El precio Bitcoin: ¿Cuál es la próxima frontera?

Con los $13K como soporte para el precio de Bitcoin, no es fácil saber qué hacer. Si el precio de Bitcoin cae dramáticamente, sabemos que debemos comprar. Claro que comprar en momentos de pánico requiere cierta fortaleza de carácter. Se necesita mucha determinación para comprar cuando otros han caído víctimas del miedo. Bueno, a veces no es solo cuestión de ser valiente. En muchos casos, el precio es muy atractivo, pero no contamos con los fondos. El precio puede estar por el suelo, pero si nos quedamos sin fiat, estamos fritos. 

Por supuesto que para el inversor a largo plazo comprar Bitcoin nunca es un gran dilema. Más allá de los vaivenes del precio, Bitcoin siempre está a buen precio para los optimistas. Un viejo proverbio bitcoiner dice: El mejor momento para comprar Bitcoin es ayer. Esta creencia viene de que en 10 años el haber comprado en $11K o en $13K no será muy relevante. Un buen hodler compra con frecuencia y espera con paciencia. La situación ideal es olvidarse del precio. 

Sigue leyendo: Estas son las 2 razones por las que los traders dicen que el nivel de 13,875 dólares será la próxima resistencia «lógica» del precio de Bitcoin

Como inversores, la paciencia es una protección ante la volatilidad. No podemos caer en la fiebre del precio, porque nos puede dar un infarto. Hay algo que todo bitcoiner debe comprender. Bitcoin es un activo de alto riesgo. Ese cuento del “refugio seguro” es pura propaganda. No nos engañemos. Un activo tan lucrativo como Bitcoin no puede garantizar seguridad. La alta rentabilidad de Bitcoin está estrechamente relacionada a su volatilidad. Y si hay volatilidad, hay riesgo financiero, porque un día Bitcoin puede llegar a $19K y a los meses puede estar en $4K. ¿Puede un activo tan inestable dar seguridad? 

El cuento chino del “refugio seguro” no solo es falso sino peligroso. De hecho, yo diría que irresponsable. No podemos jugar con las inversiones de la gente presentando una falsa realidad. Este espacio no siempre es sincero. Porque muchos tienen una agenda política. Y el que no adopta la narrativa libertaria antisistema es tildado de traidor. Se nos dice constantemente que Bitcoin es una inversión segura, y muchos inversores caen en la trampa. Luego, cuando el precio de Bitcoin cae dramáticamente, viene el arrepentimiento. De hecho, muchos se sienten engañados con las falsas promesas y luego tenemos a una legión de desilusionados hablando despistes de Bitcoin por doquier. 

¿Es Bitcoin un “refugio seguro”? Según un estudio realizado por Bluebanx, el 74,5% de encuestados declararon que tienen «miedo de perder todo lo invertido» en las criptomonedas. Sin embargo, un 96% también piensa que las criptomonedas son más rentables que las opciones tradicionales. ¿Qué nos está diciendo esto? Bueno, que, pese a la retórica oficial, los inversores no ven a las criptomonedas como un refugio seguro sino como activos de alto riesgo, pero de mucha oportunidad.

Como he mencionado antes, la estrategia del inversor a largo plazo no es tan complicada. Se coloca un capital en Bitcoin y luego se espera. Se supone que el monto es el adecuado según nuestra capacidad financiera. O sea, las recomendaciones de siempre. No comprar Bitcoin con crédito. No usar un dinero destinado para nuestros gastos esenciales. Y no colocar todo nuestro patrimonio en Bitcoin. ¿Por qué? Porque Bitcoin es un activo sumamente volátil (riesgo). Hoy puede estar en 13 mil dólares y mañana en 10 mil dólares. ¡Ojo! 

Sigue leyendo: Alerta de ballena: usuario movió más de 1.1 mil millones de dólares en Bitcoin

Un refugio seguro es otra cosa. Los refugios seguros se caracterizan principalmente por su estabilidad. El dólar, los bonos del Tesoro, y los bonos triple A son considerados como seguros precisamente por su estabilidad. Estos refugios no son activos particularmente rentables, pero ofrecen seguridad, porque su precio no fluctúa. No ocurre lo mismo con un activo de renta variable como las acciones bursátiles o Bitcoin. 

En otras palabras, el precio de Bitcoin fluctúa. Y me temo que fluctúa bastante. Aquí tenemos dos opciones. La primera es la negación. Lo que implica pretender que Bitcoin es una inversión segura para inevitablemente sufrir en el camino. O podemos asumir la realidad y tomar cartas en el asunto. Es decir, debemos diseñar una estrategia tomando en cuenta que estamos lidiando con un activo volátil e impredecible. 

¿Qué hacer ante los vaivenes del precio? Una opción es no hacer nada. Eso implica comprar, y esperar, ignorando las fluctuaciones a corto plazo. Otra opción es convertirse en un adicto del precio. Vender, comprar y hacer predicciones como loco. Esta opción no la recomiendo. 

Claro que hay una tercera opción. Es posible asumir una estrategia a largo plazo y al mismo tiempo jugar un papel un poco más activo. Asumiendo que compramos Bitcoin habitualmente, lo mejor es comprar en promedio. O sea, no pensar tanto en el precio actual, en el máximo o en el mínimo sino el promedio del precio (el promedio de los 7, 30, 90, 200 días). Lo que quiere decir que siempre estamos comprando a distintos precios, pero vamos creando un promedio (que eventualmente será el mismo que el promedio de Bitcoin). 

Ahora bien, sabemos que hay días excepcionales cuando de pronto el precio se distancia bastante de su promedio. Si el precio baja dramáticamente, ese día podemos comprar un poco más. Por otro lado, si el precio sube mucho, podemos vender un poco. No debemos vender todo. Solo vendemos en proporción al aumento. Digamos que el precio aumentó en un 30% y nuestro portafolio pasó de $100 a $130. Bueno, podemos vender $10. 

Con estos $10, podemos crear un fondo que luego podemos usar para comprar cuando el precio baje. ¿Cuáles son esos días excepcionales? Es fácil. No hay más de 20 días de estos en el año. Y la locura invade la prensa y las redes sociales. La señal está en los indicadores de sentimiento (codicia extrema, miedo extremo). 

¿Cuál es la próxima frontera? Todos quieren leer una predicción. Pero es un error pensar en predicciones. No se trata de que Bitcoin llegará a 14K o a $20K en un par de días. Se trata de la estrategia. ¿Qué hacer? ¿Comprar, vender o mantener? ¿Mantener? Sí. ¿Comprar? Sí, pero muy poco. Con prudencia. ¿Vender? Sí, pero poco. Y si sube más, se vende un poco más. 

Sigue leyendo: El valor medio de las transacciones de Bitcoin aumenta un 500% desde julio

El problema con estos rallies repentinos es que nos llenan el alma de codicia. Entonces, pensamos que Bitcoin seguirá subiendo de precio indefinidamente por el simple hecho de que subió. Y nos atormenta la idea de perder una oportunidad. Una solución podría ser mantener intacta la mayor parte de la inversión, pero vender un poco en la cima de la emoción. Si sube más, vendemos un poco más. 

Para los interesados, esta estrategia se llama “Dollar Cost Averaging” y es un sistema de inversión perfecto para aquellos que quieren invertir en Bitcoin con resultados a largo plazo sin muchas complicaciones. Yo le añadí la venta o compra durante los días excepcionales. Como una enmienda divertida. Considerando que estamos en uno de estos momentos “excepcionales”.