los protocolos de exchanges descentralizados basados en el modelo de Creadores de Mercado Automatizados (AMM, por sus siglas en inglés), que potencian los efectos de red incentivando la liquidez con tokens de proyectos, creando así un ecosistema autónomo de operadores y generadores de rendimientos.

Este mecanismo ha permitido que los exchanges descentralizados (DEX) compitan por primera vez con sus homólogos centralizados, como Coinbase, que pueden permitirse utilizar dinero en efectivo de su balance para pagar la adquisición de usuarios (por ejemplo, a través de bonificaciones por inscripción y recomendación). Como resultado, los AMM han sido aclamados como la piedra angular de las finanzas descentralizadas (DeFi, por sus siglas en inglés), generando múltiples permutaciones y desencadenando la tendencia del Yield-Farming que ha ayudado a atraer miles de millones de dólares a los contratos inteligentes.

Relacionado: El ascenso de los robots DEX: Los AMM impulsan una revolución industrial en el trading

Pero debajo de esta base supuestamente sólida de este modelo DEX hay un pequeño y sucio secreto que podría ser su desaparición.

La caída de los AMM

Los AMM reducen el mecanismo de creación de mercado para los criptoactivos al modelo financiero más primitivo y simple posible: Dos grupos de liquidez están acoplados a un tipo de cambio que se ajusta de forma natural en función de la demanda relativa, casi como un antiguo comerciante que se sitúa entre dos montones de grano y judías, intercambiando uno por otro a petición.

La pura ineficacia de este modelo hace que los mayores beneficiarios no sean los proveedores de liquidez ni los operadores que utilizan la red, sino quienes hacen arbjitraje:

Los operadores sufren las elevadas tasas de gas y la mala ejecución. Los AMM están aislados unos de otros y tienen poca o ninguna interoperabilidad, lo que obliga a los operadores que buscan una gran liquidez a desplegar sus fondos en diferentes protocolos y Blockchains o a sufrir desviaciones y ejecuciones parciales.

Los proveedores de liquidez venden pasivamente tokens con tipos de cambio al alza y compran tokens con tipos a la baja, lo que genera pérdidas impermanentes cuando el valor de un activo digital cae después de haber sido comprado a un vendedor antes de ser vendido a un comprador. Así que, a diferencia de los creadores de mercado activos en los libros de órdenes de los exchanges, pueden perder con los movimientos regulares del mercado.

Los arbitrajistas, por su parte, pueden lanzarse a comprar activos baratos hasta que el pool tenga un precio correcto.

Los desarrolladores han intentado solucionar estos problemas, ajustando los parámetros e introduciendo nuevas funciones, como el seguro de pérdidas impermanentes y las interfaces de terceros para gestionar las operaciones. Sin embargo, su éxito ha sido limitado. La pérdida impermanente está incorporada: no puede eliminarse por completo, sino que se transmite a otros participantes del protocolo que gestionan el riesgo compartiendo ganancias y pérdidas.

Al final, la única forma de garantizar que los proveedores de liquidez en los MMA sean siempre rentables es contrarrestar las pérdidas con fuertes incentivos en forma de tokens de nueva creación.

Cuando los compradores desaparecen al terminar la ola de especulación en torno a un nuevo proyecto, la inevitable presión de venta hace bajar los precios de los tokens, lo que hace que los proveedores de liquidez se retiren y pasen a otros protocolos más rentables y recién lanzados. Cualquiera que quede en posesión de un token de gobernanza es probable que sólo vote para obtener el máximo beneficio financiero a corto plazo, en detrimento del protocolo.

Relacionado: El Yield Farming es una moda, pero las DeFi prometen cambiar la forma en que interactuamos con el dinero

El auge del middleware

A medida que pasa el tiempo, el modelo AMM se ve amenazado por otra limitación intrínseca de la blockchain: la falta de interoperabilidad.

La actividad de rendimiento estimulada por los incentivos de los tokens está superando la escalabilidad de las Blockchain subyacentes. Esto eleva las comisiones y retrasa las transacciones, lo que lleva a los proveedores de liquidez a las AMM que operan en nuevas sidechains, capa dos y capa uno de próxima generación.

Sin embargo, cada nueva blockchain es una isla. Mover fondos entre cadenas, especialmente entre las aisladas de capa dos, puede significar verse obligado a viajar de vuelta a la patria de la capa uno original, y luego dar otro salto hasta el destino final. Por el camino, lo obtenido por quienes participan en el Yield Farming se ven mermadas por las comisiones en las Blockchains subyacente y se retrasan por las largas colas de embarque, por no mencionar el dolor de cabeza que supone hacer un seguimiento de los fondos en diferentes lugares.

Relacionado: Los traders profesionales necesitan un mar de criptomonedas global, no cientos de lagos

En este futuro multicadena que está amaneciendo rápidamente, las cadenas de middleware tienen una gran oportunidad de convertirse en el primer puerto de escala para la liquidez.

El middleware interoperable puede interactuar de forma fiable con diferentes cadenas para buscar las rutas de negociación más eficientes a través de múltiples fuentes de liquidez, ya sea de los pools de Uniswap o de los DEX de libro de órdenes con límite central como Serum. De este modo, toda la diversión de la feria -los mismos paseos y atracciones de las cadenas de primer nivel- puede estar disponible, pero sin los retrasos en las transacciones, las altas comisiones y los silos de interoperabilidad. Para el usuario final, los protocolos o plataformas subyacentes que proporcionan la liquidez simplemente se abstraen a través de una única interfaz de usuario, de forma similar a como se abstraen los estándares criptográficos como «HTTPS» en Internet.

Relacionado: ¿Se acerca el espacio de las criptomonedas a su «momento Netscape»?

Tokenomics centrados en el usuario

Sin ninguna de las limitaciones intrínsecas de los AMM, las cadenas de middleware de segunda capa están mejor posicionadas para acumular valor y crear criptoeconomías sostenibles que recompensen a todos los usuarios.

Esto significa ir más allá de las estructuras de incentivos que impulsan las blockchains de capa uno, más allá de los tokens de «utility» y «security» de 2017, y más allá de los tokens de gobernanza de DeFi.

Relacionado: La vida más allá de Ethereum: Lo que las Blockchain de capa uno están aportando a DeFi

Se necesitan nuevos modelos tokenomics que no solo recompensen a los proveedores de liquidez y a los validadores, sino que incentiven a todos los usuarios de una red para que generen un verdadero valor de red a largo plazo. Con esto en marcha, no sólo los operadores acudirán al middleware para ahorrar en comisiones y obtener la mejor ejecución, sino que los desarrolladores les seguirán para construir aplicaciones DeFi que puedan aprovechar directamente la eficiencia de la capa dos, y los proveedores de liquidez acudirán para obtener la compensación más lucrativa.

De repente, las guerras de liquidez que se libran entre los AMM en las cadenas subyacentes se librarán en un nuevo campo de batalla.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Todo movimiento de inversión y comercio implica un riesgo, y los lectores deben realizar su propia investigación a la hora de tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son únicamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Sigue leyendo:

Anthony Foy es el CEO y cofundador de Qredo Ltd, donde dirige el desarrollo de la infraestructura de gestión de activos digitales descentralizados de Qredo. Foy es un veterano del mundo digital con más de 20 años de experiencia en la creación de empresas tecnológicas de vanguardia respaldadas por sociedades de capital riesgo. Su primera empresa fue adquirida por IBM seis meses después de su salida a bolsa, y luego se unió al equipo fundador de BroadBase Software, que pasó de 0 a 125 millones de dólares de ingresos en dos años antes de salir a bolsa.