El ensayo del lanzamiento de Ethereum 2.0 resultó ‘90% exitoso’ pese a los problemas de participación

La última de una serie de testnets de Ethereum 2.0, llamada Spadina, fue lanzada el martes con un éxito mixto.

Spadina se propuso como un “ensayo general” de corta duración para el proceso de lanzamiento de la mainnet, lo que indica que la Fase 0 de Ethereum 2.0 se está acercando cada vez más. La red se lanzó el 29 de septiembre a las 12 p.m. UTC y estaba destinada a durar solo 72 horas.

Los desarrolladores dijeron que es probable que esta sea la última oportunidad para que los futuros stakers de Ether (ETH) prueben el depósito y las herramientas de lanzamiento antes del génesis de la Fase 0.

Desde esa perspectiva, la prueba parece haber tenido un gran éxito. No se encontraron problemas importantes en el proceso de depósito y los clientes manejaron los bloques con éxito.

Sin embargo, al igual que con el lanzamiento inicial de la red de prueba de Medalla, las tasas de participación estuvieron muy por debajo de las expectativas. En las primeras rondas de validación, menos del 34% de la participación se unió al proceso de consenso, mientras que el porcentaje objetivo era del 80%.

Tasas de participación tan bajas sugieren que muchos miembros de la comunidad que se inscribieron para ser validadores no pudieron poner a sus clientes en línea a tiempo para el lanzamiento. Los desarrolladores destacaron durante la fiesta de lanzamiento que esta es una manifestación del problema de “nada en juego”. Dado que el testnet de Ether no tiene valor, a los stakers no les importa si su capital se reduce mientras están desconectados.

Es probable que un futuro lanzamiento de mainnet con ETH real involucre a participantes más serios y dedicados, que serían muy penalizados por eludir sus obligaciones.

Danny Ryan, el coordinador principal de Eth 2.0 en la Fundación Ethereum, dijo: «Creo que tenemos el 90% de lo que queríamos de esto».

Dado que la testnet se apuntó específicamente al proceso de lanzamiento, la baja participación no es una preocupación importante. Sin embargo, algunos usuarios informaron problemas con Teku, uno de los clientes más recientes en ingresar a la etapa de preparación. Otros destacaron un problema potencial con el reenvío de puertos, ya que la mayoría de los clientes parecen no estar usando Universal Plug & Play. Esta tecnología abre dinámicamente los puertos del enrutador para permitir que las conexiones entrantes sean aceptadas por la red local, lo que es crucial para las redes peer-to-peer. Su ausencia podría crear problemas para algunos usuarios menos expertos en tecnología, que pueden no saber cómo abrir puertos de red manualmente.

Si bien aún no se dieron indicaciones, las testnets lanzadas hasta ahora parecen ser relativamente estables y exitosas. Con tres meses restantes, estos resultados parecen ser un buen augurio para el lanzamiento de la Fase 0 en 2020.

Sin embargo, la Fase 0 no afectará de inmediato al ecosistema más amplio de Ethereum. La plataforma blockchain de prueba de trabajo continuará funcionando exactamente como lo ha hecho hasta ahora, salvo por la presencia de un contrato inteligente de depósito Ethereum 2.0. Afri Schoedon, quien ha estado profundamente involucrado con las redes de prueba Eth 2.0, se refirió a la Fase 0 como “una fase de prueba incentivada”, sugiriendo que es principalmente una forma de probar el comportamiento de los interesados ​​en escenarios realistas.

Vitalik Buterin, cofundador de Ethereum, se mostró optimista de que la cadena de balizas sin procesar de la Fase 0 aún podría ser útil para los clientes ligeros en Ethereum 1.0. También dijo que su lanzamiento indica un cambio en el enfoque centrado en el envío y la iteración de funciones, en lugar de atascarse en un trabajo teórico menos eficiente.

“La red Eth 2.0 simplemente agregará funcionalidad gradualmente y se volverá más importante para el ecosistema con el tiempo”, agregó.

Sigue leyendo: