Cómo Bitcoin se está convirtiendo en dinero de resistencia y una preocupación para la seguridad nacional

En poco más de 10 años, Bitcoin (BTC) pasó de ser una pequeña comunidad cypherpunk (activistas procifrado) a una cuestión de seguridad nacional con grandes implicaciones para la geopolítica.

En el panel de Unitize titulado «From Bitcoin to Fedcoin: The Next Decade of Digital Money», Meltem Demirors, CSO de CoinShares, y moderado por Andy Bromberg, presidente de CoinList, quienes de hecho pasaron muy poco tiempo hablando de la Fedcoin y las monedas digitales emitidas por bancos centrales (CDBC) en general.

En cambio, se centraron en gran parte en las implicaciones de un panorama geopolítico cambiante, donde Bitcoin desempeñará un papel en la próxima guerra por el dominio de la tecnología, mientras que al mismo tiempo actúa como un factor clave para «escapar» digitalmente del control gubernamental.

Traer la minería de Bitcoin a los Estados Unidos

Demirors señaló un gran cambio en la dinámica de poder global que comenzó a ocurrir durante los últimos años. Describió a este cambio como una narrativa emergente que se centra en la importancia de «la informática y la conectividad bajo el contexto de la seguridad cibernética y la defensa nacional».

Citó algunos puntos de referencia sobre este fenómeno, como Amazon Web Services convirtiéndose en el mayor contratista de defensa, o cómo Huawei fue acusado de poner en peligro la seguridad nacional de los Estados Unidos. Meltem cree que todos estos puntos fueron motivados políticamente, ya que los Estados Unidos «ha expresado su preocupación por permitir que los gobiernos extranjeros participen en la construcción de la infraestructura del país».

Además, las compañías de semiconductores como, Intel y TSMC, han comenzado a buscar maneras para traer la producción «en tierra» de regreso a los Estados Unidos o llevarla a sus respectivos países. Es probable que ocurra lo mismo en el caso de la minería de Bitcoin:

“Creo que dentro de unos cinco años, sería muy probable que el 40% de la minería de Bitcoin, si no más, se encuentre en los Estados Unidos. Es muy probable que los gobiernos vean las grandes redes de criptomonedas como parte de su estrategia de seguridad nacional».

Bitcoin como dinero de resistencia

Hablando de las stablecoins y especialmente sobre las monedas digitales emitidas por los gobiernos, Demirors cree que están en una categoría completamente diferente a Bitcoin:

“Creo que lo que estamos viendo en este momento, es que las personas están adaptándose a la idea e intentando implementarla de diferentes maneras. Las CDBC no tienen absolutamente nada que ver con Bitcoin. Estas son autenticas».

En su opinión, decir que estos sistemas están basados en blockchain podría ser parte de una deliberada tergiversación ya que la propaganda «está comenzando a llegar a esta industria».

Pero al mismo tiempo, tanto Demirors como Bromberg señalaron que las CDBC podrían ser una mejora con respecto a la infraestructura fiduciaria existente hoy en día. Añadió:

“Creo que diferentes necesidades requieren diferentes herramientas. Al final del día, Bitcoin y todas estas otras criptomonedas, fiat digital y esos otros proyectos, son solo las herramientas que estamos tratando de usar para resolver nuestros problemas».

De acuerdo con su opinión, el problema que Bitcoin resuelve es el de «la elección de un sistema monetario». Las personas que pueda n estar insatisfechas con la forma en que funciona el sistema tienen pocas opciones para defenderse, y aunque las monedas basada en dólares pueden resolver algunos de esos problemas, no resuelven los problemas de «la censura financiera, el control financiero y la fundamental falta de privacidad».

Para ella, Bitcoin es, «el caballo a la cabeza» para convertirse en una forma de dinero de resistencia.

Por lo tanto, paradójicamente, Bitcoin puede verse como una cuestión de seguridad nacional y una forma para escapar de ella.

Sigue leyendo: