La identidad descentralizada es el camino para luchar contra el robo de datos y privacidad

La identidad descentralizada es una función de la tecnología blockchain que ofrece beneficios en el mundo real a los usuarios de forma rápida y sencilla, permitiéndoles beneficiarse de cosas como inicios de sesión más sencillos, comprobaciones de crédito más rápidas y una experiencia online más fluida en general.

La proliferación de sitios web, centros de comercio electrónico y plataformas de redes sociales significa que todos podemos tener una enorme base de datos de inicios de sesión, contraseñas y nombres de usuario que recordar. A medida que estos aumentan, el uso de gestores de contraseñas se ha convertido en algo habitual (al igual que el uso de contraseñas de un solo uso y la autenticación de dos factores) para permitir que los sitios web y los servicios comprueben nuestra identidad.

El resultado es que el usuario final se enfrenta ahora a un número casi abrumador de aros por los que tiene que pasar si pierde su contraseña o la aplicación de autenticación de dos factores o el acceso a su smartphone.

Todo el proceso de transacción en línea se ha vuelto mucho más complicado. Sin embargo, con la llegada de blockchain, las empresas están ahora en una posición mucho más fuerte para proporcionar a sus clientes y usuarios finales un proceso de verificación de identidad mucho más racionalizado, que elimina muchos obstáculos y viene con el beneficio añadido de no poner a los usuarios en riesgo de privacidad perjudicial o violaciones de datos.

Área de crecimiento

Los medios digitales y sociales se han convertido en una parte indispensable de la vida cotidiana de las personas en todo el mundo: «Más de 4.500 millones de personas utilizan ya Internet, mientras que los usuarios de las redes sociales han superado la marca de los 3.800 millones». Sin embargo, el mal uso de los datos sigue siendo un problema importante. Se trata de una cuestión enorme para todas las partes interesadas en la economía digital: individuos, empresas y gobiernos.

Los marcos de identidad digital actuales están centralizados, sufren una creciente falta de confianza, no son portátiles y no dan a los consumidores ningún control sobre su propia información personal. La confianza se ha visto aún más erosionada por violaciones de datos y de la privacidad de gran repercusión, por ejemplo, la violación de la privacidad de Facebook-Cambridge Analytica, que llevó a que se recopilaran los datos personales de millones de usuarios del sitio de redes sociales para crear perfiles de votantes.

Los robos de identidad, los fraudes en línea y las violaciones de datos cuestan billones a la economía mundial cada año, y esa cifra aumenta a medida que se incrementa el uso de los servicios digitales. Además, 1.700 millones de personas en todo el mundo carecen de acceso a servicios financieros, y otros 1.000 millones no tienen una identidad legalmente reconocida. Esto plantea un reto único para garantizar que estas personas no se queden atrás y no se pierdan los beneficios económicos del mundo digitalizado.

La identidad descentralizada es la solución

La identidad descentralizada, o DID por sus siglas en inglés, puede incorporarse a diferentes aplicaciones para que los usuarios de blockchain se beneficien de las numerosas ventajas de poder realizar transacciones y comunicar datos y activos a través de una red de blockchain segura y descentralizada, reduciendo así los riesgos antes mencionados.

En el mundo digital, la identidad es clave para todo lo que la gente hace en línea, y como individuos que tratan de tener éxito en el mundo digital, ser capaces de demostrar quiénes son es fundamental para la inclusión, la igualdad y la oportunidad.

Para las empresas, poder operar sin los costes extremos de la seguridad de los datos es un beneficio económico que se suma al valor ganado en la confianza del consumidor. Sólo la incorporación de los clientes cuesta a los bancos una enorme suma en gastos de administración.

Sin embargo, el uso de una alternativa DID supone una ganancia inmediata de eficiencia y un ahorro continuo de costes. Esto proporcionará tanto a los bancos como a las empresas más grandes unas escalas de economía que antes no eran posibles. Por ello, nuestro gobierno (en Vietnam) entiende la importancia de tener implementado blockchain, y Nguyễn Xuân Phúc, el Primer Ministro de Vietnam, hizo que las criptomonedas y blockchain estuvieran entre las cinco principales prioridades nacionales como parte de la Cuarta Revolución Industrial recientemente.

Lo que está claro es que los problemas de violación de datos y privacidad no van a desaparecer. Con un número cada vez mayor de personas que utilizan teléfonos inteligentes, ordenadores y portátiles, y con la previsión de que el uso de las redes sociales crezca hasta los 4.400 millones en 2025, lamentablemente, habrá muchas oportunidades para que los actores maliciosos y los piratas informáticos traten de desviar aún más información personal y pongan en riesgo las identidades de todos los que están en línea.

Blockchain puede y está ofreciendo una solución a esto. Esperamos que el DID se convierta en uno de los principales casos de uso de la tecnología Blockchain en los próximos cinco años y creemos que representa la oportunidad perfecta para que la tecnología demuestre que ha llegado su momento. Además, es capaz de ofrecer una alternativa más segura, más rápida y menos centralizada al statu quo.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son exclusivamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Sigue leyendo:

Huy Nguyen es el director de tecnología y cofundador de KardiaChain. Huy es un alto directivo de tecnología en Google, con más de 10 años de experiencia en la construcción de infraestructuras distribuidas a gran escala. Huy cuenta con un historial de liderazgo en muchos proyectos de alto nivel, entre los que destacan Google Access Wireless Platform y Google Fiber Network Infrastructure.