La mirada puesta en la adopción del mundo convencional: ¿Se avecina otro verano DeFi?

Durante el último año, las finanzas descentralizadas han sido el tema de debate más candente en el mundo de las criptomonedas, impulsando a toda la industria a nuevas alturas, desarrollando aplicaciones innovadoras para la tecnología y haciendo que los servicios financieros sean más accesibles.

Pretende devolver la infraestructura económica a las manos de la gente, y al igual que el TCP/IP facilitó el crecimiento de tantas empresas en Internet, DeFi está llevando los negocios a la Blockchain.

El año pasado, la introducción de creadores de mercado automatizados dio a DeFi un impulso muy necesario. El valor total bloqueado en las plataformas financieras descentralizadas se situaba en torno a los 1.200 millones de dólares en junio de 2020, una métrica que se había multiplicado casi por cien en mayo de 2021.

El Liquidity Mining alimentó el repentino aumento del uso de DeFi en todo el mundo el año pasado, dando a la gente acceso a tokens adicionales más allá de las recompensas de interés estándar. Sin embargo, lo que cambió el juego fue la forma en que estas plataformas permitieron a los usuarios hacer Yield Farming con sus respectivos tokens para participar en sus sistemas de gobierno.

Aunque 2020 fue un buen año para DeFi según las cifras, el verdadero alcance del caos que se produjo el pasado verano sólo lo conocen las personas que estuvieron allí para verlo. Sin embargo, el espacio DeFi ha hecho considerables avances desde entonces, abordando todo tipo de problemas, desde limitaciones técnicas hasta mejores modelos de incentivos.

En medio del colapso de las economías nacionales, una pandemia mundial y Bitcoin luchando por superar la marca de los 10.000 dólares, DeFi hizo historia el año pasado, pero ¿se repetirá la historia? ¿Podrá el sector DeFi protagonizar otra subida parabólica un año después de haber irrumpido en el mundo convencional, no sólo para los usuarios de criptomonedas, sino en el sector financiero mundial?

¿500 días de verano?

El mayor competidor del sector de las finanzas descentralizadas es el propio ecosistema financiero actual. Las finanzas tradicionales y centralizadas han existido durante siglos, habiendo evolucionado a través de años de pruebas, errores y modificaciones. Aunque es un sistema defectuoso en lo que respecta a Bitcoin, no sólo está mejor integrado en la sociedad moderna que cualquier servicio basado en blockchain hoy en día, sino que también es la forma más popular en que la gente pone su dinero a trabajar.

DeFi permite todo lo que ofrecen las finanzas centralizadas y más, pero todavía hay muchos retos que debe superar. Por un lado, la mayoría de las aplicaciones descentralizadas se ejecutan en la red Ethereum, donde la congestión de la red ha llevado las comisiones de gas a niveles casi inasequibles. DeFi podría potencialmente atender a millones, si no miles de millones, de usuarios, pero hoy en día, menos de 350.000 carteras interactúan con Ethereum diariamente.

Puede que las finanzas descentralizadas aún no estén preparadas para la adopción generalizada, pero sin duda los servicios financieros tradicionales tienen dificultades para competir. Sin embargo, algunos creen que DeFi no está compitiendo con ellos en absoluto. Sergej Kunz, cofundador de la plataforma DeFi de 1inch Network, dijo a Cointelegraph:

«Estoy bastante seguro de que DeFi no debe considerarse un rival para los servicios financieros tradicionales. DeFi no es más que una continuación lógica del desarrollo de las tecnologías financieras. Veo a los bancos y a las empresas fintech convirtiéndose en cómodas puertas de entrada al nuevo mundo financiero de DeFi».

Aunque el espacio de la tecnología Blockchain se compone principalmente de desarrolladores, entusiastas e inversores minoristas, las finanzas descentralizadas están atrayendo poco a poco a jugadores mucho más grandes al juego. Los inversores institucionales quieren un trozo del pastel de las criptomonedas, y DeFi se está convirtiendo en un sabor popular.

La mayoría de las plataformas de préstamos DeFi anuncian tipos de interés de entre el 8% y el 70%, pero con la rapidez con la que está creciendo el ecosistema, estos tipos astronómicos podrían no existir durante mucho tiempo. Es probable que cuantos más inversores empiecen a hacer uso del producto, más bajen los tipos de interés.

Aunque en la actualidad, Ethereum acapara la mayor parte de la atención que suscita DeFi, y otros proyectos no están esperando a que se resuelva su problema de congestión. La interoperabilidad de Blockchain se está convirtiendo poco a poco en una realidad, erradicando los ecosistemas descentralizados en silos de hoy en día, aportando más composibilidad al espacio y permitiendo una mejor asignación de los recursos de desarrollo. De hecho, Bette Chen, cofundadora de la red Acala en Polkadot, dijo a Cointelegraph: «Desde una perspectiva tecnológica, la multicadena es inevitable».

La plataforma Polkadot, basada en Substrate, ha permitido que las aplicaciones descentralizadas interactúen con aplicaciones en otras redes distribuidas y sigue atrayendo proyectos con su ecosistema de desarrollo significativamente más accesible. «Los metaprotocolos como Polkadot serán decisivos para el desarrollo y la proliferación de la red descentralizada, que luego potenciará las cadenas actualizables de alto rendimiento y las aplicaciones DeFi«, añadió.

Otro obstáculo importante para DeFi es la claridad normativa. La mayoría de los mercados de criptomonedas activos han sido abofeteados con estrictas políticas de conocimiento del cliente y de lucha contra el blanqueo de dinero, y aunque esto es un excelente paso adelante en el camino de la tecnología blockchain hacia la adopción generalizada, la incertidumbre regulatoria en DeFi podría impedir su avance a corto plazo.

DeFi no se va a convertir en un espacio totalmente regulado de la noche a la mañana, y tal vez nunca lo sea, ya que puede requerir un esfuerzo a escala industrial para crear, actualizar y mantener un marco regulatorio sólido para las finanzas descentralizadas, pero con un mercado de 70.000 millones de dólares en juego, hay muchos incentivos para hacerlo.

Solo en 2020, la métrica del valor total bloqueado (TVL, por sus siglas en inglés) de DeFi creció un impresionante 2.000%, y un crecimiento similar este año situaría a DeFi en un ecosistema de 300.000 millones de dólares en diciembre. En la actualidad, la cifra de TVL es casi un tercio del camino, y aunque podría ser un reto para el espacio experimentar un crecimiento tan exponencial de nuevo esta temporada, no es del todo imposible. Dado que 300.000 millones de dólares es menos de una sexta parte de la capitalización total actual del mercado de criptodivisas, se podría argumentar que DeFi es ciertamente más importante para blockchain que esa fracción.

Aunque el TVL no es exactamente una métrica comparable a la capitalización del mercado, DeFi está en camino de convertirse en un ámbito mucho más maduro. Con actores importantes como Nexus Mutual y CDx haciendo movimientos en el espacio de los seguros DeFi, los gigantes tecnológicos Facebook y PayPal entrando en el reino de la blockchain, y los desarrolladores expertos produciendo continuamente aplicaciones innovadoras, el crecimiento en una escala similar a la del año pasado no está totalmente fuera de la cuestión.

Expectativas de DeFi

DeFi ha experimentado un crecimiento sin precedentes en los últimos dos años, impulsando una economía más participativa y acelerando la revolución digital moderna. Los retos que tiene que superar no son en absoluto poco exigentes. Desde las rudimentarias características de interoperabilidad y la ineficiencia del capital hasta la escasa liquidez y las interfaces poco intuitivas, DeFi tiene mucho trabajo por delante en los próximos años.

La tecnología Blockchain ya es increíblemente compleja, y añadir las complicaciones técnicas de las plataformas DeFi a la mezcla podría ser el mayor obstáculo en su camino. Todavía es difícil averiguar cómo utilizar todos los productos que se ofrecen, pero como mínimo, las cosas sólo pueden ir por un camino: desarrollarse.

El inversor medio no va a saber cómo funciona MetaMask ni cómo utilizarlo, y hasta que la industria no empiece a producir formas más cómodas e intuitivas de interactuar con el ecosistema, la adopción generalizada seguirá estando fuera de su alcance. Aunque se espera que Ethereum 2.0 fusione las cadenas a finales de este año, o a principios de 2022, para crear una versión más escalable de la red con sharding, la gente ya está encontrando formas de evitar el problema.

Relacionado: DeFi resiste la corrección del mercado de criptomonedas y Uniswap v3 lidera la carga

Zhivko Todorov, líder del ecosistema DeFi en LimeChain -una compañía que proporciona soluciones innovadoras de tecnología de Ledger distribuido para empresas y startups- dijo a Cointelegraph: «Las altas comisiones de gas son una barrera de entrada para los usuarios minoristas. Sin embargo, estamos en un punto crucial en el que las soluciones de capa dos se están lanzando y ganando tracción, lo que reduciría drásticamente las tarifas de gas.» Sin embargo, la congestión en Ethereum no sólo está aumentando las comisiones de gas de la red, sino que está alejando a una parte importante de los comerciantes.

«El rendimiento de Blockchain está obstaculizando la afluencia de operadores de HFT (operadores de alta frecuencia en español) a este sector«, dijo Grigory Rybalchenko, cofundador y CEO del exchange EmiSwap, en una conversación con Cointelegraph, y agregó: «Los operadores de alta frecuencia representan la mayor parte del volumen en los exchanges centralizados tradicionales, y es poco probable que las altas tarifas los empujen a migrar a los DEX en el corto plazo.«

La capitalización total del mercado de activos digitales superó brevemente la marca de 2 billones de dólares este año. Sin embargo, el mercado de criptomonedas sigue siendo minúsculo en comparación con el mercado bursátil mundial, que actualmente representa unos 80 billones de dólares en todo el mundo. Dicho esto, las finanzas descentralizadas han logrado mucho en el espacio de unos pocos años, y mientras este ritmo de innovación continúe, bien podría haber otro verano DeFi, ya que los proyectos podrían empezar a capitalizar todo el duro trabajo realizado durante el año pasado.

Sigue leyendo: