Deuda sin consentimiento: La tragedia del dinero fiat monopolizado

Como anarco-capitalista, sostengo que los derechos de propiedad son sagrados y que la violencia es aceptable sólo cuando nuestros derechos naturales, tal como están incorporados y consagrados en la Constitución y la Declaración de Derechos, están bajo una amenaza directa e inminente, y sólo en defensa propia. Puede que sea el primer anarquista, anarco-capitalista o minarquista que haya conocido. Esas etiquetas pueden sonar atemorizantes para algunos – eso está bien.

Los demócratas y los republicanos se llaman entre si con nombres aterradores todo el tiempo, también. Pero todo lo que mis etiquetas significan es que creo en un sistema monetario que presume la libertad más consistentemente que lo que defiende un típico Libertario. Me identifico como tal debido a un juicio moral que hice, uno al que llegué después de observar los resultados del papel moneda fiat de nuestro país, la deuda odiosa y el sistema bancario central. Después de analizarlos con referencia a los conceptos y principios fundamentales de la economía, creo que otros verán la alternativa generalmente aceptada de socialismo demócrata vs. capitalismo republicano como yo.

Como ya no está respaldada por una mercancía valiosa como el oro, nuestra moneda está sujeta a la manipulación y la valoración basada en el nivel de «confianza» en su valor. Eso, en gran parte, significa confianza en el gobierno. Pero, ¿en qué historial de honestidad e integridad confía usted en el gobierno? La mayoría de las personas que han sido testigos de la mala gestión del gobierno y la corrupción de todos los asuntos – grandes y pequeños – son legítimamente escépticos. Pero no suelen ver el dinero de su cartera con el mismo grado de escepticismo. Y eso es un error.

La falta de escepticismo sobre el dinero fiat

Dos estudios recientemente publicados por la Universidad de Brown estiman el costo de la Guerra contra el Terrorismo desde el 11 de septiembre de 2001 en 6,4 billones de dólares y más de 800.000 vidas, la mitad de las cuales eran civiles. Añadiendo las muertes indirectas como consecuencia de la guerra, el número de vidas perdidas se eleva a 3,1 millones. Si conocieran estas cifras en el momento de decidir ir a la guerra, ¿el Congreso y el pueblo americano habrían creído todavía que nuestras acciones producirían los resultados más rentables, dignos de ese sacrificio humano? Seguramente no. Todos fuimos manipulados, durante una época en la que nuestras emociones eran prepotentes y la información era escasa, estábamos presionados por el patriotismo, y creíamos que nuestro papel moneda fiat podría ayudarnos a costearlo. Estábamos equivocados.

Los regímenes de dinero duro se abandonan en tiempos de guerra, porque el envilecimiento del dinero es un prerrequisito de la mayoría de las guerras. Un sistema monetario honesto respaldado por Bitcoin (BTC) o el oro requeriría que los americanos consintieran y confirmaran explícitamente su voluntad de pagar por la agresión militar, así como todas las demás funciones rutinarias del gobierno y el sector privado.

Una moneda honesta exige que, cuando vayamos a la guerra, tengamos la piel en el juego. Es un pequeño sacrificio escribir un pagaré por el dinero de otras personas, pero la gente reflexiona más cuidadosamente sobre el costo y los beneficios de una compra cuando ven que su presupuesto se reduce en tiempo real.

Bitcoin funciona como una moneda de reserva, desnacionalizada y por lo tanto desvinculada de la manipulación del gobierno. Cuando surgió por primera vez durante la crisis financiera mundial de 2008, los bancos no confiaban en los balances de los demás y no se prestaban dinero entre sí, lo que puso de manifiesto la fragilidad de los mercados de la moneda fiat tradicional. Si nuestros mercados no estuvieran manipulados por el banco central, la preferencia temporal del dinero no se pervertiría, y nuestras preferencias por el consumo de hoy frente al ahorro de mañana se verían reflejadas en los tipos de interés.

Antes de la creación de la Reserva Federal, el gobierno no gastaba mucho como porción del producto interno bruto, y las tasas de ahorro privado eran altas. La gente invertía, compraba bienes raíces y depositaba dinero en el banco, acumulando riqueza a través del poder del interés compuesto. La inflación y el interés estaban bajo control. Sin embargo, desde 1971, abandonamos todo sentido de disciplina de mercado y sustituimos la discreción del banco central en su lugar. Y la política fiscal, que ya no estaba gravada por su vínculo con el suministro de oro físico, se volvió más intervencionista: Los gobiernos pidieron más préstamos, las empresas pidieron más préstamos. Como resultado, todos debíamos más, porque toda la deuda finalmente fluye hacia el individuo. Puede que no la sintamos, pero la pagamos.

Lo que los economistas dicen sobre el dinero

John Exter, ex-vicepresidente de la Reserva Federal de Nueva York, escribió en 1971:

«Hoy en día no hay dinero en el mundo que realice plenamente los tres servicios. Las monedas nacionales se utilizan como medios de pago y como moneda estándar de valor, pero ninguna en esta época inflacionaria es un depósito de valor asegurado. […] Los commodities como el oro y la plata, que se utilizan como dinero de reserva, no se utilizan como medios de pago ni como dinero de reserva».

Otros economistas están de acuerdo. Adam Smith, el padre de la economía política moderna, dijo:

«Todo el dinero es una cuestión de creencia».

Cuando era congresista de Nebraska, Howard Buffet, padre de Warren Buffet, argumentó que «los sistemas de papel moneda siempre han terminado con el colapso y el caos económico». Además, un reciente informe del Banco de Pagos Internacionales concluyó que el crecimiento sin precedentes de los balances de los bancos centrales ha tenido un impacto adverso en el funcionamiento de los mercados de capital.

En otras palabras: Los mercados financieros son disfuncionales, ya no fijan los precios de los riesgos de manera adecuada y pervierten la asignación del capital. Agravan las desigualdades y, al mismo tiempo, nos hacen más pobres a todos.

¿Por qué usar Bitcoin?

Si todos los americanos hubieran usado Bitcoin en 2001, habríamos tenido que consentir la imposición de impuestos para financiar la guerra contra el terrorismo, por lo tanto, sintiendo inmediatamente el impacto de esa decisión. Por otro lado, el valor de los ahorros también se realizaría, permitiéndonos apreciar mejor el efecto de la adopción de una política energética sensata junto con una asignación más eficiente de otros recursos. Los precios funcionarían de nuevo como una representación de nuestras preferencias individuales en lugar de las promesas del gobierno.

Lo más importante es que el uso de Bitcoin nos obliga a sopesar las opciones de guerra y bienestar. Usando las cifras indicadas arriba, por ejemplo, tendríamos que decidir si valía la pena gastar 800.000 dólares por persona muerta.

Con respecto a la manipulación de la deuda, hay que tener en cuenta que no todas las deudas son iguales. Algunas deudas sientan las bases para futuros rendimientos que superarán el costo de la infraestructura. Otras deudas nunca serán pagadas, lo que se conoce como deuda odiosa.

Toda la deuda emitida por el gobierno de los Estados Unidos es una deuda odiosa. Según Alexander Nahum Sack en 1927, la deuda odiosa es emitida por el estado para fortalecer su poder y reprimir a la población. El banco central es consciente, al igual que los bancos de Wall Street, de que el gasto es despilfarrador, especialmente la deuda hostil contraída para llevar a cabo guerras. Pocos creen que podamos salir de este agujero, y algunos quieren que sea a perpetuidad. Muchos defensores de la economía del «almuerzo gratis» creen que el Estado puede emitir continuamente deuda sin límite, porque no hay límite para los futuros flujos de efectivo recaudados a través del aumento de los impuestos.

Mientras el debate continúa, también lo hace la deuda. Y, para mucha gente, el tamaño de la deuda ya no tiene ningún significado. Los números son demasiado grandes para comprenderlos. Nunca se les ha pedido que sacrifiquen nada como resultado de ello, y no pueden imaginar cuál sería su calidad de vida, viviendo en un país sin ella.

¿Cómo pueden tantos demócratas y republicanos creer que no hay límite para el endeudamiento? ¿No hay límite para el crecimiento de los balances de los bancos centrales? ¿Que, de alguna manera, el aumento de la concentración del mercado y la mayor concentración del poder económico y político, combinado con muy poca inversión y un bajo crecimiento de la productividad, nos hará ricos?

El papel moneda Fiat sólo existe a través de la fuerza monopolística del Estado. El papel moneda es deshonesto, corrupto, engañoso, y es manejado por un cártel. La desconfianza y el poder son su moneda. El uso del papel moneda requiere permiso. Siempre está sujeto a confiscación y entrega.

Bitcoin no permite la deuda odiosa y la deuda que no esté explícitamente acordada. También tiene otras características atractivas: inmutabilidad, descentralización, privacidad y escasez; fácil de dividir y fácil de transferir; no hay necesidad de un intermediario, no hay necesidad de permiso; nadie puede degradarlo y ninguna autoridad lo controla; y por último, el libro de cuentas no miente.

Creo que estamos en las primeras etapas de la formación de un nuevo consenso social, una revolución de la confianza. Será global, independiente de la geografía, religión, nacionalidad, cultura, etnia o género.

El dinero desnacionalizado como Bitcoin es una inversión en la conciencia social. Fomenta el comercio voluntario, obliga al mercado a celebrar las victorias y reconocer las pérdidas, y aporta un mayor control individual sobre cómo asignamos precios a las cosas que valoramos, incluyendo nuestras propias vidas.

Este artículo no contiene consejos o recomendaciones de inversión. Cada movimiento de inversión y comercio implica un riesgo, los lectores deben realizar su propia investigación al tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son exclusivamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Sigue leyendo:

Jeffrey Wernick es el director de operaciones de la plataforma de medios sociales Parler y un inversor estratégico. Fue uno de los primeros inversores en Uber y Airbnb.