CoinMarketCap supuestamente publicó 3 direcciones de contratos falsos de SHIB y desató una tormenta de fuego en Twitter

El jueves se produjo un pequeño drama en Twitter, que se prolongó hasta mediados de la tarde del viernes, cuando los desarrolladores del popular meme token Shiba Inu (SHIB) emitieron un comunicado en el que alegaban que CoinMarketCap había publicado tres direcciones de contratos SHIB falsos pertenecientes a las blockchains Binance Smart Chain (BNB), Solana (SOL) y Terra Luna (LUNA). El equipo de Shiba Inu afirmó que las direcciones no eran seguras y que CoinMarketCap se había negado a corregir el supuesto error. Al cierre de esta edición, las direcciones de los contratos siguen siendo visibles en CoinMarketCap.

A primera hora del día, CoinMarketCap emitió una respuesta en la que afirmaba que las direcciones de los contratos que aparecían en la página eran direcciones de agujero de gusano diseñadas para facilitar las transacciones cross-chain. Según el popular sitio de seguimiento de precios de criptomonedas, el personal de Shiba Inu no pasó por los canales oficiales para ponerse en contacto con ellos y obtener una mayor aclaración.

Aunque Shytoshi Kusama, jefe voluntario de proyecto de Shiba Inu, no hizo ningún comentario al respecto, el desarrollador retuiteó una publicación del usuario de Twitter, @wenfloat, que decía:

«Si van a dejar que los estafadores añadan contratos falsos en nuestra página (sólo somos ERC-20), deberían retirar a SHIB. Al menos no colaboren con estafas. Nos han ignorado durante meses; ¿dónde está su profesionalidad?»

Shiba Inu es conocida por sus impresionantes ganancias en los últimos 12 meses, así como por sus (a veces demasiado) entusiastas inversores. El pasado mes de diciembre, el antiguo influencer de SHIB y la plataforma de preguntas y respuestas médicas Ask the Doctor presentó una demanda contra Shytoshi Kusama, alegando difamación, y amenazaron con revelar su identidad personal en los tribunales. En respuesta, el sitio perdió aproximadamente 10,000 seguidores de los 58,000 que tenía en cuestión de horas y sus publicaciones en Twitter quedaron sepultadas por una oleada de burlas, junto con cientos de reseñas de una estrella en TrustPilot (la mayoría de las cuales han sido eliminadas desde entonces).

Sigue leyendo: