Las criptomonedas hackeadas podrían reclamarse como pérdida fiscal: Expertos

Para los desafortunados inversores en criptomonedas que buscan convertir los limones en limonada… resulta que los activos digitales perdidos durante un exploit o hackeo potencialmente podrían reclamarse como una pérdida de impuestos, siempre que se viva en el país correcto, dijeron los expertos a Cointelegraph

Tras la noticia de que más de 8,000 monederos de Solana habían sido hackeados y que unos USD 8 millones en criptomonedas habían sido robados debido a un fallo de seguridad en la red del proveedor de monederos Web3 Slope, esto puede ser un consuelo muy necesario.

En correspondencia con Cointelegraph, Shane Brunette, el CEO de CryptoTaxCalculator, con sede en Australia, confirmó que las criptomonedas perdidas a través de un hackeo o un exploit podría ser declarado como una pérdida a efectos fiscales en ciertas jurisdicciones.

“Esto significa que la cantidad original que pagaste por el activo o los activos puede utilizarse para compensar otras ganancias de capital.”

A la pregunta de si existen disposiciones similares en otras jurisdicciones fiscales distintas de Australia, el país en el que tiene su sede el proveedor de software fiscal, Brunette, respondió:

«Muchos países tienen una disposición que permite este tipo de deducciones fiscales […] sin embargo, debe trabajar estrechamente con un profesional fiscal local y asegurarse de que guarda una prueba adecuada de la pérdida.»

Danny Talwar, Jefe de Impuestos de Koinly confirmó lo mismo con Cointelegraph, destacando que en Australia, uno debe demostrar la evidencia de que las criptomonedas perdidas estaban bajo su control en el momento en que fueron robadas.

“Para reclamar una pérdida de capital por las criptomonedas hackeadas, tendrás que demostrar pruebas a la Oficina de Impuestos de Australia (ATO) de que las criptomonedas se han perdido y estaban bajo tu control.”

Talwar también afirmó que es fundamental que la autoridad fiscal tenga suficientes pruebas de que las criptomonedas son irrecuperables, y sugieren el uso de herramientas de exploración de blockchain como Etherscan y Solscan para legitimar las pruebas sobre la dirección de destino del hacker, que también puede proporcionar pruebas de un gran conjunto de fondos hackeados.

Según las leyes fiscales australianas, cualquier prueba de un hackeo también debe incluir las fechas de adquisición o pérdida de las claves privadas y todas las direcciones de los monederos asociados.

Desafortunadamente, para los inversores de criptomonedas con sede en Estados Unidos, reclamar criptomonedas hackeadas como pérdida de impuestos ya no es posible debido a la reforma fiscal introducida en 2017, según una publicación del blog de CryptoTaxCalculator. 

Para aquellos que viven en el Reino Unido y Canadá, las cosas son un poco más complicadas, pero una reclamación de pérdida de impuestos es posible si los inversores están dispuestos a pasar por los pasos únicos establecidos por la oficina de impuestos de cada país.

Solo este año se han perdido aproximadamente USD 2,600 millones en activos digitales a manos de hackers y actores nefastos, y los ataques cross-chain representan el 69% de la cantidad total perdida.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.