El invierno cripto podría haber terminado ya que el nuevo Bitcoin comienza a florecer

No hay duda de que las criptomonedas— específicamente Bitcoin (BTC), que se usa con frecuencia como un barómetro para la salud de todo el sector— han regresado. Al momento de escribir este artículo, Bitcoin se ubica en un poco más de USD 9,000, muy cerca del repunte de USD 10,000 que los inversores esperaban en algún momento de este año, y apenas estamos en el tercer trimestre.

Aunque hay indicios de que el invierno cripto ha terminado, muchos expertos siguen siendo cautelosos.

La criptomoneda ha sido una inversión notoriamente inestable, primero vendiendo a menos de un centavo y luego variando de USD 400 a USD 1,242 entre todo 2013 y 2016. En 2017, los inversores en criptomonedas se alegraron (y algunos, probablemente, bastante presumidos) al ver el alcance de la moneda a la increíble altura de USD 4,400 y luego termina el año rompiendo la asombrosa cantidad de USD 20,000, todo esto después de caer en picado a USD 2,000 ese mismo septiembre.

Por supuesto, lo que siguió a esa brillante temporada en la industria de las criptomonedas fue a lo que nos referimos como invierno cripto: la drástica caída en el valor después de varios esquemas Ponzi de alto perfil, hacks exitosos, intentos de criptomonedas y cobertura de medios negativa general.

En este artículo, discutiremos la cuestión de si el invierno cripto ha terminado, si aquellos que ya han invertido tienen una razón para tener esperanzas y si aquellos que no han subido al tren poco antes de que los precios se disparen. También nos centraremos en la tecnología blockchain, ya que existe tanto dentro como fuera de la industria de la criptomoneda, y por qué la adopción generalizada de esta nueva tecnología es un indicador del éxito futuro de la criptomoneda.

¿Se acabó el invierno cripto?

Para muchos de los expertos, la respuesta parece ser «sí». Desde los entusiastas de las criptomonedas hasta Forbes, el punto de vista actual de muchos es que Bitcoin está preparado para obtener grandes ganancias durante los próximos 10 años. Aunque los caprichos de la industria de las criptomonedas son tan misteriosos como el propio Satoshi Nakamoto, parece que nos hemos encaminado a un período de estabilidad durante el cual los fundamentos de las criptomonedas son mejor entendidos y confiables.

Solo el 4% de los estadounidenses encuestados mencionan la criptomoneda como su inversión preferida a largo plazo, pero es muy probable que esto cambie en el futuro cercano, ya que Bitcoin no tiene más que espacio para crecer.

Muchos comparan el futuro de Bitcoin con el de Internet, y afirman que el producto está pasando por los mismos dolores de escalabilidad, disponibilidad y facilidad de uso que Internet experimentó por primera vez desde 1995.

Del mismo modo, los expertos del mercado señalan que, aunque solo el 11% de los estadounidenses poseen Bitcoin, esos números están a la par con otros grandes desarrollos tecnológicos en sus primeras etapas, como los teléfonos inteligentes.

Muchos señalan que la disrupción causada por el brote de coronavirus en las instituciones bancarias y de inversión tradicionales puede ser un motivador para invertir en la moneda digital para protegerse contra la inflación y la resistencia cuestionable de las monedas fiduciarias.

Muchos expertos también sugieren que las transacciones de criptomonedas no son completamente seguras y anónimas sin el uso de una red privada virtual o VPN. También son irreversibles. Una vez que una moneda desaparece de su cuenta, puede desaparecer fácilmente sin dejar rastro. Los hackers se han aprovechado de esto al entrar en intercambios y robar pequeñas cantidades de cada usuario.

Por lo tanto, probablemente tomará tiempo hasta que Bitcoin gane la confianza del público en general, pero para aquellos que estén dispuestos a arriesgarse, podría ser la inversión más rentable de 2020, específicamente para aquellos que están dispuestos a esperar 10 años para presenciar el verdadero alcance de su crecimiento.

Blockchain — El verdadero ganador detrás de la criptomoneda

Aunque queda mucho por ver sobre el futuro de las criptomonedas, nadie puede negar que la idea de crear una moneda solo digital es tan antigua como la ciencia ficción. Desde el transporte hasta la comida, la medicina y los videojuegos, una amplia variedad de industrias continúa buscando la tecnología blockchain para soluciones logísticas y transaccionales. En siete años, se estima que se rastrearán productos alimenticios por un valor de USD 300 mil millones utilizando la tecnología blockchain, ahorrando más de USD 100 mil millones anualmente.

En 2018, JPMorgan sorprendió al mundo financiero tradicional al declarar públicamente que la tecnología blockchain es el camino del futuro para los pagos transfronterizos. Un año después de eso, IBM, Citibank y Barclays anunciaron el desarrollo de sus propias plataformas basadas en blockchain, y Dubai hizo una declaración de que tiene un nuevo objetivo para convertirse en impulsada por blockchain para 2020.

Aunque todavía es una tecnología relativamente nueva, hay pocas dudas de que blockchain y la tecnología cripto que utiliza dominarán rápidamente el panorama en los próximos años. Innumerables ingenieros de primer nivel, desarrolladores de productos y diseñadores están creando soluciones reales sobre blockchain, trabajando para perfeccionar esta tecnología para su uso generalizado en varias industrias.

Es posible que tengamos que esperar hasta que la tecnología blockchain sea completamente comprendida, utilizada y apreciada por las masas para proporcionar a la criptomoneda un impulso publicitario muy necesario.

Después de todo, aunque las monedas y las inversiones monetarias como las criptomonedas pueden pasar por altibajos salvajes, no hay nada más estable que una solución tecnológica ya probada y confiable como blockchain.

¿Listo para la limpieza de primavera?

Muchas preguntas y problemas sin respuesta que aún existen son inquietantes para los inversores cautelosos, pero estos obstáculos se parecen a otras tecnologías exitosas e innovadoras como Internet y los teléfonos inteligentes de Apple. Además, gran parte de la prensa negativa sobre los problemas asociados con Bitcoin se debe a estafas que podrían haberse evitado fácilmente con un conocimiento financiero adecuado y seguridad cibernética.

Además, no olvidemos que las instituciones bancarias tradicionales tienen un interés personal en hacer que las criptomonedas parezcan una inversión cuestionable. Por supuesto, los grandes bancos y las plataformas de inversión tradicionales tienen un poder significativo para financiar investigaciones e historias de noticias que influyen en las opiniones a diario. Esto podría ser más un reflejo de su miedo a la competencia en lugar de una representación legítima del valor de la industria de las criptomonedas.

Ciertamente, si prefiere inversiones seguras y confiables con ganancias de moderadas a bajas en el corto plazo, Bitcoin probablemente no sea la inversión adecuada para ti.

Sin embargo, si está buscando potencialmente ganar dinero invirtiendo en una nueva industria en crecimiento y no le teme a la «limpieza de primavera» que se necesita actualmente para realizar mejoras en la seguridad futura y la usabilidad de la criptomoneda, podría ser la hora justa de comprar Bitcoin.

Después de todo, donde no hay riesgo, no hay recompensa, y puede ser conveniente no esperar hasta que todos estén cantando las alabanzas de Bitcoin en los próximos años para tomar la decisión de invertir.

Este artículo no contiene consejos o recomendaciones de inversión. Cada movimiento de inversión y comercio implica un riesgo, debes realizar tu propia investigación al tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son solo del autor y no necesariamente reflejan o representan los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Sam Bocetta es un periodista independiente especializado en diplomacia de Estados Unidos y seguridad nacional con énfasis en las tendencias tecnológicas en guerra cibernética, defensa cibernética y criptografía. Anteriormente, Sam era contratista del Departamento de Defensa de EE. UU. y trabajaba en colaboración con arquitectos y desarrolladores para mitigar los controles de las vulnerabilidades identificadas en todas las aplicaciones.

Sigue leyendo: