Curve Finance considera hacer cumplir su licencia sobre su rival Saddle

Una organización autónoma descentralizada está considerando llevar a los tribunales a una bifurcación rival.

Hoy mismo, un miembro de la comunidad de Curve Finance ha publicado un post en el foro de gobernanza de Curve titulado: «Hacer valer los derechos de propiedad intelectual de Curve».

«Curve ha demostrado ser increíblemente popular, con más de 10.000 millones de dólares depositados, cientos de millones en volumen diario y alrededor de 1 millón de dólares a la semana en ganancias para los poseedores de veCRV. Esto lo coloca entre los mejores de todos los exchanges del espacio cripto, incluso rivalizando con los CEX que cotizan en bolsa», se lee en el post. “[…] Esos CEX protegen su IP en nombre de sus accionistas y no hay razón para que Curve, sólo en virtud de su DAO, no deba protegerse también en beneficio de los poseedores de veCRV».

El objetivo de la aplicación de la propiedad intelectual en este caso sería Saddle. Saddle (que la cuenta oficial de Twitter de Curve calificó como una «traducción línea por línea de un idioma a otro», potencialmente una violación de la licencia de Curve) se lanzó en enero de este año con una gran fanfarria y con un importante respaldo de inversionistas. También permitió un puñado de operaciones de arbitraje salvajes el día del lanzamiento, que algunos calificaron como un exploit.

Algunos observadores se quejaron de inmediato de que, al igual que las licencias comerciales de Uniswap v3, tal acción no sería coherente con el espíritu de código abierto de DeFi.

Sin embargo, Sam Miorelli, especialista en ciberseguridad de día y político de protocolo en ciernes de noche, autor de la propuesta, sostiene que proteger el valor del trabajo intelectual es un derecho fundamental:

«La propiedad intelectual es una parte importante de cientos de años de innovación en literalmente todos los aspectos de la sociedad y la economía. La descentralización no cambia el hecho de que los creadores tienen un derecho natural (protegido por la ley en casi todas las jurisdicciones) a los frutos de esas creaciones».

Protegiendo el foso

Aunque Saddle lleva casi seis meses en funcionamiento y no ha logrado en gran medida devorar el TVL de Curve (Curve es actualmente el segundo protocolo DeFi más grande, con USD 10.49 mil millones de valor total bloqueado, mientras que Saddle se sitúa en algo menos de USD 59 millones), parte de lo que incitó a Miorelli a actuar puede ser que un depositante importante lleve sus fondos a Saddle. 

Alchemix (un protocolo que ofrece préstamos de activos sintéticos basados en el rendimiento futuro de los activos depositados en el protocolo Yearn.Finance) optó recientemente por iniciar un pool de alETH en Saddle, aunque su pool de alUSD está en Curve y es el tercer pool individual más grande de la plataforma. La elección se hizo en el contexto de una tensión mayor, en curso, entre Yearn y Curve sobre las emisiones y la venta de tokens de recompensa CRV.

Sin embargo, los detalles de cómo avanzar para proteger su foso son tremendamente complejos. «Charlie», un miembro del equipo central de Cruve dijo a Cointelegraph que la DAO de Curve tiene una licencia concedida por Swiss Stake GmbH, mientras que la propia DAO de Curve no es una entidad legal y tiene una licencia de código abierto.

Además, no está claro si Saddle tiene igualmente una entidad legal, si los inversores podrían ser responsables, o si tratar de hacer cumplir la licencia convertiría a CRV en un valor.

El miembro del equipo que administra la cuenta de Twitter de Curve especuló que, debido a estas complicaciones y los costos, es posible que seguir adelante no tenga sentido (independientemente de lo mucho que quieran hacerlo):

Miorelli señaló que independientemente de si Curve avanza con acciones legales, «muchas DAO deben prestar más atención a este tema» porque mantener «las ganancias con una DAO en lugar de ir a inversionistas adinerados, es fundamental para el espíritu de DeFi, incluso cuando se necesita algo como los tribunales para hacerlo».

En última instancia, la decisión de litigar se basará en principios antes de posibles recompensas monetarias, agregó:

«A veces es fácil o rentable hacer valer esos derechos, otras veces no. Pero la rentabilidad es una cuestión que se plantea después de decidir primero si quiero intentar hacer valer mis derechos. Ese es el quid de mi propuesta: ¿quiere Curve iniciar ese debate?».

Sigue leyendo: