DeFi Vs. Finanzas Tradicionales: Resolver viejos problemas conlleva nuevas complejidades

La financiación descentralizada se ha convertido en uno de los temas más candentes de las criptomonedas de este año. Aunque la actividad y el volumen en el espacio de las DeFi todavía están por debajo de su popularidad, esto está comenzando a cambiar a medida que los nuevos protocolos están disponibles. De hecho, según un informe reciente de Consensys, la cantidad de Ether (ETH) bloqueado y de usuarios activos en las plataformas de DeFi se ha disparado después de haber estado «bastante estancada» durante el resto del año debido a la liberación de Compound.

Los tokens de DeFi también han sido el tema de mucha discusión, ya que han superado a Bitcoin en los gráficos de precios semana tras semana. De hecho, el token de COMP de Compound subió un 233% en su primera semana de operaciones, y el token LEND de Aave ha subido un 1.000% en los últimos tres meses. Por lo tanto, puede surgir una comparación obvia entre las finanzas descentralizadas y las finanzas centralizadas. Los sistemas centralizados tienen sus ventajas y desventajas, y es probable que, incluso si las DeFi despega, ambos tipos de productos y servicios financieros siempre estarán disponibles para las masas.

A continuación, se examinan más detenidamente algunas de las ventajas, desventajas, desafíos y problemas de cada una de las contrapartes del mundo financiero: centralizado y descentralizado. Se hará hincapié específicamente en los préstamos y empréstitos descentralizados, que actualmente es una de las aplicaciones más populares del DeFi en términos de volumen/valor bloqueado y que, en cierto sentido, ha desencadenado el alboroto en torno al concepto más amplio de DeFi.

¿Qué es el DeFi y las finanzas tradicionales?

El DeFi es un grupo de servicios y productos financieros basados en Blockchain que imitan a los que la gente se ha acostumbrado en las finanzas tradicionales, pero lo hacen sin una parte centralizada que proporcione dichos servicios. En cambio, éstos son proporcionados por otros usuarios que actúan como contrapartes financieras sin intermediarios involucrados.

Estos productos financieros van desde los populares servicios de crédito y préstamo y los intercambios descentralizados hasta las estabulaciones, los seguros, los pagos y los servicios de custodia, entre otros, pero principalmente es la primera aplicación que ha impulsado la popularidad de las DeFi. Según Jon Jordan, director de comunicaciones de DappRadar, los protocolos de las DeFi tienen la capacidad de aprender, adaptarse y evolucionar unos de otros, lo que es una de las razones por las que la financiación descentralizada se está moviendo tan rápidamente. Le dijo a Cointelegraph:

«Debido a que el DeFi funciona en una Blockchain abierta sin permiso, la interoperabilidad de las Dapps y tokens es una enorme ventaja. Una dapp puede crear una nueva característica – como los préstamos flash – y luego otras dapps pueden integrar eso en su producto sin pedir permiso. Esta interoperabilidad ha sido la razón subyacente de la actual explosión de Yield Farming, por ejemplo».

Servicios como MakerDAO, Aave y Compound, entre otros, ofrecen los servicios de préstamo y crédito que los bancos tradicionales ofrecen, pero con algunas diferencias, tanto potencialmente buenas como malas. Estos servicios de préstamos y créditos son similares entre sí e incluso a los servicios centralizados que emulan; sin embargo, el funcionamiento interno de cada proyecto suele ser muy diferente del de los servicios tradicionales.

¿DeFi funciona sin una autoridad central?

Hay diferentes tipos de plataformas de préstamos y créditos dentro del espacio de las DeFi, la mayoría de las cuales hacen uso de la Blockchain de Ethereum. Estos proyectos emplean diferentes estrategias para permitir a los usuarios pedir prestado y prestarse entre sí sin necesidad de una entidad central. Esto significa que no se requiere la identificación o el papeleo de «Know Your Costumer«. Mientras que hay menos burocracia y control, todavía asegura una cierta cantidad de seguridad para el prestamista y sus fondos. Stani Kulechov, CEO de Aave, le dijo a Cointelegraph:

«Las mayores ventajas de DeFi es que no necesita permiso para participar (sin KYC, puntuación de crédito, etc.), las mismas reglas se aplican a todos, la liquidez es ‘sin fronteras’ (puedes acceder al mercado desde cualquier lugar y en cualquier momento siempre que tengas internet), y es no custodiado, por lo que tienes un control total sobre tu dinero y puedes usarlo como quieras».

Aave, por ejemplo, utiliza una estrategia basada en un fondo común en el que los prestamistas proporcionan liquidez depositando tokens de Ether o ERC-20 en un contrato de fondo común. Esto permite ganar intereses o incluso utilizar los fondos depositados como garantía para pedir prestado un activo. Como resultado, los usuarios obtienen una línea de crédito a corto plazo para las stablecoins u otros tokens sin tener que liquidar sus activos.

Por otra parte, MakerDAO permite a los usuarios adquirir su stablecoin, Dai, bloqueando su ETH, aunque los usuarios necesitan depositar más Ether del que pueden retirar, a una tasa que puede variar. Esto permite a MakerDAO mantener la vinculación de Dai con el dólar de los Estados Unidos, ya que está respaldado por más de lo que vale en ETH, lo que a su vez protege al protocolo de una acentuada volatilidad del Ether.

Por último, Compound utiliza un modelo similar al de Aave, aunque cuenta con un mecanismo de recompensa bastante singular que ha dado lugar a la creación del Yield Farming, en la que los tokens de gobernanza que recompensan a los prestamistas y prestatarios además de los intereses que se conceden.

Los protocolos de DeFi tienen tasas de interés variables, y algunos alcanzan cifras de dos dígitos, mientras que los bancos suelen ofrecer menos del 1% al depositar los fondos. Además, la financiación tradicional requiere documentación y calificaciones crediticias. Sin embargo, las finanzas tradicionales también permiten diferentes tipos de colateralización, especialmente con diferentes activos como las casas. Sin embargo, la tokenización podría cambiar esto pronto, ya que los tokens que representan una casa, o parte de una casa, podrían ser conectadas a un protocolo de DeFi, aunque esto sigue siendo teórico por el momento.

KYC, AML, privacidad y accesibilidad

Dado que los usuarios del DeFi pueden interactuar con los servicios financieros sin necesidad de documentos de identidad y de identificación, la industria abre un inmenso abanico de posibilidades a las economías emergentes. En 2017, 1.700 millones de adultos en todo el mundo siguen sin estar bancarizados, según Global Findex. Aunque los países subdesarrollados serían los que más se beneficiarían del DeFi, la población no bancarizada o sub-bancarizada se extiende también a los países desarrollados.

Kulechov dijo a Cointelegraph: «DeFi es accesible para todos en todas partes, siempre que se tenga una conexión a Internet, por lo que muchas personas que tal vez no tengan acceso a los recursos bancarios pueden ahora prestar y pedir prestado«. Sin embargo, si bien la política de puertas abiertas de DeFi tiene sus ventajas, también significa que el dinero ilícito puede circular a través de las plataformas sin necesidad de adoptar medidas contra el blanqueo de dinero. Teniendo esto en cuenta, la regulación puede ser pronto uno de los mayores retos en el espacio de DeFi.

En cuanto a la accesibilidad, DeFi ha facilitado las cosas a sus usuarios, ya que las plataformas están abiertas a todos los que deseen unirse, aunque para ello todavía se requiere cierto nivel de comprensión técnica. Por otra parte, la apertura de una cuenta bancaria no requiere en realidad ningún equipo ni conocimiento previo; pero incluso entonces, muchos no pueden hacerlo debido a los trámites o a la imposibilidad de calificar para un producto como un préstamo. En algunos casos extremos, la gente ni siquiera puede llegar a un local físico, que es lo que se requiere para abrir una cuenta para empezar.

Seguridad y centralización

Entonces, ¿cómo se las arreglan las plataformas de DeFi contra las finanzas tradicionales en lo que se refiere a la seguridad? Hay mucho que considerar cuando se aborda esta cuestión. Los bancos pueden ser hackeados, pero como las transacciones pueden ser canceladas y revertidas, esto generalmente sólo resulta en la fuga de información financiera privada, lo cual es, por supuesto, bastante perjudicial para los afectados. En el DeFi, toda la información ya es pública, dado que todas las transacciones se registran en la Blockchain, lo que generalmente es inofensivo dado que dicha información es seudónima.

Cuando se trata del DeFi, hay una delgada línea entre la seguridad y la descentralización. Los protocolos como Aave y MakerDAO son, en teoría, «inhackables», ya que no se basan en servidores centralizados que actúan como vectores de ataque únicos, sino en nodos distribuidos que son imposibles de atacar individualmente sin un ataque del 51% al Ethereum.

Sin embargo, la Blockchain subyacente en la que se basan estos protocolos no es lo único que hay que tener en cuenta, y a diferencia de los bancos, si hay un problema con una cuenta, no hay nadie que pueda congelar o revertir las transacciones. En última instancia, el código de dichos protocolos puede ser defectuoso y dar lugar a hackeos si no se audita adecuadamente. Tal fue el caso del infame proyecto The Dao, más recientemente con Balancer -que fue hackeado, perdiendo más de 500.000 dólares– y con el robo de 25 millones de dólares de dForce, aunque el hacker ya ha devuelto los fondos.

Escalabilidad, facilidad de uso y liquidez

Mientras que los proyectos mencionados están ya en funcionamiento, todavía hay algunas limitaciones en cuanto a la usabilidad. Por ejemplo, la mayoría de las plataformas no están traducidas a varios idiomas, lo que puede dificultar su acceso, y también requieren un cierto grado de conocimientos técnicos que algunas personas simplemente no tienen. Además, estos protocolos de DeFi también requieren una billetera Ethereum y algunos tokens, que normalmente requerirán algún tipo de banca para su adquisición. Como tal, el DeFi no es tan accesible en la práctica como en la teoría, al menos por ahora. Kulechov añadió:

«Un gran desafío para el DeFi es la educación – subir a las personas al DeFi puede ser difícil, pero nuevos recursos educativos están saliendo todo el tiempo lo cual es grande. En el futuro, sin embargo, la educación no sólo sobre cómo utilizar las diferentes aplicaciones descentralizadas, sino también la seguridad y el riesgo es importante».

Cuando se trata de liquidez, no hay duda de que las viejas finanzas son el rey. El DeFi es un concepto novedoso, por lo que no es extremadamente popular fuera del reino de las criptomonedas. Esto significa que casi no hay liquidez cuando se trata de estos proyectos. Compound recientemente alcanzó un hito importante con más de 1.000 millones de dólares en fondos prestados, y actualmente tiene alrededor de 1.600 millones de dólares en fondos bloqueados. Aave tiene más de 200 millones de dólares en fondos bloqueados. Aunque DeFi está progresando, no se compara con el tamaño de las finanzas tradicionales. La falta de liquidez puede, por supuesto, hacer más difícil que los usuarios obtengan un préstamo o un interés sobre un activo específico.

Además, la actual congestión y los problemas de escalabilidad del Ethereum pueden obstaculizar pronto el uso del DeFi. Las tasas pueden ser extremadamente altas y las transacciones pueden tardar mucho tiempo en procesarse si hay congestión en la red. Aunque ya existen soluciones de capa dos, el Ethereum 2.0 todavía tardará años en desarrollarse y aplicarse plenamente. Además, la falta de escalabilidad puede dar lugar a problemas futuros, y plantea un peligro inminente tanto para los proyectos de DeFi como para los usuarios. Dmitry Baimuratov, jefe de contenido técnico de la OMG Network – un proyecto de escalabilidad de capa-dos para el Ethereum – dijo a Cointelegraph:

«DeFi se ha convertido en el principal actor del ecosistema durante el último año. El volumen y el interés no hacen más que crecer, especialmente de las instituciones y fondos financieros tradicionales. Por lo tanto, las soluciones de escalamiento son aún más importantes para ofrecer la experiencia de usuario requerida por los clientes de DeFi mientras que Ethereum 2.0 está todavía en desarrollo».

¿Sí, tal vez o no?

Como se ha visto anteriormente, hay ventajas y desventajas en ambos sistemas. Si bien algunas de ellas, como la liquidez y la escalabilidad, pueden resolverse en el caso del DeFi, existen contratiempos intrínsecos, como la falta de un sistema de control de calidad y de procesos de solución de controversias que sólo pueden proporcionarse con la ayuda de una entidad central que actúe como mediadora entre las partes.

Dicho esto, ¿pueden las DeFi superar el modelo financiero tradicional en el futuro? Es posible que uno sustituya al otro, pero lo más plausible es que ambos conceptos coexistan y sirvan a necesidades y bases de clientes diferentes. Como dijo Kulechov a Cointelegraph, la compatibilidad con los sistemas financieros tradicionales es probable que sea un hito importante para el DeFi: «Creo que el DeFi será más interoperable con el ‘OldFi’. Las nuevas innovaciones, como la delegación de crédito, posicionan al DeFi como una fuente de liquidez para toda la financiación«.

Sigue leyendo: