El CEO de Ripple, Brad Garlinghouse, responde a la demanda de la SEC contra XRP

El CEO de Ripple, Brad Garlinghouse, ha respondido a la última demanda regulatoria contra XRP, asegurando a los accionistas que la compañía probará su caso en la corte. En una entrada de blog del 22 de diciembre, Garlinghouse argumentó que la acción legal contra la criptomoneda de XRP presentada por la Comisión de Exchanges y Valores de los Estados Unidos es un «ataque a las criptomonedas en general».

El ejecutivo confía en que la acción regulatoria tendrá un «efecto de bola de nieve» en la industria en su conjunto, afectando potencialmente a los principales actores como Coinbase y todas las demás criptomonedas, no solo Bitcoin (BTC) y Ether (ETH):

“Ripple, Chris y yo podemos ser los nombrados en el archivo, pero esto es un ataque a las criptomonedas en general. En este caso, XRP es un sustituto de cualquier otra ‘altcoin’ del espacio. A partir de ahí, tienes un efecto de bola de nieve; esto no es una buena noticia para ningún creador de mercado, exchanges como Coinbase, etc. Esto establece un terrible precedente en toda la industria para cualquier compañía que trabaje con un activo digital.”

Garlinghouse continuó diciendo que la SEC está «comprometida en un ataque total a la industria de las criptomonedas», a pesar de que el ente regulador declare que está comprometido con el fomento de la innovación en el espacio de los activos digitales.

Pero Ripple probará su caso en el tribunal, aseguró Garlinghouse. El director general subrayó que el XRP no es un «contrato de inversión», ya que los holders no tienen ninguna conexión o relación con Ripple. Garlinghouse también subrayó que el valor de mercado de XRP no está correlacionado con las actividades de Ripple, a diferencia de los valores. «No solo estamos en el lado correcto de la ley, sino que estaremos en el lado correcto de la historia», declaró Garlinghouse.

El CEO también indicó que la acción de la SEC impusla aún más a Ripple a trasladar su sede fuera de los EE.UU. Sin embargo, la empresa dice que todavía espera trabajar con el nuevo gobierno para encontrar una solución. Como se informó anteriormente, Japón es el principal candidato para la nueva sede de Ripple. A principios de diciembre, Garlinghouse declaró que los inversionistas de EE.UU. constituyen solo el 5% de los clientes globales de Ripple.

El 22 de diciembre, la SEC presentó una demanda ante el tribunal federal de distrito de Manhattan, alegando que XRP es un valor y acusando a Ripple de violar las leyes al recaudar más de $1,300 millones. Algunos actores de la industria afirmaron posteriormente que no harán ningún esfuerzo por resistirse a la decisión de la SEC de considerar a XRP como un valor.

En medio de los informes sobre las próximas acciones legales contra Ripple, XRP cayó un 21% el 22 de diciembre. Al cierre de esta edición, XRP ha bajado un 22% en las últimas 24 horas, cotizando a unos  $0.35

Sigue leyendo: