Defendiendo la integridad de Bitcoin en el gran hackeo de Twitter

Bitcoin (BTC) ha vuelto a ser noticia a nivel mundial debido al reciente ataque a Twitter, pero esta vez, tenemos que trabajar más duro para proteger la integridad de Bitcoin y el progreso que ha hecho la industria.

El ataque coordinado de ingeniería social comprometió las cuentas de Twitter de figuras y organizaciones de alto perfil como el cofundador de Microsoft Bill Gates, el fundador de Tesla Elon Musk, el propietario de Amazon Jeff Bezos, el ex presidente de los Estados Unidos Barack Obama y el candidato presidencial de los Estados Unidos para el 2020 Joe Biden, entre muchos otros, para pedir Bitcoin en falsas publicaciones «de regalos en Bitcoin».

Cuando se publicó la historia, el New York Times, la BBC y otros medios de comunicación se apresuraron a etiquetar el incidente como una «estafa de Bitcoin» o «cripto-estafa».

El hecho de que «Bitcoin» y «estafa» se utilicen al mismo tiempo en los medios de comunicación globales puede parecer que todo el trabajo que se ha realizado para crear confianza en esta revolucionaria tecnología desde su creación en 2009 ha sido en vano.

Esta es una razón más por la que las empresas y sus equipos de comunicación deben convertir la publicidad que Bitcoin está recibiendo ahora en algo positivo para la industria.

Aclarar las cosas: Bitcoin no tiene la culpa

El primer punto a aclarar con los medios de comunicación, amigos, familia y recién llegados es que se trata de un hackeo de alto perfil de Twitter.

No se trata de un «hack de Bitcoin», ni de un «hack de Bitcoin de Twitter» ni siquiera de un «hack de Twitter por Bitcoin» – como se describe en The Evening Standard e incluso en Wired – porque Bitcoin no fue hackeado, ni Bitcoin causó el hack.

Es incluso más preocupante ver que The Late Show con Stephen Colbert describe a los hackers como «Bandidos de Bitcoin«, cuando los motivos de los hackers no han sido confirmados.

Twitter es una organización centralizada; mantiene todos los datos y cuentas de los usuarios en un solo lugar. Para que los hackers accedan a tantas cuentas de Twitter, tendrían que entrar en la base de datos centralizada de Twitter.

Vamos a explicarlo claramente: Los hackers irrumpieron en la base de datos de Twitter y comprometieron cuentas de alto perfil para pedir Bitcoin.

Un reportaje de CNN Business hizo justicia a la historia diciendo que la estafa en sí era bastante común y que Bitcoin era sólo «la moneda utilizada para cobrar rápidamente el hackeo«.

Relacionado: Twitter no habría sido hackeado si estuviera respaldado por la tecnología blockchain

El argumento a favor de Bitcoin como moneda descentralizada

Este hackeo plantea preocupaciones sobre la vulnerabilidad de las organizaciones centralizadas que mantienen nuestros datos y refuerza el caso de la red descentralizada peer-to-peer de Bitcoin.

A las pocas horas de los falsos tuits iniciales, la dirección de Bitcoin del hacker recibió aproximadamente 120.000 dólares de Bitcoin en 375 transacciones. Para ponerlo en contexto, 120.000 dólares es una pérdida menor en comparación con los notorios cripto-hackeos que la industria ha visto, como los 40 millones de dólares que fueron robados, del exchange de criptomonedas Binance en mayo de 2019.

También debemos aclarar que los desafortunados poseedores de criptomonedas que perdieron sus fondos, lamentablemente, fueron embaucados por una falsa promesa de duplicación de fondos en lugar de que les «robaran» sus fondos.

Aunque las transacciones de Bitcoin son irreversibles, esta es la mejor oportunidad para los recién llegados de conocer los beneficios de la trazabilidad de Bitcoin, porque el Bitcoin que en última instancia se envió voluntariamente a los hackers puede ser fácilmente rastreado en un explorador Blockchain.

No mucho después de que el hacker fuera descubierto, Twitter restringió la posibilidad de que la gente twitteara direcciones de criptomonedas. La comunidad cripto también puede argumentar que esto no supuso una gran diferencia para la seguridad de los fondos de los usuarios porque es más difícil robar de una cuenta de criptomonedas (a menos que se tenga la clave privada de dicha cuenta), mientras que compartir públicamente los detalles de una cuenta bancaria puede suponer un grave problema.

Se trata de una grave violación de la base de datos centralizada de Twitter, y el FBI ha iniciado una investigación sobre las preocupaciones en materia de seguridad nacional.

Sin embargo, sucede que Bitcoin era la moneda que los hackers estaban exigiendo esta vez.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son sólo del autor y no necesariamente reflejan o representan los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Sigue leyendo:

Samantha Yap es la fundadora y CEO de YAP Global – una firma internacional de relaciones públicas enfocada a ayudar a compañías significativas de fintech, Blockchain y criptomonedas a contar su historia en el escenario global. Samantha es especialista en medios de comunicación de fintech, Blockchain y criptomonedas con experiencia previa como periodista internacional independiente en Yakarta, Melbourne, Kuala Lumpur y Hong Kong. Antes de ahondar en las relaciones públicas de fintech, trabajó en el Canal NewsAsia en Singapur como periodista de radiodifusión y productora de asuntos de actualidad.