El gobierno iraní aparentemente está tomando medidas para bloquear la aplicación de mensajería, Signal

Signal supuestamente está siendo atacada por las autoridades iraníes, ya que aumenta el interés en medio de especulaciones de que el gobierno ya tiene acceso a la información de los usuarios en otras aplicaciones de mensajería populares.

Según Al Jazeera, muchos usuarios de la aplicación de mensajería centrada en la privacidad en Irán han informado que no pueden conectarse desde que Signal ocupó la primera posición en la Google Play Store del país este mes. La aplicación ya fue eliminada de las tiendas de aplicaciones iraníes Cafe Bazaar y Myket.

En un tuit, Signal afirmó que era «la número uno en la lista de bloqueo del gobierno iraní» y que estaba trabajando para eludir los intentos de censura del país.

El informe dice que un comité de funcionarios iraníes encargado de identificar «contenido criminal» ha etiquetado a Signal como una amenaza. Sin embargo, un vocero del gobierno también afirmó que el poder judicial no había «bloqueado ninguna plataforma, medio de comunicación o servicio de mensajería» y no tenía intenciones de hacerlo.

Irán enfrentó una gran cantidad de protestas civiles generalizadas en noviembre de 2019 en medio de las dificultades económicas provocadas por las sanciones de Estados Unidos, las acusaciones de corrupción del gobierno, un aumento en el precio del combustible y, más tarde, por la pandemia de COVID-19. Muchas publicaciones en las redes sociales en ese momento mostraban a las autoridades iraníes matando a manifestantes, lo que provocó que el gobierno quitara Internet para casi todos en el país durante días.

Los residentes de Irán ahora pueden enviar mensajes a través de WhatsApp e Instagram, pero muchos especulan que el gobierno ha podido acceder a las aplicaciones. Las autoridades iraníes actualmente bloquean Twitter, Facebook, YouTube y Telegram, el último supuestamente ocupa el 60% del ancho de banda de Internet del país.

Aunque Irán intentó bloquear Telegram en 2018 en medio de usuarios que compartían reacciones violentas de las autoridades ante los manifestantes, muchos residentes han podido eludir estas restricciones con una VPN. La aplicación todavía se usa ampliamente en el país en estas condiciones, pero la privacidad sigue siendo una preocupación, ya que circulan rumores de que el gobierno puede incluso tener acceso a Telegram.

Alex Gladstein, de la Human Rights Foundation, ha dicho que las herramientas de privacidad como Signal han sido utilizadas por movimientos similares en los Estados Unidos, específicamente, en las protestas de Black Lives Matter, «como una forma de mantenerse a salvo de la vigilancia policial». Él opinó que cualquiera que viva bajo una dictadura es más probable que necesite privacidad y, en consecuencia, satanizar a Signal en un país democrático podría llevar a un estado policial más grande impulsado por la “vigilancia masiva para combatir el extremismo”.

El investigador de derechos digitales, Amir Rashidi, se hizo eco de este sentimiento en el informe de Al Jazeera sobre el intento de bloquear el uso deSignal:

«Tradicionalmente, siempre que el gobierno iraní no puede averiguar qué está pasando o quién está haciendo qué, temen que tal vez la gente esté haciendo algo en contra del gobierno».

Sigue leyendo: