Deliberando sobre los activos digitales y el papel de los códigos ISIN

El interés institucional por los activos digitales ha ido en aumento. El volumen de opciones de Bitcoin (BTC) en la Bolsa Mercantil de Chicago alcanzó un máximo de 40 millones de dólares el 13 de mayo de 2020. El mayor gestor de activos de moneda digital del mundo, Grayscale, registró un flujo de capital récord en su fondo GBTC en el primer trimestre de 2020, y la división de servicios de criptomoneda de Fidelity confirmó el aumento del interés de los fondos de pensiones y family offices.

Debido al creciente interés de las instituciones financieras que examinan la forma de aprovechar la tecnología blockchain para la emisión de valores, tanto la industria como los reguladores han dirigido su atención a la asignación de Números de Identificación Internacional de Valores para los activos digitales (ISIN). Esta normalización es necesaria para que las empresas garanticen la coherencia, ganen en eficiencia, aumenten la transparencia y reduzcan los costos.

Definiciones y enfoque

Un órgano de la industria, responsable de la adopción y aplicación de normas internacionales para la identificación de instrumentos financieros y de referencia, está examinando diversos escenarios en los que los activos digitales podrían requerir la asignación de código ISIN. Por lo general, el término general de «activos digitales» se desglosa en tres casos de uso diferentes: la incorporación de security tokens (tokens de valor), de pago y de utilidad (utility tokens). El centro de estos debates particulares ha sido la cuestión de los security tokens porque el alcance de los instrumentos financieros y de referencia se superpone en su mayor parte al uso actual de la norma ISIN.

Los participantes están en el proceso de evaluar los siguientes puntos clave específicamente:

  • Que exista la necesidad de un ISIN con respecto a normas diferentes pero complementarias, como el Identificador de Tokens Digitales que actualmente está desarrollando el Grupo de Trabajo 3 de la Organización Internacional de Normalización (ISO/TC 68/SC 8/WG 3).

  • Los diferentes escenarios en los cuales podría ser emitido un ISIN relacionado a un activo digital, incluyen: 1) seguridad directa (por ejemplo, un bono de conversión clásico, conocido como plain vanilla bond) emitida mediante la tecnología de registros distribuidos; 2) seguridad con un instrumento de referencia subyacente, siendo este un activo digital (por ejemplo, un ETF de Bitcoin); y 3) un activo digital que se utiliza como instrumento de referencia subyacente (por ejemplo, Bitcoin), lo que a su vez plantea la pregunta de que si un ISIN debería ser aplicable a un instrumento de referencia.

  • Qué tan distinto los diferentes regímenes reguladores tratan cada uno de los multiples escenarios mencionados en términos de las regulaciones existentes y futuras.

Los participantes en los debates representan a la industria financiera y se han reunido bajo los auspicios de la Association of National Numbering Agencies (Asociación de Agencias de Numeración Nacional), cuyo objetivo general es dar apoyo a una estructura de mercados financieros transparente, que cumpla con las normas y sea eficiente. El resultado de estas revisiones se utilizará para elaborar los fundamentos de las recomendaciones sobre la asignación de los ISIN en cada escenario, utilizando un enfoque tecnológico-agnóstico.

Próximos pasos

Si bien los activos digitales actualmente solo son una fracción del espacio tradicional dentro de la industria de los servicios financieros, esta labor se considera significativa, dado que las nuevas clases de activos tienden a evolucionar con bastante rapidez. Los interesados en los mercados financieros tradicionales se benefician de la disposición de normas internacionales para identificar, clasificar y describir los instrumentos financieros y de referencia que ayudan en el proceso de suministro de datos precisos y fiables para adoptar decisiones adecuadas en materia de inversión y trading. Del mismo modo, los participantes en el ecosistema de los tokens digitales necesitarán atributos de datos precisos, fiables y de calidad para adoptar decisiones adecuadas en materia de inversión y trading.

Por lo tanto, ha llegado el momento de preparar el trabajo preliminar para garantizar la coherencia y uniformidad de los datos en torno a estos activos digitales. El resultado de estos debates de la industria será una parte importante del viaje para proporcionar las herramientas que serán más útiles para la industria en su conjunto.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son exclusivamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Stephan Dreyer ha sido director general de la Association of National Numbering Agencies desde el 2 de enero de 2020. Anteriormente, Stephan trabajó durante más de 25 años para Bloomberg LP en los Estados Unidos, Londres y Frankfurt como gerente senior de productos para los mercados de capital de deuda de renta fija y derivados titulizados dentro de la división de gestión de datos, donde lideró el desarrollo de productos de datos para la transparencia del mercado y con fines regulatorios.

No dejes de leer: