Las criptomonedas podrían acabar con las leyes obsoletas, según un experto en ciberseguridad

Las criptomonedas pueden hacer que algunas regulaciones antiguas se vuelvan obsoletas, según el criptoanarquista y experto de seguridad informática Pavol Luptak.

Según Luptak, «las criptomonedas o los cripto mercados pueden debilitar las leyes y regulaciones gubernamentales que son obsoletas para el siglo XXI digital»

«Puedo decir que la tecnología de la Edad Espacial nos ayudará a escapar del dominio de la Edad de Bronce. A pesar del hecho de que a los gobernantes no les gustará».

«Aunque pasamos una parte significativa de nuestras vidas en un mundo virtual online sin fronteras, todavía estamos tratando de hacer cumplir las leyes territoriales válidas para el mundo físico. No creo que tenga sentido desde una perspectiva a largo plazo», declaró.

El fin de los impuestos

Luptak también explicó que hoy en día cualquiera puede crear una firma offshore anónima en cualquier jurisdicción y utilizar criptoactivos anónimos en lugar de cuentas bancarias, por lo que las regulaciones bancarias tradicionales ya no son aplicables.

Debido a esto, cree que «las criptomonedas proporcionarán un nuevo refugio» y «podemos esperar optimizaciones fiscales masivas» como resultado de la nueva competencia fiscal. De hecho, cree que la propia fiscalidad está en peligro:

«Cuando mucha gente o compañías empiecen a usar criptomonedas auténticamente anónimas, la aplicación de los impuestos también será un desafío, tal vez incluso imposible.»

Los gobiernos son incapaces de regular a las empresas descentralizadas

Luptak señaló que cuando se utilizan versiones descentralizadas de servicios como Uber o Airbnb con transacciones anónimas en criptos, puede resultar imposible aplicar las mismas normas que se aplican a sus homólogos centralizados. 

En general, espera que en el futuro también surja una aplicación móvil de economía compartida universal que permita eludir el control gubernamental o los impuestos. Esas soluciones no podrían ser eliminadas por las autoridades:

«Puede tratarse de una solución totalmente descentralizada que sea imposible de eliminar por parte del gobierno con el uso de criptomonedas anónimas, aplicaciones descentralizadas o incluso respaldadas por personas jurídicas descentralizadas».

Debido a esos servicios resistentes a la censura, Luptak cree que los estados pueden perder su monopolio de licencias comerciales.

El experto incluso afirma que las soluciones descentralizadas de resolución de conflictos son capaces de reemplazar una parte significativa de las funciones tradicionalmente realizadas por los gobiernos. Las leyes relativas a la gestión de datos, como el derecho al olvido garantizado por el Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea, no pueden aplicarse a la tecnología blockchain.

Al reducirse la capacidad de los gobiernos para espiar y censurar las comunicaciones, Luptak también espera que nazcan servicios como el «seguro antigubernamental contra los delitos sin víctimas» o la «denuncia anónima y descentralizada de delitos con fondos públicos», con consecuencias de gran alcance:

«[Esas tecnologías] pueden significar una desintegración total de todos los organismos secretos del gobierno y de los organismos ‘clasificados’ oficiales».

La descentralización probablemente será tanto buena como mala

Luptak admite que no sabe si dicha descentralización extrema dará lugar a un cambio positivo o negativo, y afirma que probablemente será una combinación de ambos. No obstante, está convencido de que, como ocurre con la mayoría de las tecnologías, las consecuencias de la descentralización dependerán de las necesidades de quienes utilicen los nuevos instrumentos:

«Creo que el futuro reflejará nuestras necesidades satisfechas con la tecnología del futuro. Pueden ser, por supuesto, perversas, creando nuevas amenazas. Pero esto sucede todo el tiempo durante cualquier evolución tecnológica».

Sigue leyendo: