Law Decoded: observaciones finales sobre el futuro de las leyes de criptomonedas, 5 de marzo

Nota del editor

Damas y caballeros, es agridulce darles la bienvenida a la última entrega de Law Decoded, al menos con su servidor al frente. Aunque es posible que alguien más retome este boletín en algún momento, no hay planes para hacerlo por ahora.

Aprovechando las gafas de color de rosa o tal vez las gafas de graduación que están en efecto para este boletín final, voy a sacudir el formato. Mientras que la semana pasada Law Decoded se centró en algunas historias de larga data en el ámbito de las criptomonedas, esta semana he querido ponerme en tema.

Como ya no voy a guiarte a través de los cambios semanales en las leyes relacionadas con criptomonedas, quería darte una idea de cómo veo el panorama general. Hay un montón de leyes importantes en movimiento y tribunales en sesión, pero voy a alejarme de ellas para presentarte lo que considero que son los tres temas a observar en materia de leyes de criptomonedas. Estas son también predicciones y opiniones, así que ten en cuenta que son mías, no de Cointelegraph en general. Y, como siempre ocurre con el futuro, podría estar muy equivocado.

Certeza y valores

Predicción: el papel de los reguladores de valores, especialmente la SEC, seguirá determinando el destino de las nuevas emisiones de tokens. Y, puede que tarde un poco, pero la SEC y otros reguladores de valores van a empezar a ir tras algunos proyectos de DeFi, aunque no por todos, tan pronto como sepan cómo hacerlo.

Situación: las acciones legales de alto perfil contra empresas como Telegram, block.one y Ripple han asustado a muchos posibles emisores de tokens fuera del mercado. Menos dramáticos que estas medidas drásticas han sido los discretos y tímidos éxitos. Desarrolladores como la Fundación Filecoin y Blockstack parecen haber encontrado formas no sólo de recaudar dinero para desarrollar tokens de acuerdo con las exenciones de la SEC, sino también de descentralizar esos tokens hasta el punto de que la SEC, por ahora, no ha intervenido cuando esas empresas dejaron de presentar declaraciones de registro para esos tokens.

Formalizar el proceso de descentralización de los tokens ayudará enormemente a los nuevos desarrolladores, ya sea clasificando los tokens en el estatuto o adoptando un puerto seguro al estilo de Hester Peirce. Es probable que el presidente en funciones, Gary Gensler, no consienta la emisión de valores disfrazados de tokens descentralizados. No veremos otro 2017. Sin embargo, siendo optimistas, Gensler está claramente interesado en formalizar el mercado, lo que significa reglas de juego claras.

Mientras tanto, empresas de capital abierto como Square, Tesla y Microstrategy se están convirtiendo cada vez más en medios oblicuos para que los inversores bursátiles se expongan a los movimientos del precio de Bitcoin. Los ETF de BTC en Canadá y el gran interés del mercado en Estados Unidos significan que es sólo cuestión de tiempo antes de que la SEC dé luz verde a uno en Estados Unidos. Poco a poco, la tokenización de los valores continúa.

¿En cuanto a DeFi? La comisión pasará años resolviendo eso. Preveo, con poca confianza y la esperanza de equivocarme, que habrá intentos de responsabilizar legalmente a los programadores por el código de un protocolo de DeFi.

La riqueza de las CBDC

Predicción: Las monedas digitales emitidas por bancos centrales van seguir avanzando. Algunas se lanzarán más rápido que otras, pero las que tengan una importancia real como mecanismos de pago entre pares tardarán mucho más, si es que llegan a existir. La tecnología del libro mayor distribuido tendrá que mejorar mucho si va a desempeñar algún papel en esta transformación, y no estoy seguro de que lo haga.

Situación: Las CBDC han estado en un segundo plano desde hace ya algún tiempo. Para los defensores de las criptomonedas, eran un caso de uso hipotético. Para las autoridades monetarias, eran una jerga tecnológica innecesaria. El interés aumentó y disminuyó en varios momentos, y la participación de los gigantes tecnológicos en los pagos digitales añadió breves momentos de presión a los bancos centrales para que actualizaran sus sistemas de antañó. Pero esos momentos desaparecen.

Sin embargo, la pandemia de COVID-19 puso de manifiesto la endeblez de los rieles de pago existentes de una manera que todo el mundo pudo ver. La necesidad de hacer llegar el dinero a los ciudadanos junto con el súbito temor a la propagación de la enfermedad a través del contacto personal y, sobre todo, el contaminar el efectivo, hicieron que el concepto de las CBDC pasara a ocupar el primer lugar en la agenda de muchos de los bancos centrales más grandes del mundo.

El desarrollo de las CBDC va a seguir siendo un tema de conversación muy importante y abordado en el futuro inmediato. Sin embargo, está plagado de ideas erróneas y presunciones no confirmadas. Ninguna de las cinco grandes potencias monetarias (los emisores del dólar, el euro, el yen, el yuan y la libra esterlina) se ha comprometido con las características específicas de su futura digitalización, ni siquiera con el hecho de que vayan a lanzarla. ¿Serán las CBDC instrumentos al portador? ¿Qué grado de anonimato tendrán? ¿Dónde irán los datos de las transacciones? ¿Serán accesibles para los bancos, las empresas, los ciudadanos o el mundo entero? ¿Funcionarán con tecnología de libro mayor distribuido?

La gente es sensible a cualquier cambio en su dinero. Si alguna vez llega al mercado una verdadera moneda autónoma, lo hará lentamente. De esas cinco monedas principales, el yuan chino es la que más se ha «digitalizado», lo que ha captado la atención del mundo de las criptomonedas. Pero, según todas las apariencias, esa moneda no tiene ninguno de los rasgos distintivos de lo que el mundo de las criptomonedas profesa querer ver. El yuan digital parece estar diseñado para ser otra aplicación de pago de terceros, excepto que el gobierno chino es dicho tercero.

Las CBDC serán una tendencia interesante en los próximos años. Pero no contengas la respiración. El recuerdo del público de no recibir sus cheques durante meses se desvanecerá a medida que la pandemia disminuya. Y con ello, también lo hará la presión política.

Todo gira en torno al lavado de dinero

Predicción: las normas inteligentes contra el lavado de dinero son buenas para el mundo. Los próximos años de ALD pueden no ser buenos para las criptomonedas. Las economías más grandes han intentado prohibir las criptomonedas por completo o han dado grandes pasos para deponer las puertas de entrada de dinero fiduciario, es decir, los exchanges. El sector de las criptomonedas lo ha aceptado en gran medida. Pero las próximas normas van a ser más invasivas.

Situación: En su tan repetida historia de origen, Bitcoin surgió cuando el sistema financiero mundial se estaba desmoronando. El momento en que Satoshi impulsó un medio para alejar el poder de las autoridades monetarias y de los financieros fue perfecto.

Por otro lado, en la década posterior se prestó más atención a todas las formas diabólicas en que los poderosos y los corruptos han acumulado ganancias ilícitas en todo el mundo, utilizando instrumentos financieros. En la década de 2010 se produjeron sucesivas oleadas de filtraciones masivas de finanzas sucias y negocios en el extranjero, y esto ocurrió después de que la «Guerra contra el Terror» de EE.UU. ampliara la autoridad para perseguir los flujos financieros en nombre de la lucha contra la financiación del terrorismo.

En respuesta a, por ejemplo, los Papeles de Panamá, el público reaccionó con indignación, y tenían motivos para hacerlo. Los legisladores responsables se propusieron, con razón, reducir el lavado de dinero interjurisdiccional. Y las criptomonedas se incluyeron en estos cambios masivos de políticas y paquetes legislativos, a pesar de que nunca se acercaron a UBS o Mossack Fonseca o al mercado inmobiliario de Vancouver como vehículo para el lavado de dinero.

Pero aunque no es justo calificar a Bitcoin como un mecanismo para lavar dinero, es obvio que la falta de KYC ha sido extremadamente lucrativa para una serie de actores malintencionados en el mundo de las criptomonedas. Esto es especialmente cierto para los exchanges. Fueron los Paradise Papers los que expusieron que BitFinex y Tether estaban dirigidos por las mismas personas, un hecho que claramente preferirían haber mantenido en secreto. Fue sólo cuando Malta estaba tratando de poner su registro corporativo en orden con las expectativas de la UE que sacó a la luz a Binance por mentir sobre su registro en la isla. Eso sin mencionar la imprudencia de los ejecutivos de BitMEX.

Mientras la UE despliega la AMLD5, y los EE.UU. comienzan a exigir los nombres de los propietarios de las empresas registradas de forma anónima, el mundo de las criptomonedas ya ha cambiado su línea de partido. Cada vez son menos las voces del sector que abogan por un Bitcoin totalmente ajeno a la ley, probablemente porque muchos de estos grandes actores y, sobre todo, los exchanges se benefician replicando los pecados del mundo financiero tradicional. Hablando en términos generales, el consenso ha sido centrar las responsabilidades legales, como el conozca a su cliente, en las pasarelas fiat. Esto es lo que actualmente pide el Grupo de Acción Financiera Internacional, así que, en cierto modo, se trata de aceptar lo inevitable.

A medida que los gobiernos se han ido sintiendo más cómodos con la gestión de los exchanges, se han producido presiones para ir más allá. El más famoso es el intento del Tesoro de EE.UU. de obtener información sobre las transacciones entre los exchanges y las billeteras de auto-custodia. Esas leyes aún están en proceso y, siendo pesimistas, algunas se van a quedar.

No preveo que los gobiernos tengan ningún poder sobre las transacciones entre pares en, por ejemplo, la red Bitcoin, a menos que haya habido algún error importante por parte del propietario de la billetera. Pero, siendo pesimista, me imagino un mundo de listas blancas y listas negras, en el que cada vez es más difícil moverse entre el dinero fiduciario y las criptomonedas sin dar todo tipo de información de identificación personal por el camino. No es lo que yo llamaría probable, al menos no durante varios años, pero no es algo imposible.

Sigue leyendo: