Law Decoded: la guardia cambia, y con ella, los tuits, del 8 al 15 de enero

Todos los viernes, Law Decoded ofrece un análisis de las historias más importantes de la semana en los ámbitos de política, regulación y leyes.

Nota del editor

Guardias Nacionales armados están construyendo perímetros concéntricos de barricadas negras alrededor del Capitolio de EE.UU. y todo su vecindario de edificios federales en preparación para la toma de posesión de Biden y las protestas en su contra el miércoles. Lo que inspira un déjà vu, ya sea de la semana pasada o del verano pasado.

Por mucho que se diga que la historia se repite, el presente parece estar atascado en su propio bucle. ¿Recuerdan que el Law Decoded de la semana pasada era sobre todo acerca de la entrega del poder presidencial en los EE.UU.? Este también va a ser sobre eso. Disculpame; yo también espero que esto deje de acaparar todas las noticias.

En la misma línea, las principales historias de hoy van a presentar un elenco de personajes inquietantemente parecidos a los de la semana pasada. Si sirve de ayuda, su papel principal en la trama de hoy es que están a punto de cambiar.

Vigila la plataforma

Una consecuencia de la violencia de la semana pasada en el Capitolio de EE.UU. fue el bloqueo de las cuentas de Facebook y Twitter del Presidente Trump. El CEO de Twitter y Square, Jack Dorsey, escribió un extenso hilo sobre la decisión anoche, apuntando a lo que muchos ven como el gran punto del actual dilema tecnológico. Las plataformas toman sus propias decisiones en un mercado libre, pero los consumidores tienen poca libertad de elección entre los proveedores cuando un pequeño grupo de grandes empresas actúan en conjunto.

Facebook y Twitter procedieron a purgar una serie de cuentas de ultraderecha, una decisión que sin duda pueden tomar, por ley. Muchas de esas cuentas migraron a canales encriptados como Telegram y Signal, que vieron una ola de mala prensa atacándolos por fomentar el extremismo. Un bloqueo combinado de Apple, Google y Amazon Web Services parece haber estrangulado completamente a Parler, que era un conocido lugar de reunión en línea para los nacionalistas blancos. Y no son sólo las redes sociales. Stripe, PayPal y Square anunciaron que cortarían los pagos a las organizaciones conectadas a las manifestaciones de la semana pasada. Antes de la inauguración del miércoles, AirBNB cerró los alquileres en el área de D.C. después de conversaciones con la oficina del alcalde, con un número de hoteles locales uniéndose a ellos.

Permítanme ser claro: no tengo paciencia para el «dejen de robar», QAnon, ni para los Proud Boys y toda la constelación de grupos de supremacía blanca que los rodean. Como residente de D.C., tampoco quiero a estos manifestantes aquí. Pero estos son algunos métodos problemáticos. Incluso Reporteros Sin Fronteras, que ciertamente no son fans de Trump, pidieron más controles democráticos frente a estas restricciones tomadas por diferentes plataformas.

Mientras que estas empresas tienen rienda suelta para vigilar el contenido en sus plataformas, los políticos no siempre tienen que aprobar leyes para presionar e incluso delegar empresas privadas para que hagan sus ofertas, que es más una preocupación de la Primera Enmienda. Los republicanos y demócratas en la Oficina Federal han pasado los últimos años amenazando a los gigantes de los redes sociales para hacer que se comporten. Con los demócratas ganando el Senado por poco la semana pasada, la reciente eliminación del Trumpismo puede deberse más a la auto preservación que al despertar moral. Todo esto me hace sentir profundamente incómodo.

El intento de insurrección de la semana pasada estaba indudablemente más allá de los límites de la libertad de expresión. Las autoridades deben arrestar a los que asaltaron el Capitolio, especialmente a los que lo hicieron buscando cometer violencia contra los funcionarios electos. Twitter y Facebook hicieron bien al quitarle el megáfonoa Trump. Pero los EE.UU. se enfrentan a algunos peligrosos intercambios entre la libertad y la seguridad. La conclusión final de Dorsey es especialmente intrigante: si estas plataformas van a funcionar como plazas de una ciudad, deben ser descentralizadas para que no haya ningún individuo haciendo estas convocatorias. Pero no esperen que los legisladores esperen a que eso suceda antes de actuar.

Un regalo de despedida de Brian Brooks

Brian Brooks ha dejado el edificio, pero no antes de una última canción.

El último día de Brooks como jefe de la Oficina del Contralor de la Moneda, la OCC anunció que había concedido una carta nacional a Anchorage.

Los servicios financieros basados en la criptomonedas y orientados al cumplimiento regulatorio en los Estados Unidos han dependido históricamente de las licencias de los negocios de servicios monetarios estatales. La OCC, el regulador de los bancos nacionales, ha coqueteado durante mucho tiempo con un medio para ampliar ese acceso a más firmas de tecnología de punta que pueden ser libres de los depósitos tradicionales, liberándolas de los requisitos de la FDIC que tienen los bancos comunes, pero autorizándolas a operar en todo el país.

El concepto es una reinvención importante de lo que es exactamente la banca, y Anchorage es el primer receptor. Aunque la idea se remonta a mucho antes de la época de Brooks, él es la figura más pro fintech y criptomonedas para liderar la OCC. En sólo siete meses como contralor interino, Brooks ha sido instrumental en una ráfaga de acciones para integrar las criptomonedas en el sistema financiero estadounidense.

El puesto de Brooks es, sin embargo, un puesto designado, con una nominación formal de Trump sólo después de las elecciones de noviembre. El Senado, ocupado con las travesuras del presidente saliente y viendo un cambio de mando en el horizonte, nunca programó la audiencia para la confirmación de Brooks.

La FinCEN retrocede

La Red de Control de Delitos Financieros del Tesoro (FinCEN) ha ampliado el plazo de su controvertida propuesta para exigir que los exchanges de criptomonedas compilen más datos sobre las billeteras de auto-custodia con las que realizan transacciones.

Esto no quiere decir que la ley haya sido cancelada. Ni mucho menos. Pero una de las preocupaciones centrales de la propuesta era el hecho de que daba sólo 15 días para realizar comentarios, días que caían en Navidad y Año Nuevo y llegaban inmediatamente antes de que una nueva administración llegara al poder.

La desaceleración se debió a una respuesta abrumadora de la industria cripto, que en promedio presentó unos 500 comentarios al día. La ventana ampliada pondrá cualquier decisión final sobre la propuesta en manos de la próxima administración. La formulación formaba parte de una sospecha general de la criptomonedas por parte del Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, quien, junto con muchos de los miembros del gabinete de Trump, estaba obsesionado con los flujos de capital incontrolados que salían de los Estados Unidos y, por consiguiente, veía las criptomonedas principalmente como una amenaza. Aunque es probable que la próxima administración establezca una norma basada en algunas de estas disposiciones, Yellen no tiene exactamente la misma tradición de agresividad internacional.

Sigue leyendo: