El sector cripto está desbordado de proyectos muertos

En 2017, cuando todo lo relacionado con las criptomonedas y la tecnología Blockchain todavía parecía fresco e interesante, parecía que no habría ningún día sin un nuevo proyecto o idea «revolucionaria». Sistema financiero descentralizado, rastreador de torrents descentralizado, sistema de documentación de oficina descentralizado. Descentralizado, descentralizado, descentralizado.

El uso excesivo de términos como «transparente», «distribuido» y «basado en Blockchain» pronto hizo que la mayoría de las notas de prensa parecieran genéricas. Cuanto más nos acercamos al pico del precio de Bitcoin a finales de 2017, más absurdos se volvieron los nombres de los nuevos proyectos: «Sistema de pago basado en Ethereum para los trabajadores de la industria de los mataderos», «plataforma de cría de caballos enanos basada en una Blockchain descentralizada», «servicio de banca personal peer-to-peer para ciegos divorciados», y así sucesivamente.

¿Quién necesitaría algo de eso?, se podría preguntar. Bueno, en muchos casos, nadie. De las varias miles de criptomonedas lanzadas desde la difusión de la tecnología Blockchain, sólo unas 30 tienen actualmente algún interés de inversión.

Después de las criptomonedas, muchos exchanges de criptomonedas lanzados en la ola de la popularidad de la tecnología Blockchain están muriendo – simplemente ya no tienen nada que comerciar. La situación es especialmente visible en las plataformas de evaluaciones de proyectos, que almacenan tarjetas de cientos de proyectos cerrados, a menudo junto con reseñas de usuarios enfadados.

Echemos un vistazo a algunos proyectos y analicemos las razones de su fracaso.

Telegram Open Network, o TON

Entre finales de 2017 y principios de 2018, se informó por primera vez de que Telegram planeaba lanzar su propia plataforma Blockchain y criptomoneda nativa.

También conocida como Grams, las monedas TON estaban destinadas a estar basadas en la Telegram Open Network, con la Blockchain TON en el núcleo de la plataforma. En el White Paper del proyecto, los desarrolladores presentaron esta futura moneda como una potencial criptomoneda estándar que podría ser utilizada para el intercambio regular de valor en la vida diaria.

Se afirmaba que, si bien Bitcoin (BTC) se consideraba «oro digital» y Ethereum era una plataforma para la venta masiva de tokens, esta nueva criptomoneda TON sería un sustituto del dinero tradicional y de los sistemas de pago tradicionales como Visa y Mastercard. Según el White Paper, otras criptomonedas carecían de las cualidades necesarias para atraer al consumo de las masas. A su vez, Telegram podría poner en marcha un sistema apto para su uso masivo, dada su experiencia en el almacenamiento de datos distribuidos cifrados, su experiencia en la creación de interfaces fáciles de usar y su enorme base de usuarios.

Aunque la compañía tenía razón en parte de sus afirmaciones, para mí todo esto parecía una enorme campaña de relaciones públicas. ¿Por qué Telegram debería implementar este nuevo sistema financiero y no alguna corporación con experiencia en la industria de servicios financieros? ¿Cómo sería capaz de distinguir esta nueva moneda de otros productos similares? ¿Cómo sería mejor que los sistemas financieros tradicionales implementados por una gran empresa centralizada?

No se dio ninguna respuesta. Sin embargo, la ICO de Telegram, lanzada en 2018, fue un gran éxito. La empresa pudo recaudar 1.700 millones de dólares de los fondos de los inversores en dos rondas privadas de venta de tokens, y eso fue realmente prometedor.

Pero no terminó bien. El 12 de mayo de 2020, Pavel Durov anunció que Telegram terminaría oficialmente su participación en el proyecto después de una larga batalla legal con la Comisión de Valores y Bolsa de los Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés). Seguramente, la compañía no tenía los recursos legales necesarios para implementar una idea tan ambiciosa. Lo más probable es que las dificultades técnicas y la fuerte competencia en el mercado también desempeñaran un papel.

Para mí, este caso personifica toda la histeria de las criptomonedas de 2018 – una empresa que se involucra en una empresa para la que no está preparada, ni legal ni tecnológicamente, sin un posicionamiento claro del producto. El resultado final es el fracaso.

Petchains

Petchains se presentó como el futuro sistema de gestión de la información global y la plataforma de comercio para el mercado de mascotas. De acuerdo con sus notas de prensa, el sistema permitiría a sus usuarios mantener y conservar los datos de los animales que viven en los hogares y refugios. El objetivo del proyecto presentado era crear una comunidad de propietarios de mascotas, expertos, profesionales, instituciones, proveedores de servicios y voluntarios. Se pretendía que el sistema se desarrollara utilizando tecnologías como la Blockchain y el Big Data, como era de esperarse. La financiación inicial iba a ser reunida a través del proceso de una ICO.

Es una buena pregunta si el mundo realmente necesita una información basada en la Blockchain y una plataforma de trading para el mercado de mascotas. Yo no diría que hay muchos problemas con la excesiva centralización allí. Las tiendas de mascotas suelen ser elegidas por los clientes después de analizar la reputación de la marca y la presencia en línea.

Algunos de los problemas a los que pueden enfrentarse los clientes de este mercado son la falta de información fiable sobre la salud del animal adquirido o sobre los propietarios anteriores. Sin embargo, esas dificultades no son de carácter técnico, sino jurídico, y es poco probable que se resuelvan con la tecnología Blockchain.

Además, dado que las leyes de bienestar animal varían entre los distintos países, la creación de una plataforma internacional unificada en este campo es una tarea jurídicamente difícil, difícilmente apta para una pequeña empresa tecnológica.

El equipo del proyecto Petchain estaba formado principalmente por personas sin nombre que no tenían experiencia probada en ningún proyecto serio. Ni siquiera fue posible decir con seguridad si se trataba de personas reales – algunos de los asesores del proyecto resultaron haber sido presentados con fotos falsas.

A pesar de algunos esfuerzos de marketing, no se atrajo ninguna financiación seria al proyecto. Por el momento, el sitio web oficial del proyecto está inactivo y sus cuentas de redes sociales no han sido actualizadas por más de un año. El enlace que solía conducir al White Paper del proyecto contiene ahora un texto que describe en términos generales las razones de los fracasos en la industria de las criptomonedas.

Wiki token

Un proyecto muerto más con una idea incoherente y no pensada en la base del mismo.

Wiki token (WIKI) era un token compatible con ERC-20 basado en Ethereum, diseñado para ser usado como medio de pago en la llamada Crypto University. Esta futura plataforma, construida en torno al proyecto Bitcoin Wiki, fue descrita como un sistema educativo totalmente independiente, descentralizado y libre de censura.

Los cursos de aprendizaje para la Crypto University estaban destinados a ser creados por miembros de la comunidad del proyecto. Para escribir artículos y crear cursos, estos miembros obtendrían los previamente mencionados tokens ERC-20 de Wiki. Estos tokens se incluirían en varios exchanges de criptomonedas y podrían ser gastados en otros cursos de la Crypto University.

Me di cuenta de este proyecto por primera vez en 2018, y no tenía mucho sentido desde el principio. En primer lugar, ¿qué clase de conocimiento secreto hay en la industria de las criptomonedas que debería ser distribuido usando sistemas de pago basados en tokens? ¿Cómo competiría con otros contenidos, disponibles gratuitamente?

Teóricamente, es posible crear una plataforma similar a Coursera basada en la Blockchain. La Crypto University, como Coursera, podría convertirse en una plataforma que reúna a los creadores y consumidores de materiales educativos. Pero aquí surgen algunas dificultades.

El valor de un producto educativo se basa generalmente en la reputación de sus creadores. La mayoría de los cursos en Coursera son programas de educación universitaria creados por instituciones conocidas y de gran reputación. Estos cursos incluyen la interacción con un profesor, que también es un conocido profesional de la educación. Al finalizar un curso, los estudiantes suelen recibir certificados reconocidos por empresas e instituciones educativas. Todos estos factores se suman al valor del curso, y es gracias a ellos que la gente está dispuesta a pagar por él.

A su vez, el proyecto del token Wiki apenas pudo ofrecer nada de lo anterior. No hay colaboración con grandes instituciones o educadores de renombre. Además, el área de especialización altamente especializada (criptomonedas y tecnología Blockchain) elegida no implicaba la presencia de profesionales de la educación que pudieran crear potencialmente un contenido educativo valioso. ¿Por qué sería mejor que los vídeos gratuitos de YouTube o los artículos de Internet de fácil búsqueda?

Lo que vemos aquí es sólo otra encarnación técnica de una dudosa idea de negocio. No teniendo ni un concepto bien pensado ni un producto, el equipo se apresuró a implementarlo usando tecnología de moda. El resultado es un envoltorio técnico sin contenido ni interés fuera de la histeria de la tecnología Blockchain.

A partir de octubre de 2020, el sitio web del proyecto ya no está disponible y sus cuentas de redes sociales han estado muertas durante un par de años.

Conclusiones

Los proyectos enumerados anteriormente no ofrecían de hecho nada excepto la ejecución técnica que estaba de moda en ese momento. Lanzados apresuradamente en la ola de la popularidad de la tecnología Blockchain, sin ningún estudio de mercado o de audiencia, no pudieron ofrecer ningún valor significativo a un cliente potencial.

Una de las reglas clave del marketing: Vender el problema a resolver, no el producto que se ofrece. Los desarrolladores de productos siempre deben pensar primero en las necesidades del consumidor. De lo contrario, corren el riesgo de terminar de la misma manera que los desarrolladores de los proyectos mencionados anteriormente: creando sólo la apariencia del producto sin brindar ningún valor intrínseco.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son exclusivamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Sigue leyendo:

Bert Kozma es escritor y editor asociado de Cryptogeek.info. Anteriormente experto en ventas y marketing, ha sido un autor que ha cubierto los mercados financieros y de divisas en la última década. Es licenciado en negocios internacionales por la Universidad de Ciencias Aplicadas de Saimaa.