Explorador Blockchain educará a los usuarios con un puntaje de privacidad de transacciones Bitcoin

El explorador blockchain multiplataforma Blockchair ha añadido un «medidor de privacidad» para cada transacción de Bitcoin (BTC) que identifica qué parte es el cambio.

Esta es la clave para rastrear una cadena de transacciones en la blockchain. Si bien la cadena de bloques de Bitcoin teóricamente es transparente, en la práctica puede ser difícil identificar el verdadero flujo de fondos. A menos que el monedero se vacíe completamente, cada transacción incluye al menos dos salidas de transacciones no gastadas (UTXO), donde una de ellas se devuelve al remitente como cambio.

Blockchair utiliza varios heurísticos básicos y avanzados para asignar una puntuación de privacidad. Por ejemplo, en una transacción de baja privacidad una de las direcciones de los destinatarios también es un remitente, lo que hace que sea trivial entender cuál es el cambio. Si uno de los resultados es un número redondo, es probable que también sea el destinatario de la transacción.

El sistema también analiza pistas técnicas como el tipo de multifirma que se utilizó, las diferencias de escritura entre las entradas y las salidas, así como su ordenamiento.

La identificación de estos factores es la base de los sistemas de vigilancia blockchain proporcionados por empresas como Chainalysis, Elliptic, CipherTrace, Coinfirm y otras.

La compañía espera así educar a los usuarios sobre cómo enviar Bitcoin sin exponerse demasiado fácilmente. 

La privacidad en Bitcoin

Las técnicas de análisis han crecido en sofisticación con el tiempo. Esto llevó a la creación del protocolo CoinJoin, que mezcla Bitcoin agregando las salidas de los diferentes usuarios y redistribuyéndolas a nuevos monederos. 

Este protocolo de privacidad ha estado ganando uso de forma constante desde 2019 y alcanzó nuevos picos en 2020. Esto se atribuye en gran medida a dos monederos, Samourai y Wasabi, que proporcionaron una alternativa válida a los servicios de mezcla centralizada.

No obstante, si bien este enfoque puede mejorar la privacidad, su uso incorrecto también puede dejar pistas para que los investigadores desanonimicen las transacciones. PlusToken, una de los mayores criptoestafas, vio cómo más del 50% de sus ingresos se dirigían a los mercados chinos de venta libre, a pesar de utilizar las técnicas de ofuscación más avanzadas disponibles.

Aunque las grandes cantidades involucradas facilitaron el rastreo, los investigadores demostraron una serie de heurísticas que podrían comprometer la mezcla en Ethereum. Aunque observaron que las monedas basadas en UTXO pueden ser más privadas, creen que la diferencia no es tan significativa como para hacer imposible el seguimiento de CoinJoin.

Incluso las monedas de privacidad por defecto como Monero (XMR) pueden tener casos en los que se necesita una atención extra para garantizar la privacidad, por ejemplo, mediante la práctica de «batir» o enviarse transacciones a uno mismo.

Parece que el uso indebido puede hacer o deshacer una herramienta de privacidad, lo que hace que la educación del usuario sea clave.

No dejes de leer: