El aumento de estafas en DeFi empaña el nicho de mercado del Yield Farming

Para quienes trabajan en el ámbito de DeFi, no pasa un solo día sin que se informe sobre un proyecto u otra «estafa de salida» de sus inversores. Desde retirar el respaldo de forma repentina hasta las falsas preventas, tanto los expertos en DeFi como los comerciantes novatos están desangrando el valor de Ether (ETH) en estas estafas.

Con DeFi creando un segmento de mercado en el que el costo de iniciación de un proyecto es casi cero, los actores deshonestos tienen ahora el entorno perfecto para desviar continuamente fondos de las víctimas. Con la ayuda y la complicidad de una multitud de estafadores de las redes sociales y el actual clima de frenética persecución de rendimientos del Yield Farming, estos criptoestafadores son capaces de acarrear enormes sumas de dinero que se elevan a cientos de millones de dólares.

En lugar de que DeFi ayude a democratizar el acceso a las finanzas mundiales, el nicho de mercado emergente está siendo invadido por estafas. El mero volumen de estafas, timos y otras prácticas de mercado desagradables parece haber contribuido también a un notable enfriamiento de los precios en el sector, ya que los inversores se muestran cada vez más cautelosos ante los nuevos proyectos.

El delito paga en DeFi

En cuanto a las estafas, las que se ven en el espacio DeFi siguen el mismo libro de jugadas básicas. Los fundadores anónimos crean un nuevo proyecto que copia del código de un contrato inteligente de un token existente y hacen pequeños cambios en los parámetros como el suministro total.

Típicamente apoyándose en cualquier tendencia que haya ganado recientemente el favor del mercado de DeFi, estos estafadores inundan los grupos de Telegram y otras plataformas de redes sociales. Con la ayuda de los «moon boys», o cómplices pagados con un considerable número de seguidores en Twitter, los creadores de proyectos hacen correr la voz sobre su supuesta nueva «joya» de DeFi. Todas estas estafas comparten la misma premisa: baja capitalización de mercado provocada por un suministro limitado de tokens que garantizan enormes ganancias para los primeros adoptantes o alrededor del 1.000% de ganancias.

Sin embargo, con estos proyectos centrados en el precio y teniendo poca o ninguna consideración por la tecnología útil, el juego de suma cero se traduce en un fuerte descenso de la valoración que deja a la mayoría de los adoptantes con bolsas de tokens ERC-20 sin valor. Para Douglas Horn, arquitecto jefe de la red Blockchain Telos, el éxito de estas estafas se basa en el deseo desenfrenado de obtener ganancias rápidas en el mercado de criptomonedas, como le dijo a Cointelegraph:

«En cualquier momento que estés persiguiendo este tipo de acción de mercado FOMO, ya estás cometiendo un error porque estás apostando por tu capacidad de obtener beneficios siendo más rápido que las masas, sabiendo que es imposible que todos o incluso la mayoría de los participantes lo consigan. Eso siempre va a terminar en lágrimas para la mayoría de los participantes y es una estrategia de inversión extremadamente pobre. […] Las buenas inversiones no tienen ese nivel de FOMO o de contracción del tiempo.»

Cuando los desarrolladores no están retirando el apoyo de forma inmediata, algunos desarrolladores de proyectos están agregando líneas de código maliciosas diseñadas para robar fondos de sus usuarios. Los participantes del Yield Farming en el dudoso protocolo UniCats recientemente vieron sus balances en tokens desviados por un desarrollador deshonesto.

Escondidos detrás del anonimato, los creadores y promotores de proyectos se aprovechan de la credulidad de algunos inversionistas criptos. En algunos casos, estos actores pícaros optan por utilizar el enfoque a largo plazo de cultivar una enorme cantidad de seguidores y aparentar estar en contra de las estafas. Una vez que su atracción por las redes sociales alcanza un cierto nivel, anuncian una venta anticipada de tokens de una nueva máquina de generación de ingresos. Basándose en la confianza ganada por los creadores del proyecto, los inversores se amontonan con su ETH y los estafadores pronto desaparecen con los fondos.

Consejos útiles para evitar los estafadores de DeFi

En medio de la letanía de monedas falsas que aparecen en los mercados descentralizados como Uniswap surge la necesidad de armar a los inversores con información útil para evitar convertirse en víctimas. Dada la naturaleza novedosa del sector, existe todavía una considerable laguna de conocimientos entre los inversores que los convierte en blancos fáciles de estos estafadores criptos. Malcolm Tan, miembro de la junta directiva de la plataforma automatizada de creación de mercados KingSwap, dijo a Cointelegraph que los inversores tienen la responsabilidad de hacer su propia diligencia debida:

«Es muy importante mirar al equipo y a los fundadores, y comprobar sus perfiles en LinkedIn y los de sus asesores para ver que realmente han enumerado dicho proyecto. […] Lee todo lo que puedas sobre los proyectos y asegúrate de pensar en cómo recuperarías tu dinero si lo pones en el proyecto – lo que significa que los proyectos que ni siquiera indican su ubicación o jurisdicción ni tienen rostros conocidos a los que puedas mirar si las cosas van mal, no deben ser tocados».

De acuerdo con Michael Gu, fundador del popular canal de YouTube Boxmining, los inversores de DeFi deben adoptar la filosofía de «don’t trust, verify”, en español “no confiar, verificar». Escribiendo a Cointelegraph, Gu aconsejó a los cazadores de altos rendimientos a convertirse en expertos en la investigación de proyectos de DeFi, añadiendo que cualquiera puede comprobar fácilmente «cuánto ha construido un desarrollador en términos de código, para asegurarse de que no están mintiendo o embelleciendo», añadiendo:

«Dedicar el tiempo a la investigación es clave, personalmente paso hasta seis horas al día sólo en la investigación. Ahora mismo, la mejor manera de evitar estafas es verificando los hechos – lo que incluye mirar el código de contrato inteligente y los repositorios de GitHub. Esta es la mejor parte del DeFi, ya que los contratos inteligentes son de código abierto y están abiertos a todo el mundo para verificarlos y validarlos.»

Como las retiradas de los desarrolladores de un momento a otro son posibles debido a que la liquidez del proyecto no está bloqueada, se ha hecho popular entre los inversores comprobar si los desarrolladores de un nuevo token han bloqueado la liquidez utilizando servicios como Unicrypt. Incluso con la liquidez bloqueada, los códigos maliciosos ocultos en el contrato también pueden presentar una puerta trasera para que los actores deshonestos drenen los fondos. Por ejemplo, en febrero de 2020, los hackers pudieron explotar una debilidad de código para ejecutar ataques de préstamos flash en el protocolo de préstamos descentralizados bZx, lo que resultó en una pérdida de alrededor de 1.139 ETH, con un valor de alrededor de 1 millón de dólares en ese momento.

Tomando el brillo de un nicho legítimo de las criptomonedas

Aparte de las importantes pérdidas sufridas por las víctimas de estas estafas, se informa de que el mero volumen de actividades fraudulentas está pasando factura al mercado DeFi en su conjunto. Al igual que en el caso de las ICO, los proyectos falsos están impidiendo los intentos de iniciar la democratización de las finanzas mundiales.

Al comentar el impacto negativo de estas estafas, Horn dijo a Cointelegraph que la tecnología Blockchain debería representar la transparencia y la confianza, pero «en cambio, se asocia de manera más prominente con estas estafas y códigos no auditados, de la misma manera que el incumplimiento de muchas ICO de sus promesas ayudó a hundir las criptomonedas a principios de 2018». Según Horn, la situación actual en el espacio del DeFi está escalando aún más que la que se vio durante la locura de las ICOs:

«Los ciclos de DeFi están ocurriendo a un ritmo mucho más rápido. Todo esto resta importancia al asombroso potencial de las finanzas democratizadas para construir sistemas poderosos y derivados autocreados a partir de encadenar muchos primitivos financieros diferentes. Algún día esto cambiará el mundo, pero no hasta que haya más estabilidad y calidad en las ofertas».

Hay una tendencia emergente en el espacio del DeFi que ha visto la transición del mercado del Yield Farming a la «Ponzinomics», con retiros repentinos de desarrolladores y preventas fraudulentas que se han convertido en algo cotidiano en las últimas semanas. Para Gu, estas estafas amenazan con desinflar el alboroto y el entusiasmo que rodea al espacio de DeFi:

«Estas estafas están afectando el interés de la gente en el Yield Farming, que es la principal atracción para la gente, ya que algunos proyectos prometen rendimientos irreales no vistos antes. Y con el interés y los retornos en el Yield Farming disminuyendo debido al miedo de la gente a las estafas, el correspondiente interés en el DeFi en general también está perdiendo fuerza».

Sin embargo, no todos los interesados comparten la opinión de que estas estafas con DeFi son la sentencia de muerte del emergente mercado de las criptomonedas. Rafael Cosman, cofundador y director general de la empresa emisora de stablecoins TrustToken, dijo a Cointelegraph que el espacio del DeFi puede superar los desafíos que plantean los actores deshonestos:

«Toda nueva tecnología está sujeta a malos actores que, con demasiada frecuencia, también son los primeros en adoptarla. La tecnología de punta ha sido con frecuencia un atractivo para las estafas para ganar dinero, la pornografía o la venta de bienes ilícitos, pero cuando la gente buena y creativa sigue construyendo, se obtienen tecnologías como la Internet moderna. […] Predigo que el DeFi seguirá innovando, los consumidores seguirán haciéndose más inteligentes, y las normas seguirán aumentando en lo que califica como algo en lo que vale la pena poner sus fondos».

Sigue leyendo: