Los accionistas chinos no quieren compartir sus datos personales con las blockchains del gobierno

Los gobiernos locales chinos enfrentan dificultades al implementar aplicaciones blockchain debido a la falta de voluntad de las partes interesadas para compartir datos de propiedad privada, según un informe local del 10 de junio.

Los datos son el rey

Según la investigación, hay más de 30 gobiernos locales relacionados que están adquiriendo tecnología blockchain. Su objetivo es aprovechar blockchain para construir plataformas de gestión que mejoren las capacidades administrativas locales y de gobernanza social.

Algunos de estos proyectos se han visto obligados a cerrar en menos de dos años, según las noticias debido a la falta de datos de respaldo. ¿La razón? Muchas partes interesadas se niegan a compartir sus datos personales.

Zhang Desheng, un miembro del personal que participó en un proyecto de blockchain del gobierno local, declaró que:

“Debido a que no había un marco político claro, el personal del gobierno tuvo obstáculos en el proceso de comunicación con las partes interesadas. Los datos necesarios para la plataforma de administración de blockchain involucran a la banca local, seguros, telecomunicaciones y otros departamentos. Algunos departamentos estaban dispuestos a proporcionar datos, mientras que otros no.

Pagar por los datos

Yan Meng, vicepresidente del Instituto de Investigación de Activos Digitales de China, estuvo de acuerdo en que la «barrera de la información» ha traído grandes desafíos a la implementación de la tecnología blockchain.

Meng explicó que esta resistencia es problemática porque, para que estas Blockchains tengan éxito, los datos lo son todo. Él cree que ningún sector gubernamental ni empresas privadas estarían dispuestos a «donar» sus datos «gratis» y luego poner estos datos en una cadena donde todos puedan verlos. Sugirió que se debe pagar a los propietarios de datos cuando se soliciten sus datos.

Como Cointelegraph informó anteriormente, Hoskinson creía que las personas ya tenían suficientes instituciones del viejo mundo que controlaban sus cuentas financieras, datos e identidad.

Sigue leyendo: