La necesidad de un diálogo entre las empresas de criptomonedas y los reguladores

Este ha sido un año muy fuerte para los mercados de activos digitales, destacado por las crecientes entradas institucionales y un cambio propicio en el entorno regulatorio. Como prueba de ello, la carta de septiembre de la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos dice que los exchanges de criptomonedas que cumplen con la norma 15c3-3 de la SEC (la norma de protección al cliente) son libres de negociar valores de activos digitales.

Con más de 50 millones de personas en todo el mundo invirtiendo y comerciando con criptos en volúmenes significativos, Goldman Sachs nombró recientemente un nuevo jefe global de activos digitales, al igual que JPMorgan en febrero. El movimiento de Goldman fue un notable cambio de rumbo tras una teleconferencia en mayo en la que uno de sus analistas cuestionó la legitimidad de Bitcoin (BTC) como una clase de activos.

El tono de los mercados de activos digitales está cambiando de una naturaleza principalmente especulativa, impulsada por comerciantes individuales de alta frecuencia que surfean las olas de volatilidad, hacia una actividad de compra y retención a largo plazo. Por ejemplo, Yale y Harvard causaron sensación en los últimos meses con presentaciones ante la SEC que revelan inversiones multimillonarias en fondos de criptomonedas a medida que esta clase de activos continúa ganando fama.

Visa, Mastercard y PayPal anunciaron recientemente que ellos también están adoptando los mercados de activos digitales, y Visa escribió recientemente en su blog:

«Las monedas digitales tienen el potencial de extender el valor de los pagos digitales a un mayor número de personas y lugares».

De hecho, un número cada vez mayor de organizaciones y gobiernos de todo el mundo están adoptando los activos digitales para el comercio, inversión y pagos sin la necesidad de intermediarios. Como prueba de este impulso, el Foro Económico Mundial estableció este año un consorcio para regir las monedas digitales, incluidas las stablecoins emitidas por los gobiernos, que los bancos centrales adoptan cada vez más.

A mediados de julio de 2020, según el informe del Banco de Pagos Internacionales, al menos 36 bancos centrales han publicado esfuerzos sobre una moneda digital de bancos centrales minoristas o mayoristas. Por lo menos nueve países han emprendido proyectos piloto para una CBDC; 18 bancos centrales han publicado investigaciones sobre unas CBDC de minoristas; y otros 13 han anunciado trabajos de investigación o desarrollo de una moneda digital emitida por un banco central mayorista.

La claridad de la regulatoria ha tardado en materializarse y es uno de los principales impedimentos para la adopción de activos digitales por parte de los inversores y proveedores de servicios tradicionales, pero es innegable que se están produciendo ciertos cambios.

Además de la reciente medida de la SEC, la Oficina del Contralor de la Moneda anunció recientemente que los bancos nacionales pueden prestar servicios relacionados con las criptomonedas, incluyendo la retención de llaves privadas para sus clientes y otras soluciones de custodia. Y los negocios de criptoactivos se entusiasman ante la perspectiva de un mosaico armonizado de reglas estatales y federales para la transferencia de dinero. Estos acontecimientos están haciendo que los mercados sean más atractivos para aquellos participantes que desean entrar en el espacio cripto.

Según un nuevo informe de la jefa de investigación de Fidelity Digital Assets, Ria Bhutoria:

«La carta interpretativa de la OCC de julio de 2020 representa un gran paso hacia adelante en el aumento de la comodidad de las instituciones tradicionales con los activos digitales. En la medida en que las instituciones reguladas por la OCC presten realmente servicios de custodia de activos digitales, un mayor número de inversores y usuarios también podrán sentirse más cómodos comerciando, guardando y utilizando activos digitales a través de intermediarios que cumplan las estrictas normas reglamentarias de un organismo federal encargado de administrar el sistema bancario de los Estados Unidos».

Dicho esto, surge el dilema del huevo o la gallina: los avances en el desarrollo regulatorio y de infraestructura necesarios para apoyar los mercados de activos digitales no han podido mantener el ritmo de la actividad de estos mercados.

¿Persiste la incertidumbre regulatoria?

A medida que se siguen introduciendo y perfeccionando normas y regulaciones, quedan muchas preguntas por responder:

  1. ¿Los bancos almacenarán las llaves de los activos digitales de los clientes y facilitarán la realización de transacciones en plataformas de criptomonedas y, en caso que sí, cómo; o exigirán a los clientes que contraten a otro proveedor para que elimine el riesgo de esa función?
  2. Particularmente dado el aumento en el comercio de criptomonedas, ¿qué ofertas de servicios principales pueden reducir o eliminar el potencial de operaciones fallidas y robo de activos?
  3. ¿Cómo pueden las empresas de criptomonedas gestionar la fragmentación de los instrumentos de fijación de precios y la presentación de informes?
  4. ¿Cómo pueden las empresas de criptomonedas navegar por el cambiante y complejo panorama regulatorio?

No está muy claro hasta qué punto los bancos custodiarán las llaves privadas y actuarán como fiduciarios o transferirán los riesgos a otros proveedores calificados. Ha surgido un número cada vez mayor de proveedores de servicios criptomonedas que ofrecen funciones esenciales de negociación, préstamos, compensación y liquidación, además que la batalla para competir en este desatendido sector aumentó significativamente en los últimos meses. La aparición de proveedores de servicios principales creíbles y capaces en el mundo de los criptoactivos es fundamental.

A medida que crece el mercado de activos digitales, la cantidad de interrupciones comerciales y brechas de seguridad puede aumentar si la infraestructura no madura, lo que hace que la seguridad y el cumplimiento sean prioridades existenciales para escenarios de negociación. Por ejemplo, también hubo una venta masiva de Bitcoin en el exchange, BitMEX, a mediados de marzo: casi USD 200 millones se liquidaron caóticamente con traders sobre apalancados que no pudieron mover dinero entre redes a tiempo para deshacer sus posiciones. Y según el informe de Fidelity Digital Assets, ocurrieron 11 hackeos de exchanges en 2019 que resultaron en el robo de USD 283 millones en activos digitales. Si bien la cantidad total robada ha ido disminuyendo año tras año, indica ciertas mejoras en materia de seguridad, la cantidad de hackeos contra exchanges no ha disminuido.

Ante los ojos de los reguladores estadounidenses, las empresas de criptos son proveedores de servicios de activos virtuales a los que pronto se les exigirá que recopilen los nombres de los remitentes y receptores de las transacciones. También deben contar con políticas y procedimientos ALD (antilavado de dinero). De hecho, las empresas de criptos tienen que trabajar para reconciliar el pantano de las cambiantes normas estatales, federales y transfronterizas. Como la vigilancia del mercado sigue siendo por momentos y en flujo, las contrapartes pueden quedarse con el dinero si una transacción sale mal.

Otros asuntos de la industria siguen siendo puntos de fricción para las instituciones que están al margen.

Por un lado, los identificadores de activos digitales no son consistentes entre plataformas y exchanges y, a menudo, existen diferentes tickers para el mismo instrumento. En ausencia de un repositorio central de datos del mercado de criptomonedas, tratar de procesar transacciones en sistemas posteriores para valoraciones, precios, contabilidad e informes puede crear una serie de problemas. De hecho, en la actualidad, es prácticamente imposible para los inversores y otras partes interesadas calcular de manera consistente y confiable las ganancias y pérdidas reales en criptomonedas.

¿Cuáles son las necesidades de la industria en este momento?

A medida que este segmento del mercado crece y es necesario que los sectores más grandes se muevan entre compradores y vendedores, los participantes del mercado necesitan, más que nunca, datos precisos y servicios de primera calidad como préstamos, custodia, margen, compensación y liquidación para garantizar que los clientes tengan un entorno seguro en el que puedan hacer negocios. Más instituciones financieras serán más activas en este espacio una vez que se aborden las preocupaciones sobre la incertidumbre regulatoria, transparencia del mercado, calidad de ejecución y eficiencia del capital. Afortunadamente, estamos viendo fuerzas evolutivas en la gestión de datos de criptoactivos, elaboración de normas y presentación de informes.

Una gran cantidad de nuevos proveedores están creando sistemas para que los consumidores de datos descentralizados, como los bancos y otras instituciones, puedan conciliar con mayor facilidad y precisión la contabilidad y la presentación de informes. Además, los organismos de control están empezando a aplicar las protecciones tradicionales del mercado al ecosistema de los activos digitales. Por su parte, la reciente orientación de la OCC es un plan que otros organismos pueden seguir para introducir normas y salvaguardias que permitan que estos florecientes mercados prosperen en los meses y años venideros.

Las empresas de criptomonedas pueden navegar por los cambiantes panoramas regulatorios uniéndose a una serie de asociaciones comerciales más activas que ahora mismo están moldeando las políticas y el cambio de la industria.

Corresponde a los participantes del mercado ser lo más activos posible en estas asociaciones a medida que los legisladores definen los activos digitales y cómo deben regularse. La fuerza está en los números, por lo que entablar un diálogo con otras empresas de criptomonedas con los reguladores brinda la oportunidad de tener un impacto significativo en este segmento en rápida evolución antes de que una ley sea labrada en piedra.

Mantenerse al tanto de los matices del cambio en curso no sólo hace que los mercados sean más seguros para todos, sino que puede ayudar a las empresas de servicios financieros a desplegar líneas de negocio potencialmente lucrativas que sus competidores pueden estar persiguiendo, tales como las stablecoins para pagos transfronterizos y los servicios de comercio de criptomonedas. Con el tiempo, la empinada curva actual de la evolución de la estructura del mercado se aplanará y los activos digitales verán una adopción masiva. Cuando eso suceda, aquellos de nosotros que ahora trabajamos diligentemente juntos estaremos satisfechos de mirar hacia atrás y decir que fuimos parte de los agentes de cambio.

Los puntos de vista y opiniones expresados aquí son únicamente los del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de Cointelegraph.

Kristin Boggiano es la presidenta y cofundadora de CrossTower y anteriormente fue la directora legal del proveedor de software de exchange de criptomonedas AlphaPoint. Antes de eso, se desempeñó como abogada de productos estructurados en Schulte Roth, donde manejó casos relacionados con CDO, CLO y derivados de crédito. Kristin también ha trabajado como abogada reguladora en la elaboración de políticas y normas en la Ley Dodd-Frank, así como en casos relacionados con fondos de cobertura y otras instituciones que invierten en activos digitales. Kristin es la fundadora de la Alianza Legal Reguladora de Activos Digitales para consejos generales.

Sigue leyendo: