Immutable recauda USD 60 millones para su plataforma de NFT neutra en carbono

Immutable, un protocolo de tokens no fungibles (NFT) de capada dos desarrollado sobre la blockchain de Ethereum, ha anunciado una recaudación de fondos Serie B de USD 60 millones procedentes de una multitud de empresas de capital riesgo, entre ellas Alameda Research, de Sam Bankman-Fried, y VaynerFund, de Gary Vaynerchuk.

La ronda estuvo coliderada por la plataforma de inversión en juegos Bitkraft Ventures y la empresa de capital riesgo, King River Capital. El nuevo capital se destinará a respaldar las crecientes ambiciones de Immutable, incluida la ampliación de sus departamentos de ingeniería y ventas a nivel mundial, el fomento de las asociaciones con el sector y la ampliación de los proyectos de juegos NFT nativos de la red.

A través de su solución de escalado, Immutable X, el protocolo proporciona una infraestructura fundacional para que el mercado empresarial global distribuya e intercambie activos digitales NFT en el ecosistema Ethereum.

En 2019, la plataforma se encargó de apoyar el lanzamiento del juego blockchain de cartas intercambiables, Gods Unchained. El token ERC-20 nativo GODS actúa como medio de valor con el ecosistema del juego.

Immutable X es un protocolo blockchain dedicado a los NFT que afirma permitir 9,000 transacciones por segundo para tokens ERC-20 y ERC-721, transacciones casi instantáneas, cero tasas de gas y mayores capacidades de escalado mediante la utilización de zk-Rollups de StarkWare, todo ello manteniendo la neutralidad de carbono.

El cofundador de Immutable, Robbie Ferguson, cree que la experiencia comercial de los NFT tiene el potencial de mejorar con respecto a su oferta actual:

«Es caro, no tienen liquidez y las únicas soluciones de escalado existentes comprometen lo más importante: la seguridad y la base de usuarios de Ethereum. Queremos que las empresas puedan crear su juego, mercado o aplicación de NFT en cuestión de horas a través de APIs, con una experiencia de usuario mayoritaria. Sin necesidad de programar en la blockchain».

Utilizando pruebas de conocimiento cero (un método para anonimizar las transacciones), el protocolo compensa su huella de carbono acumulando la actividad comercial y de acuñación en una prueba de validez comprimida que luego se vuelve a cargar en la blockchain original. Este procedimiento requiere menos gas y, a su vez, menos consumo de energía.

En un hilo de Twitter, el protocolo también añadió contexto a los datos: «Para poner esto [la cifra de carbono de 844 kg de CO2] en perspectiva, un vuelo de ida del aeropuerto de Los Ángeles a Nueva York supone 807 kWh = 662 kg de CO2».

Mediante la compra de bonos de carbono (una certificación de la industria que permite la emisión de carbono hasta un determinado límite) el protocolo está trabajando en su iniciativa medioambiental al comprometerse a neutralizar la producción de carbono de cualquier activo, mercado o juego de NFT construido sobre su plataforma.

Sigue leyendo: