El jefe en funciones de la OCC, Michael Hsu, advierte que los riesgos de las criptomonedas pueden multiplicarse a medida que la tecnología se generaliza

El jefe en funciones de la Oficina del Contralor de la Moneda (OCC) de Estados Unidos, Michael Hsu, ha advertido que los exóticos productos financieros desarrollados en algunos sectores de las criptomonedas y DeFi les recuerdan a los que precipitaron la crisis financiera global (CFG) de 2008.

En su intervención ante la Asociación Blockchain el 21 de septiembre, Hsu advirtió que «la innovación por la innovación […] corre el riesgo de crear una montaña de tontos», estableciendo analogías entre la rápida proliferación de los derivados de activos digitales y la explosión de los derivados hipotecarios y de deuda, como los Credit Default Swaps (CDS), que precedieron a la crisis financiera mundial de 2008:

“He visto de cerca la fiebre del oro de los tontos en el período previo a la crisis financiera de 2008. Da la sensación de que podemos estar en la cúspide de otra con las criptomonedas y las finanzas descentralizadas (DeFi) […] Las criptomonedas/DeFi hoy están en un camino que se parece a los CDS a principios de la década de 2000.”

Hsu señala que «era casi imposible cubrir el riesgo de impago de un prestatario» antes de la creación de los CDS a mediados de la década de 1990. Sin embargo, cuando se incorporó a la SEC en 2004, el jefe interino de la OCC contó que los derivados de crédito les prometían a los inversores una mayor rentabilidad ajustada al riesgo mediante productos innovadores que «se basaban en gran medida en las matemáticas y la ingeniería financiera».

“Creyeron que estaban liderando una revolución financiera, creando una clase de activos totalmente diferente, utilizando un conjunto de modelos totalmente diferentes. ¿Le resulta familiar? Hoy en día, los programadores y codificadores, en lugar de cuants e ingenieros financieros, son los principales innovadores.”

Hsu afirma que en el momento en que se produjo la crisis, la misión original de los CDS «de crear un instrumento que pudiera mejorar la gestión del riesgo y, por tanto, reducir el coste del crédito» se había «vuelto sobre sí misma, envuelta en una matemática y una jerga impenetrables, y sobrecargada de rendimiento y comisiones para garantizar el crecimiento».

Haciendo un paralelismo entre los exóticos derivados de DeFi y el riesgo sistémico que apuntaló el colapso del mercado inmobiliario estadounidense en 2008, Hsu señaló que «la mayor parte de la innovación parece centrada en mejorar el comercio» de las criptomonedas hoy en día, en lugar de hacer realidad la visión de una mayor autonomía financiera articulada por Satoshi Nakamoto en el Libro Blanco de Bitcoin.

Hsu cita varios riesgos que podrían desestabilizar el sector de las criptomonedas, entre ellos «una corrida sobre una gran stablecoin […] bifurcaciones, hackeos, tirones de alfombra, ataques de vampiros y préstamos flash». Aunque reconoce que hasta ahora las criptomonedas han resistido todos los incidentes mencionados, Hsu advierte que estas amenazas podrían ser mayores a medida que crezca la base de usuarios de las criptomonedas:

“Mi hipótesis es que, hasta hace poco, la mayoría de los usuarios han creído firmemente en la tecnología y, por tanto, comprenden los riesgos y están dispuestos a perdonarlos. Sin embargo, a medida que el ámbito y el alcance de las criptomonedas/DeFi se amplíen, los usuarios más convencionales, con expectativas regulares de dinero seguro y sólido, dominarán e impulsarán las reacciones.” 

En última instancia, las perspectivas de Hsu para las criptomonedas no son del todo sombrías, ya que el funcionario concluye que si la industria «aplica las lecciones de la crisis de 2008 -anclar la innovación en un propósito claro, fomentar un entorno para que los escépticos hablen y seguir el dinero- los riesgos del oro de los tontos pueden mitigarse y la promesa real de la innovación de blockchain puede alcanzarse.» 

Sin embargo, los días de Hsu al frente de la OCC parecen contados, ya que, según se informa, el gobierno de Biden se dispone a nominar a la profesora de derecho Saule Omarova para dirigir la institución.

Si es nominada, los analistas creen que Omarova supervisará un endurecimiento de las regulaciones que supervisan tanto las industrias financieras de criptomonedas como las convencionales. Omarova describió anteriormente los activos digitales como una herramienta de la que pueden abusar los intereses privados y que está fuera del ámbito de la regulación.

Sigue leyendo: