La demanda de la SEC contra una estafa de criptomonedas de más de USD 30 millones se detuvo debido a los procedimientos penales

Un juez ha concedido una moción de la oficina del fiscal de los EE.UU. para detener la acción de la SEC contra Edit Pardo y Boaz Manor por su participación en CG Blockchain, una supuesta estafa de inversión de criptomonedas de USD 30 millones.

El Juez de Distrito de los Estados Unidos, Stanley Chesler, citó una investigación criminal paralela sobre Pardo y Manor al conceder la moción para suspender la acción de la Comisión de Exchanges y Valores, razonando que la suspensión de la demanda hasta la conclusión de los procedimientos penales «serviría mejor a los intereses de la justicia».

«Una suspensión lograría el equilibrio adecuado entre el interés de permitirles a las partes continuar con el litigio civil y el interés público de proteger los esfuerzos del gobierno para hacer cumplir las leyes penales», escribió el Juez Chesler.

El caso se detuvo para evitar dar una ventaja

La fiscalía argumentó a favor de la suspensión para evitar que Pardo y Manor obtuvieran material a través de un descubrimiento civil que de otra manera no estaría disponible para ellos bajo el estrecho alcance del descubrimiento criminal, un sentimiento del que se hizo eco el Juez Chesler.

Manor y Pardo, ambos ciudadanos canadienses, están acusados cada uno de un cargo de fraude de valores, un cargo de conspiración por cometer fraude electrónico y tres cargos de fraude electrónico.

Desde agosto de 2017 hasta septiembre de 2018 se acusó a los ciudadanos canadienses de emitir valores de activos digitales fraudulentos y no registrados llamados tokens BCT a cientos de inversores en los Estados Unidos y en todo el mundo

Se dice que el par ha recaudado al menos USD 30 millones a través de una oferta inicial de monedas (ICO), aparentemente para financiar el desarrollo de soluciones tecnológicas para fondos de cobertura y traders institucionales de criptomonedas.

Condenado por fraude de valores

La denuncia de la SEC alega que Manor les mintió a los inversores de BTC sobre su identidad, antecedentes penales y su papel en el negocio, además del papel de Pardo en la empresa, la composición de su equipo directivo, y afirmó falsamente que su tecnología estaba siendo utilizada por 20 fondos de cobertura.

En 2012, Manor aceptó una prohibición de por vida de operar en la industria de valores después de ser condenado por fraude relacionado con el colapso de un fondo de cobertura con sede en Toronto que él cofundó. Manor cumplió cuatro años de prisión por su condena por la estafa de USD 106 millones.

Sigue leyendo: