España: Aplican blockchain para certificar la Denominación de Origen de vinos

Desde las Bodegas Emilio Moro, en España, destacaron el uso de nuevas tecnologías en la producción de vino, entre ellas la aplicación de Blockchain para certificar la denominación de origen del vino. Así lo informaron desde el sitio Vinetur, el 20 de julio.

Según el artículo de Vinetur, el CEO José Moro, ha sabido trazar con acierto un camino en el que “la innovación y la tradición se encuentran”. 

“En Bodegas Emilio Moro son pioneros en España, y posiblemente en una gran parte del mundo, en la aplicación de una serie de tecnologías a la viña para obtener no solo mayor calidad en las uvas y en el producto final, sino también para agilizar y automatizar los procesos de forma significativa”, indicaron en la publicación. 

Desde 2017, el empresario ha estado muy centrado en dar un impulso hacia lo que él llama la ´bodega del futuro´ mediante el uso de tecnologías combinadas como la IoT (Internet of Things), la inteligencia artificial, biotecnología, robótica o Big Data, aliándose para ello con importantes empresas tecnológicas”, agregaron luego. 

Blockchain y certificación de  D.O. del vino

Según Vinetur, el Programa de Intraemprendimiento que llevan a cabo las Bodegas, ha fomentado acuerdos con empresas como la startup Cubic Fort, que utiliza Internet de las Cosas para obtención de datos, robótica para conseguirlos de de cada parcela y blockchain para certificar la Denominación de Origen (D.O). 

“Una empresa como Bodegas Emilio Moro debe a menudo proporcionar a un tercero toda la información sobre la parcela de viñedo de procedencia de la uva, así como los datos relativos a su recorrido y circunstancias para acreditar que cumple las exigencias de control y certificación de producto que requiere la obtención del sello D.O. Con este proyecto, este proceso se hace mucho más rápido, descentralizado, sin intermediario y con la posibilidad de ser fácilmente consultado por diferentes agentes”, explicaron en la publicación.

José Moro se refirió a estos temas y dijo:

«Desde hace años, en Emilio Moro apostamos por la innovación para tener un conocimiento preciso y veraz de lo que sucede en el viñedo, de manera que podamos controlar al máximo la calidad de la uva y sacar lo mejor de ella. Gracias a la tecnología, los procesos son más delicados, más sutiles, con lo cual la uva y todo lo que conlleva se traslada de forma más fiel a la botella. El mercado demanda vinos que sean amables en boca pero que tengan personalidad y diversidad aromática, y eso se consigue con un proceso cada vez más respetuoso con la uva que favorece la aparición de esos matices en botella».

Luego, también señaló:

«Con la tecnología no pretendemos sustituir la mano del bodeguero, sino darle más herramientas para elaborar de una manera fiable y eficaz diferentes tipos de vino para diferentes públicos. En el vino siempre hay y habrá una parte creativa y emocional que depende de las personas. El día que no sea así, nos dedicaremos a otra cosa».

Te puede interesar: