Las actualizaciones 2.0 de Ethereum no son los cambios que podrían atraer a más usuarios a la red

Ethereum 2.0 (Eth2) está siendo catalogado como el Mesías de la cadena de bloques de Ethereum. Nota informativa: no lo es. No se espera que los tan esperados cambios resuelvan los problemas fundamentales que afectan a la red y que impiden una mayor adopción.

Vitalik Buterin, la mente maestra detrás de la cadena de bloques de Ethereum, considera que el personal que trabaja con Ethereum es un problema mayor que el propio software, como declaró en una reciente entrevista con Forkast news. Aunque el equipo que trabaja en el proyecto puede ser problemático o no, seguramente no es el único defecto. Por muy prometedor que pueda parecer el nuevo lanzamiento, el tipo de actualizaciones de software que se van a introducir no resolverán los problemas a largo plazo que impiden a la red alcanzar las alturas que Buterin y sus discípulos imaginaron en su día.

Los principales problemas

Ethereum funciona actualmente con un sistema de prueba de trabajo (PoW) que sólo permite hasta 15 transacciones por segundo (TPS) aproximadamente, el doble que la cadena de bloques de Bitcoin (BTC), y se considera en general poco práctico para crear cualquier ecosistema expansivo de finanzas descentralizadas, o DeFi. Como resultado, las comisiones de gas son increíblemente altas en la red Ethereum. Debido a que se pueden procesar tan pocas transacciones por segundo, el precio para procesar más rápido se vuelve competitivo. Una investigación de Dune Analytics muestra que entre el 2 y el 5% de las transacciones en los exchanges descentralizados (DEX) basados en Ethereum no son procesadas debido a complicaciones como la insuficiencia de los costes de gas.

Otro problema importante al que se enfrenta la plataforma Ethereum, pero que a menudo es ignorado, es el mal diseño de la experiencia del usuario (UX). Como resultado, los usuarios promedio que puedan estar interesados en participar en aplicaciones descentralizadas (DApps) o en un mercado de tokens no fungibles (NFT), por ejemplo, evitarán hacerlo porque la mayoría de las interfaces de usuario no solo no son intuitivas, sino que además carecen de suficientes recursos educativos para dar a los usuarios los conocimientos necesarios para utilizar la plataforma.

Se espera que los usuarios establezcan tarifas de transacción en el precio y los límites de gas para el procesamiento de transacciones. Sin embargo, ¿cuántos usuarios saben esto de forma realista sin adentrarse en la intensa madriguera de la jerga y la información sobre criptomonedas? Insider Intelligence informó de que el 25% de los adultos en EE.UU. no entienden ni saben cómo invertir en monedas digitales. ¿Cómo se puede esperar que los usuarios sepan, sin acceso a herramientas educativas eficaces, por ejemplo, que el envío de un pago desde dos carteras distintas a la misma dirección receptora no causaría un conflicto de nonces? Con toda probabilidad, la inmensa mayoría de los usuarios habituales no serían conscientes en lo más mínimo de tal problema para empezar.

Ethereum 2.0

Para responder a estos problemas de larga data, los supervisores de Ethereum anunciaron el lanzamiento de Eth2 como una serie de mejoras sobre su modelo actual, que incluiría el cambio a prueba de participación (PoS) y sharding (fragmentación). El concepto de prueba de participación establece que las personas pueden minar bloques y validar transacciones según el número de monedas que posean. La Ethereum Foundation anunció que espera que el cambio a PoS se complete para finales de 2021. Como explicó la fundación en una reciente entrada de su blog, «los requisitos energéticos no cambian» en comparación con el antiguo sistema PoW.

Se espera que el sharding lleve mucho más tiempo y, según el sitio web de Ethereum, «las cadenas de shards podrían llegar en algún momento de 2022, dependiendo de la rapidez con la que avancen los trabajos», luego de que la actual red principal de Ethereum se fusione con la Beacon Chain. El sharding es el proceso de dividir una base de datos horizontalmente para repartir la carga, reduciendo la congestión de la red y aumentando las transacciones por segundo. Se espera que las cadenas de shards den a Ethereum más capacidad para almacenar y acceder a datos.

Las nuevas actualizaciones están diseñadas para ser más respetuosas con el medio ambiente y acelerar el procesamiento de las transacciones. Además de estas mejoras, se espera que el lenguaje de programación de la cadena de bloques cambie de la tradicional máquina virtual de Ethereum (EVM) a uno que puedan adoptar los desarrolladores que utilicen C++ o Rust, lo que simplificará la codificación directamente en un navegador. Aunque las actualizaciones de la infraestructura pueden resultar beneficiosas en algunos aspectos, como la mejora del flujo de las transacciones, siguen sin dar en el clavo.

En primer lugar, Ethereum 2.0 lleva años en desarrollo, por lo que muchos usuarios se preguntan cuándo ocurrirá la actualización completa. La intención de la prueba de participación es reducir el coste de la minería y el consumo energético, sin embargo, el rendimiento de la red sólo aumentará si se reducen los tiempos de producción de bloques y/o se aumenta su tamaño. Además, el sharding sólo ayuda a las aplicaciones que pueden ejecutarse independientemente unas de otras y que sólo necesitan sincronizarse de vez en cuando. Pero la naturaleza inherente de DeFi, descentralizada y de código abierto, significa que el procesamiento de estilo sharding necesitaría ejecutar las transacciones a través de una cadena secundaria y, por tanto, ralentizar todo el proceso.

Y lo que es más importante, en el frente de la experiencia del usuario, Ethereum sigue retrasado en gran medida con el lanzamiento de la actualización de Eth2. Aunque Ethereum afirma que lanzará actualizaciones que solucionen hasta cierto punto el problema de la velocidad de procesamiento de transacciones y los elevados costes de gas, la fundación muestra una flagrante despreocupación por cuestiones que, si se resolvieran, abrirían las puertas a un mayor número de usuarios que actualmente se sienten intimidados por la interfaz poco amigable de Ethereum.

Incluso cuando las esperadas actualizaciones se implemente finalmente, los usuarios seguirán teniendo dificultades para establecer las comisiones de transacciones en los precios y límites de gas para el procesamiento de transacciones. Incluso más allá de Ethereum, los problemas de UX no son exclusivos de la red y son comunes en otras cadenas de bloques que utilizan protocolos EVM, como Binance Smart Chain y Polygon. Puesto que otras cadenas compatibles con Ethereum que utilizan el protocolo EVM sufren los mismos problemas de UX, es difícil prever un futuro en el que incluso las cadenas basadas en EVM sean realmente accesibles para el usuario promedio.

Además de los problemas persistentes de los parámetros de las comisiones de gas, las transacciones tienen largos tiempos de confirmación que suelen provocar retrasos, el envío de transacciones asíncronas y avisos de confirmación. A menudo, el usuario no recibe la confirmación justo después de la transacción, lo que deja demasiada incertidumbre sobre si el destinatario ha recibido la transacción o no. Para los usuarios que están acostumbrados a resultados instantáneos en la web, como las situaciones de comercio electrónico, esta es una experiencia de usuario extraña y frustrante.

Puede que Ethereum sea el consentido del mundo de la cadena de bloques, pero en algún momento, el hype puede resultar ser aire caliente, y es muy probable que la tan esperada actualización no atraiga una mayor adopción por parte de las masas. No está claro si los cambios esperados podrán cumplir las promesas de los responsables de la Ethereum Foundation. Hasta que Ethereum no pueda resolver algunos de los problemas más importantes, es dudoso que Eth2 suponga una diferencia significativa para cualquier persona fuera de la comunidad de entusiastas de Ethereum. Por ahora, Ethereum 2.0 no es un cambiador de juego muy necesario, sino más bien una actualización cosmética.

Este artículo no contiene consejos o recomendaciones de inversión. Cada inversión y movimiento comercial implica riesgos, debes realizar tu propia investigación al tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son solo del autor y no necesariamente reflejan o representan los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Adrian Krion es el fundador de la startup de videojuegos basados en blockchain, Spielworks, con sede en Berlín, y con formación en informática y matemáticas. Empezó a programar a los siete años y lleva más de 15 años cerrando brechas entre las empresas y la tecnología, trabaja actualmente en proyectos que conectan el emergente ecosistema DeFi con el mundo de los videojuegos.

Sigue leyendo: