El CEO del United Texas Bank quiere «limitar la emisión de stablecoins respaldadas por dólares a los bancos»

Scott Beck, CEO de United Texas Bank, pidió a los miembros del grupo de trabajo sobre tecnología Blockchain del estado que recomendaran una política para dejar las stablecoins en manos de los bancos y no en poder de las empresas de criptomonedas.

En su intervención ante el Texas Work Group on Blockchain Matters en Austin el viernes, Beck sugirió limitar la emisión de stablecoins respaldadas por dólares estadounidenses a los bancos con licencia en lugar de emisores como Circle. El CEO de United Texas Bank citó un informe de noviembre del Grupo de Trabajo del Presidente sobre Mercados Financieros, en el que el grupo decía que los emisores de stablecoins deberían cumplir las mismas normas que las instituciones depositarias aseguradas, incluidos los bancos estatales y federales.

«Si esas stablecoins se definen como ‘dinero’, los bancos son el actor económico adecuado para emitirlas y gestionarlas», dijo Beck. «Los bancos tienen la experiencia y el marco legal para manejar el dinero, y a diferencia de los actores actuales de las stablecoins, los bancos están altamente regulados tanto a nivel estatal como federal».

Además añadió:

«Incorporar las actividades de stablecoins al sector bancario y prohibir que los no bancarios emitan stablecoins mejorará la protección de los consumidores y atraerá más recursos y capital a este sector emergente de la actividad económica».

El director general de United Texas Bank hablando ante el Work Group on Blockchain Matters en el Capitolio de Texas el viernes

En respuesta a las preguntas del miembro del grupo de trabajo y abogado general de MoneyGram, Robert Villaseñor, Beck afirmó que los emisores de stablecoins como Circle mantenían activos en «otras instituciones» en contraste con los bancos, «absorbiendo eficazmente los depósitos de la industria bancaria». Añadió que algunas stablecoins eran particularmente vulnerables a las corridas bancarias, amenazando potencialmente la economía si el mercado alcanzaba cierto tamaño, y que dejar la emisión a los bancos garantizaba el cumplimiento de las normas de Conozca a su Cliente.

Lee Bratcher, presidente del Texas Blockchain Council y presente en la audiencia, cuestionó la propuesta de Beck por considerarla «anticompetitiva». El CEO del banco argumentó que una de las principales diferencias entre los bancos con licencia y las empresas privadas que emiten stablecoins es que, en el caso de los primeros, el dinero que hay detrás de los tokens permanecería «almacenado en la Fed», lo que también garantiza que los fondos estarían asegurados por la FDIC.

La stablecoin de Circle, que tiene paridad con el dólar, está supuestamente respaldada al 100% por dinero o equivalentes de efectivo, incluidos depósitos bancarios, notas del Tesoro o papel comercial. El emisor de la stablecoin anunció en marzo que la institución financiera BNY Mellon se encargaría de custodiar sus reservas de USDC; al cierre de esta edición, había más de 52,000 millones de monedas en circulación.

El Texas Work Group on Blockchain Matters se formó oficialmente en septiembre de 2021 tras la aprobación de la Ley de la Cámara 1576. Según el sitio web del grupo, su misión incluye la elaboración de un marco «para la expansión de la industria de la cadena de bloques en Texas y recomendar políticas e inversiones estatales en relación con la tecnología Blockchain».

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.