Greenpeace: El problema de la energía de Bitcoin refleja un desafío más amplio para el futuro de Internet

Con la perspectiva de hoy en día sobre el exorbitante consumo de energía de Bitcoin (BTC), puede resultar algo sorprendente saber que la organización medioambiental internacional no gubernamental Greenpeace fue uno de sus primeros adoptantes.

En 2014, la organización estableció una instalación para aceptar donaciones de Bitcoin, pero este entusiasmo ahora se ha enfriado, ya que la atención generalizada se ha concentrado en los riesgos climáticos que plantean las monedas de prueba de trabajo que consumen mucha energía como Bitcoin. La semana pasada, se conoció la noticia de que Greenpeace había decidido desechar el servicio, al considerar que «ya no es sostenible» en una época de rápido calentamiento global. 

Gran parte de esta preocupación se ha visto amplificada por el hecho de que el mercado alcista de criptomonedas sin precedentes de este año ha ido acompañado de un aumento correspondiente de las necesidades energéticas: el aumento vertiginoso de los precios hizo que el consumo de energía de la red Bitcoin se duplicara en marzo de este año, según un estudio reciente de la Universidad Libre de Ámsterdam.

En correspondencia con Cointelegraph, el director de medios de Greenpeace USA, Travis Nichols, dijo que a medida que el perfil medioambiental de Bitcoin se hizo más claro para la organización, Greenpeace decidió eliminar sus instalaciones, a pesar de que la cantidad de donaciones de BTC que había recibido no era significativa. Nichols contextualizó el dilema energético de Bitcoin dentro de una perspectiva más amplia sobre la infraestructura digital global, escribiendo:

«La enorme y cada vez mayor cantidad de energía necesaria para ejecutar Bitcoin se debe en gran parte a la tecnología particular utilizada para mantener esta moneda digital, pero también apunta a un desafío más amplio para el futuro de Internet. A medida que los servicios web crecen y se vuelven más complejo, la demanda de potencia informática seguirá aumentando durante los próximos años, y eso requerirá mucha más energía». 

Nichols señaló que solo una quinta parte de la electricidad utilizada en los centros de datos del mundo proviene actualmente de fuentes renovables, algo que tendrá que revertirse rápidamente si se quiere que la expansión y el papel de Internet en el apoyo al crecimiento económico sean sostenibles.

Para contrarrestar la creciente reputación de Bitcoin como una «moneda sucia»varios participantes de la industria han tratado de llamar la atención sobre el hecho de que sus necesidades energéticas todavía están eclipsadas por las del sistema bancario global e incluso el mercado del oro. Un informe reciente de Galaxy Digital contrastó estas cifras agregadas para mostrar que Bitcoin todavía consume menos que cualquiera de los dos, además de enfatizar que los datos de la industria bancaria sobre el consumo de electricidad son significativamente menos transparentes que los disponibles para Bitcoin.

Sin embargo, analistas de fuera de la industria contrarrestan esto enfatizando las cifras relativas, no agregadas. Una publicación de blog de la London School of Economics publicada hoy señala que «cada transacción individual de bitcoin usa la misma cantidad de electricidad que 778,988 transacciones con tarjeta de crédito» y tiene «la misma huella de carbono que el procesamiento de 1,218,903 transacciones».

La conclusión de Nichols fue que Internet, al igual que toda la infraestructura, tendrá que ser alimentada por «fuentes de energía limpias que ayuden, y no obstaculicen, el desafío crucial de hacer frente al cambio climático». Los defensores del potencial de Bitcoin para supuestamente incentivar la adopción de energías renovables tendrán que demostrar sus argumentos, y rápido, o se arriesgan a que la veterana criptomoneda se quede «atrás» cuando el mundo entre en el final de la política climática.

Sigue leyendo: