El investigador de Ethereum Virgil Griffith presenta una moción para desestimar el cargo de conspiración de Corea del Norte

Virgil Griffith, el ex investigador de la Fundación Ethereum acusado de conspirar para violar las sanciones de Estados Unidos contra la República Popular Democrática de Corea, presentó una moción el jueves para desestimar el cargo en su contra con el argumento de que los fiscales del Distrito Sur de Nueva York no han establecido adecuadamente el crimen de Estado de Griffith.

Griffith, de 37 años, fue arrestado por agentes del FBI el 28 de noviembre de 2019 luego de una presentación en una conferencia en Corea del Norte en abril.

Los fiscales alegan que, en la conferencia Griffith prestó servicios al gobierno de Corea del Norte en forma de «información valiosa» que proporcionó a los funcionarios de la RPDC y que «participó en conversaciones» sobre cómo utilizar la tecnología blockchain para evitar sanciones.

Griffith, mientras tanto, sostiene que su presentación fue un «discurso muy general basado en información disponible públicamente».

La moción del jueves para desestimar el cargo ahora depende de si planificar y dar esta presentación se puede interpretar como una conspiración para violar las sanciones.

En la moción, Griffith argumenta que debido a que no se le pagó por su asistencia y no estaba bajo contrato como consultor, no estaba brindando un «servicio» a la RPDC, y que su discurso está protegido de la prohibición del gobierno de EE. UU. en virtud de la Primera Enmienda. 

Además, Griffith argumenta que su presentación cae explícitamente bajo una exención en la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional para el intercambio de «información» y «materiales de información».

La moción agregó:

«Si el discurso que supuestamente dio el Sr. Griffith no es ‘información’, entonces nada lo es».

Como Cointelegraph informó anteriormente, el caso de Griffith ha dividido a la comunidad cripto.

En diciembre, el cofundador de Ethereum, Vitalik Buterin, defendió a Griffith diciendo:

“No creo que lo que hizo Virgil le dio a la RPDC ningún tipo de ayuda real para hacer algo malo. Hizo una presentación basada en información disponible públicamente sobre software de código abierto. No hubo ninguna extraña ‘tutoría avanzada’ de hacker. […] Virgil no obtuvo ninguna ganancia personal con el viaje. […] Espero que EE.UU. […] se concentre en la corrupción genuina y dañina con la que este y todos los países luchan en lugar de perseguir a los programadores que dan discursos”.

Sigue leyendo: